Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 13 de septiembre de 2022

Latinoamérica y los dueños del cotarro

 El otro día cayó en mis manos la novela corta "los silenciados", del italiano Claudio Fava. La novela está basada en la terrible historia del equipo de rugby de La Plata. Aquél equipo, durante la dictadura militar de Argentina perdió a un sinfín de jugadores. Y no es que los perdiera por otro motivo menos siniestro que el de morir asesinado o simplemente "desaparecer" porque a algunos fanáticos de las ideas totalitarias, que, casualidad, suelen vestir de uniforme, les molesta no sólo el que haya que opine diferente; el permanecer callado a veces también era considerado sospechoso y, como consecuencia, se podía "desaparecer".


Casualmente, el mismo día que recibí el libro se daba la noticia de que el pueblo de  Chile había rechazado mayoritariamente la instauración de una nueva constitución. Hay un montón de politólogos, sociólogos y varios "ólogos" hablando del por qué de ese rechazo. Una cosa parece clara, el trabajo a pico y pala de los medios de comunicación que sueltan trolas sin sonrojo y la aplicación masiva de zancadillas como son los "lawfares" (La guerra mediante las leyes), hace que los incautos tiendan a creer todo lo que dicen los conservadores que detentan el poder, que se llaman conservadores, como decía aquél viejo chiste, porque saben conservar sus privilegios. Aunque ya sabemos que esto de engañar a las masas y de educarlas en la idiocia y en el sentido más acrítico posible es todo un logro de los cuadros de mando  desde hace generaciones y pasa en todas partes del orbe.

Hablando de lawfare, la guerra legal para acabar con los adversarios, como pasó en Brasil o como pasa en Argentina con Cristina Fernández. No sé si ella ha prevaricado o no, pero lo llamativo no es eso. Lo heavy es que los lawfaristas justifiquen el ataque pistolero a esa señora porque dicen que delinquió. 

Y ya que estamos,  por favor, dejad de apostillar a Cristina Fernández con el "de Kirchner". Ese apellido añadido lo es por puro patriarcalismo. En España, afortunadamente, ya se ha perdido la costumbre de  que la esposa pierda su segundo apellido para tomar el de su marido precedido de un de  que indica la pertenencia al amo, pero en Latinoamérica, donde sólo se utiliza un único apellido, aún se mantiene el de precediendo al apellido del marido-dueño. Así que Cristina es Fernández, sí, pero el de Kirchner, sobra.

Volviendo al tema de Argentina, el poder de la clase al mando, la historia reciente y la dictadura militar con la que he empezado este escrito de hoy. Este viernes, día 16 de septiembre es el día en que se recuerda a todos los estudiantes argentinos que murieron y/o desaparecieron en lo que se llamó "la noche de los lápices". 


miércoles, 7 de septiembre de 2022

El cabo de Buena Esperanza sigue esperando

 Pues nada, que, por lo visto, están celebrando el quinto centenario de la vuelta al mundo.  En su época aquello debió ser toda una hazaña y a tenor por cómo acabó aquello, un riesgo poco calculado. Salieron cuatro naves bien pertrechadas con 265 tripulantes y tres años después, llegaron a tierra dieciocho supervivientes en una nave que era para el desguace.

Al frente de la expedición iba Fernando de Magalhães. Primero bajaron por la América austral hasta encontrar un paso que les dejara salir al Pacífico. Desde entonces, al estrecho de Magallanes lo llaman así por este navegante. Se atascaron en la zona de Filipinas. Hay que decir que iban un poquito en plan "sobraos" y a veces calculaban mal midiendo a los indígenas que tenían delante. Ponían a pueblos contra pueblos hasta que el jefe de una isla filipina llamada Lauplapu se cargó de un lanzazo a Magalhães, dejando la expedición un poco a verlas venir por la zona de las islas del sudeste asiático tocando al Índico.

