Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 14 de junio de 2011

Pegamento

Tal y como está el mundo, y que el futuro es más negro que las gónadas de un coleóptero, leer el excelente artículo que destaca José Luis Forneo sobre una entrevista a un tipo que es banquero y que conoce por donde nos quieren llevar los majaderos del club del mal Bilderberg, una, que no fuma y nunca lo ha hecho, a veces piensa que los punkies tenían razón y no hay futuro, y que, para lo que nos queda en el convento, "endrogarse" es lo único que nos queda, por eso, vamos a dar unas clases de manualidades cantadas por el grupo de reggae vitoriano Potato:

8 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

No hay que perder la esperanza... Aunque un poco de Maria nunca viene mal, por supuesto.

Emilio Manuel dijo...

Tampoco he fumao, en todo caso, los celtas" de mi época, eran peor que la maría.

Los modernos sois muy finos, los más antiguos decimos, "para lo que me queda en el convento, me cago dentro", la verdad es que tal y como están las cosas es para hacer ambas cosas.

ruffian dijo...

Grandes los Potato.

Por la Cuchi

por la Pinto

por la Zapa

la gente, rula, rula, rula

verticana dijo...

Pues si hay que darse a la buena vida, prefiero los bocadillos.....que son mi droga

mariajesusparadela dijo...

Y el Rioja,

chris dijo...

Yo a estas alturas me estoy planteando pincharme gazpacho en vena!

Sra. Castafiore dijo...

Una cancioncilla muy didactica, pero el fasciculo post me ha llegado incompleto, me falta el kit con lo verde o lo marrón, cómo no lo sustituya con una dosis letal de perejil, habrá que seguir viviendo la realidad sin anestesia.

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Yo aún no he fumado porros. Será porque soy un angelito lleno de pureza al que los demonios no han podido tentar.

Me alegra, Juli Gan, que te haya interesado tanto la entrevista que le envié a Forneo. Hace muchos años (creo que tú y yo somos de la misma quinta, o casi)leí en la revista "Más Allá" un extenso artículo que hablaba de conexiones entre peces gordos de las instituciones europeas y el satanismo. Mis compañeros de Facultad consideraron esto algo muy grotesco cuando se lo conté. Pero, al parecer, mucho tiempo después, las tesis satánicas parecen cualquier cosa menos un disparate, a tenor de lo recientemente leído.

En fin, que Lucifer nos coja no confesados, si es que el Infierno nos mola.Aunque para Infierno, Infierno ya está el abominable mundo y época que nos ha tocado vivir y padecer.

¡Salud, Vasca Saltarina!