Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

domingo, 27 de febrero de 2011

Fira de l'aixada 2011

Este fin de semana se celebraba la fira de l'aixada de Manresa. Es una feria medieval que se realiza la semana siguiente de la fiesta de la Llum (la fiesta de la luz) La fiesta de la misteriosa luz, fue un fenómeno, supongo que una ilusión óptica por la cual se pudieron terminar las obras paradas de la construcción de la sèquia (un canal de agua traído desde otra comarca) Quizá se cuente mejor así:
 La ciudad de Manresa celebra con esta fiesta el aniversario de la venida de la "Misteriosa Llum" a la iglesia del Carme. Según la tradición, este milagro ocurrió un 21 de febrero de 1345 y puso fin a un contencioso que pesaba sobre la ciudad, lo cual permitió que continuaran las obras de construcción de la Sèquia".

Hallándose algunas personas en la iglesia del Carmen, vieron encima del altar o Capilla de la Santísima Trinidad una llama o señal blanca y resplandeciente, parecida a una estrella que procedía de la montaña de Montserrat y que, saliendo de la citada capilla, se elevó suavemente hasta la bóveda de la iglesia. Al contemplar cosa tan extraordinaria, aquellas personas corrieron a avisar a los frailes carmelitas que tenían al lado su convento. Frailes y monaguillos se acercaron a la iglesia cantando himnos litúrgicos; repicaron las campanas y unas 300 personas se dirigieron al Carme para contemplar aquel prodigio.





Por tres veces fue y regresó la luz misteriosa desde el altar de la Trinidad a la bóveda principal de la iglesia, encima del altar mayor, y una vez desde aquí descendió a la capilla de la Santa Cruz o de San Salvador. Existe un documento en el que consta la declaración (en latín y caligrafía del S. XIV) del prodigio, que se conserva en el archivo histórico de la ciudad.

Después de este milagro, la tradición popular fue añadiendo otros acontecimientos como, por ejemplo, que después de obrado el prodigio, el obispo de Vic levantó la excomunión con la que tenia castigados a los manresanos por construir el tramo de la "Sèquia" que pasaba por sus tierras. De aquí proviene la relación existente entre la luz y el agua. La "Festa de la Llum" se celebra cada año el día 21 de febrero. 


Vamos, que el obispo de Vic, capital internacional de la butifarra y de los bolígrafos cristal y naranja, había excomulgado a los ingenieros de la obra porque estas, con prerrogativa real, pasaban por sus dominios. Aquí, claro, importa poco la prevaricación y el cohecho del jerifalte diocesano y la pasada por el forro del voto de pobreza de los miembros de la iglesia.

La semana siguiente de la festividad de la ciudad, el casco antiguo se convierte en otra feria medieval de esas que crecen como champiñones. Un paseíco siempre está bien.

2 comentarios:

dintel dijo...

Doncs m'haguès agradat anar-hi. No m'entero mai d'aquestes fires i m'encanten.

ruffian dijo...

Con la iglesia hemos topado.

Con respecto a las ferias medievales, al principio me parecieron una gran idea pero ahora tengo la sensacion que son muy impostadas. No se, habré cambiado de actitud?

Felicidades por el blog