Bordeando África y el cabo de Buena Esperanzo llegaron otra vez a la península ibérica y al capitán que acabó el viaje, después de tantas muertes y podríamos decir que hasta motines, le acabaron otorgando un escudo heráldico con un mundo en el que ponía "primus circumdedisti me" (El primero en rodearme). Este fue Elkano, pero a los otros diecisiete que venían con él no les tocó el regalo. Tampoco importa mucho ya que Elkano, como ya os conté, acabó en la ruina, y eso que se enroló para escapar de las deudas. 

Todo este rollo para contaros que hay gente que está montando fastuosas celebraciones, fundaciones que viven y comen opíparamente de eso y publicidad a raudales por medios de comunicación tales como Antena 3 que muestra el recorrido de la expedición. 

Desinformando hasta en las noticias viejas

Dibujan unos gráficos maravillosos que muestran como la Nao Victoria pasa por el canal de Suez unos 350 años antes de que existiera. El cabo de buena Esperanza, de esa manera, iba a terminar siendo el cabo del buen aburrimiento.

Bueno, es Antena 3 y, concretamente "espejo público". Están tan acostumbrados a desinformar que no se pueden resistir ni con la vuelta al mundo.

martes, 30 de agosto de 2022

El día que Homer Simpson cantó el "cara al sol"

 Los Simpsons llevan con nosotros toda la vida. Primero en la tele pública, allá por principios de los 90, luego los adquirió la cadena insufrible privada de Antena 3, esa que tres cuartas partes de su tiempo son anuncios. Los capítulos los tenemos grabados en las retinas de la de veces que nos los han repetido. Hace ya un tiempo, y hablo de años, me sorprendió descubrir a Homer mezclando dos tonadas conocidas. la primera era un clásico americano, pero la segunda era el himno falangista más famoso de todos los tiempos.

Pues este fin de semana se repitió el capítulo, cosa que no creo que sorprenda a nadie, y Homer tarareando el cara al sol me volvió a pitar en los oídos.

Homer está cantando un clásico americano que es "I've been working on the railroad" y, de repente se me cruza al lado oscuro, o azul mahón, que viene a ser lo mismo.


Aquí os dejo la versión del tema de John Denver. 

Homer canta  que ha estado trabajando en las vías del tren así: "I've been working on the railroad, que tú bordaste en rojo ayer".

No sé si al doblador se le ha ido la tonada porque, reconozcámoslo, el "cara al sol" será facha pero es una buena melodía, pegadiza, además, o es un mensaje subliminal y faccioso. Esperemos que lo primero. La verdad es que Juan Tellería, el compositor, prestó la melodía para el himno que acabó llamándose "cara al sol" pero que originariamente se llamaba "amanecer en Cegama", su pueblo natal guipuzcoano. 

¿Alguien de vosotros había advertido la melodía en los Simpsons? Porque, os gusten o no, en algún momento de la vida, los Simpson aparecen de fondo e incluso Homer canta fascistadas.

miércoles, 10 de agosto de 2022

Si saben cómo me pongo, "pa" qué me invitan.

 Es agosto y bastante tenemos con los cabreos que nos producen las penúltimas excusas para encarecerlo todo. ¿Os acordáis cuando el kilowatio hora subía a precios exorbitados antes de la única guerra que, por lo visto, ha existido jamás? Antes de que el otoño nos hunda en una crisis lacerante producida por un puto capricho de los "mandamases" que quieren castigar a Rusia porque hace las mismas cosas que EEUU, pero que vamos a pagar, no Rusia, sino nosotros, queda el verano bostezante y sus noticias de mierda.

La última, que me permite un divertimento, es el vídeo donde "el preparao" no se levanta al paso de la urna con la espada de Bolívar, que, todo sea dicho, les ha quedado un pelín hortera. La cosa es que al "preparao" lo invitaron a la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia y el baranda, aceptó ir como jefe del "astado" que es. Po fueno, po fale, pos m'alegro. Quizá si el nuevo presi colombiano hubiera sido de derechas la cosa hubiera cambiado, ¿Quién sabe?

La noticia estúpida del momento


Total que pasean la espada de Bolívar, todo un símbolo libertador de Colombia en la lucha contra la corona de España hace doscientos años y el hoy rey de la misma, ni aplaude, ni se levanta, lo cual queda fatal y feo y es de una falta de respeto al país anfitrión que da vergüenza ajena. Que sí, que vale, que el rey, dicen, no puede rendir honores a la espada que humilló a España...hace doscientos años. ¡Hace doscientos años, por amor de Dios! Que Colombia ha hecho cosas peores a España como invadirnos con el reguetón.

No me sirve la excusa de la humillación cuando es una cosa del siglo XIX estando en el siglo XXI, porque si es por eso, bien que estrecha la mano a cada presidente yanki que pisa España y eso que la paliza de 1898 es muy posterior a las de Bolivar, San Martín u O 'Higgins y nos hizo bastante más daño. Me huele más a complejo de superioridad  herido que a otra cosa. 


En fin, que el "preparao" más que dejar intacto su honor y su "orgusho" por algo que pasó hace 200 años, ha quedado como el culo porque en este mundo "modenno" en el que se crean lazos políticos para rentar lo económico, hubiera quedado mejor declinando la invitación, como ha hecho tantas otras veces. Si es que ya lo dijo aquél: "Si saben cómo me pongo, "pa" qué m'invitan.

jueves, 28 de julio de 2022

Te tragarás la colección de casettes

 Cuando a las redes sociales les da por algo se dedican a copiarlo ad nauseam. Aún recuerdo cuando a todo el mundo le dio por subtitular la escena del cabreo de Hitler en "el hundimiento" o le dio por poner vídeos con acciones arriesgadas que acababan en el alegre funeral africano a ritmo machacón. Ahora les ha dado por repetir en bucle una frase de una canción de las Shangri-las.

Aquí, los dos pares de hermanas

Las Shangri-las fueron un cuarteto, reducido a trío, compuesto por dos pares de hermanas, dos de ellas, gemelas, que eran las que hacían los coros. En los años 60, cuando se puso de moda hacer conjuntos vocales de chicas, empezaron a salir como churros de los institutos. Así existían "The marvelettes", "The shirelles"...Y eso me ha traído a la memoria ese pedazo de tema de siniestro total llamado "bailaré sobre tu tumba" en el que suena potente eso de "te tragarás la colección de casettes, de las Shangri-las o de las Ronettes". 


Aunque ya habían sonado durante los belicosos cuarenta conjuntos como las hermanas Andrews, la alegre música juvenil de los sesenta hizo revivir esto de las "girls groups" que acabó dando tríos como "the supremes" para la gloria del sonido Detroit. Lo cierto es que, volviendo a las Shangri-las, eran unas crías de colegio que cantaban bastante bien y, como suele ser habitual, acabaron siendo un poco juguete roto por culpa de la codicia de los dueños de las casas de discos. Todas acabaron abandonando la música por presiones legales de las casas de discos que se disputaban sus contratos, aunque sólo una, Mary Weiss, volvió muchos años después. Una de las gemelas, pobrecica, murió pocos años después por sobredosis.

En plan sesentero con ese pelo abundante.
 

Los temas que cantaban eran bastante curiosos. Los coros tenían un gran peso. Remember, (walkin' on the sand) cuenta la historia de una traición amorosa. Este "oh, no, oh, no, oh, no, no, no" suema mucho en ciertos vídeos de las redes sociales relacionado con pequeños desastres domésticos.

El otro gran hit de este grupo fue "The leader of the pack" (El líder de la banda), el motero mala influencia que sale con la chica que lo canta y su coro le pregunta en plan cotilleo. Los padres le prohiben salir con el pandillero motero porque creen que es una influencia nefasta, pero él es tierno, aunque la chica obedece y lo deja, él se despide muy dulce con un beso, pilla la moto y se da tal hostia que se mata. De hecho, la canción graba el "look out, look out, look out" (¡Cuidado!) sonido de neumáticos frenados y sonido de impacto. 


Las Shangri-las aún eran menores de edad cuando cantaron aquellos dos temas míticos en el año 64. Odio escuchar esa frase de "remember" hiperacelerada. Al menos, ha servido para que las recuerde aquí.  


jueves, 21 de julio de 2022

Buscando sombra

 El sol golpeaba con la contundencia de un púgil hiperactivo, algo normal teniendo en cuenta que era mediados de julio. El aparcamiento a cielo abierto hacía brillar las carrocerías de los coches. Dentro de los vehículos debía de hacer una temperatura asfixiante. En la zona de aparcamiento sólo había una pequeña línea de árboles que garantizaban sombra a los pocos afortunados que encontraran una plaza bajo sus copas, aún a costa de recibir el impacto de las deposiciones de las aves vecinas de la fronda.

Una cosa así, pero con 40ºC y un sol generoso.

Ella había buscado con la mirada su humilde utilitario bajo la copa del árbol y no le gustó nada comprobar que delante de su coche haraganeaba un orondo individuo ataviado con camiseta y bermudas.  Echaba cortos tragos de una bebida embotellada resguardado bajo la copa. Cuando el fulano de las bermudas estaba a punto de aposentar su sobredimensionado trasero en el capó, ella accionó el mando a distancia para avisar de su presencia. El fulano miró hacia ella con aire bovino y apresuró el paso hacia su propio coche que estaba estacionado enfrente. 

Mientras ella se colocaba el cinturón y arrancaba, el fulano, con un egoísmo nada inteligente, echó marcha atrás impidiendo la maniobra de salida del otro automóvil. Ella adivinó que el fulano lo que quería era su plaza bajo la copa del árbol. Sin embargo, el fulano la miraba con aire estúpido pues esperaba que ella saliera, aunque aún no había llegado a comprender que su vehículo estorbaba para que ella pudiera cederle la plaza umbría que tanto ansiaba. Se miraron y ella dibujó un arco con el brazo. Él pasados una eternidad de segundos por fin lo entendió. Ese gesto significaba "a ver si te crees que mi coche puede volar sobre el tuyo". El fulano, por fin ¡POR FIN! tiró marcha atrás y ella pudo salir del aparcamiento.

Adiós, fulano cretino que no has sido capaz de esperar quince segundos para dejarte la plaza libre y nos hemos tirado sesenta bloqueados. El aire acondicionado, ¡A discrección! 

miércoles, 13 de julio de 2022

Post abúlico

 He estado una semana de vacaciones y me siento más cansada que antes de irme. Estamos en pleno cambio de piso y he aprovechado para hacer preparativos. No me puedo quejar porque es mi pareja, y no yo, la que se está comiendo la mayoría de los daños colaterales del traslado, pero no por eso deja de ser un latazo. 

Estuvimos a punto de pasar cuatro días en mi tierra pero entre unas cosas y otras, decidimos posponer el viaje, sobre todo porque me hubiera dado una envidia infinita el no poder salir en las fiestas del pueblo y es que tengo nostalgia de aquello pero es imposible regresar a hace veinticinco años. ¡Ay, ojalá!

Retomando el tema. Estoy hecha un trapo. Tengo sueño porque esta semana entro a una hora muy temprana y mi cuerpo se está quedando sin energía. Me da que no voy a poder aguantar este tren de vida laboral por mucho más tiempo. Me tengo que plantear un cambio de costumbres. 


Joven decadente, de Ramón Casas (1899)


Me estoy leyendo y doy mucha pena. Lo digo , aparte de por el todo lastimero, por lo cutre que me está quedando este escrito de autorreflexión.

En fin, amigos, ya vendrán tiempos mejores y escritos de mayor nivel. Saludos.