Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 17 de febrero de 2011

Silueta

Ahora que la Real Academia de la Lengua española está cambiando normas y directrices -allá ellos- me he acordado de que los que limpian, fijan y dan explendor a la lengua castellana rechazan a una de las lenguas que la ayudó a nacer. Me acordé, de la palabra "silueta". Según el diccionario academicista dice que viene  del francés "silhouette", y eso es faltar a la verdad.

"Silueta" es una palabra vasca. No tiene nada que ver etimológicamente con el dibujo de contornos, pero desde luego es vasca. ¿Que de dónde viene? Fácil. Hubo, en la corte de los penúltimos reyes de Francia, allá por el siglo XVIII, un ministro de finanzas llamado Étienne de Silhouette, al que entre unificar el mercado interno francés y estabilizar los gastos de la guerra de los siete años, le gustaba recortar perfiles de amiguetes con unas tijeras y enmarcarlos en cartón negro. Así a estos recortes de retratos en sombra, se les llamo con el apellido del aficionado, "Silhouette", que en euskara suena  "Zilueta" ó "Zulueta", traducción aproximada por "lugar de muchos recovecos".

Pasatiempo de ministro

Así que la palabra "silueta" viene del euskara, al igual que silo (que es un lugar cerrado para guardar grano), o la conocida por la difusión de los medios "zulo", que viene a ser lo mismo "agujero". Curiosamente "silo" pone en el diccionario "de origen incierto" y tiene una acepción similar a "zulo". Para que veáis que los académicos de la lengua española intentan escamotear el origen de las palabras vascas. Pasa lo mismo con "bosque", por ejemplo.

14 comentarios:

Sra. Castafiore dijo...

Anda, cuenta lo de bosque....
Tambien hay un montón de palabras de uso diario en Cantabria, que ni aparecen en el diccionario (chon, golitrón)

Juli Gan dijo...

Sra: Castafiore: Ok, te lo cuento en otro rato porque es muy interesante, al menos la parte que Francisco Garcñia Berlanga, que era cántabro, cunenta segú su teoría. Hasta habla del valle del Pas, y dice que la raíz es la misma. :)

Hormiga dijo...

Deja, deja, que unen silo con zulo, "atan cabos" y entonces sí que os endiñan el origen, y no precisamente por almacenar grano, que los prejuicios te los hacen en un santiamén.

Juli Gan dijo...

Hormiga: Métete en el diccionario de la drae y busca silo. La tercera acepción te dará una pista. Pero nada que ver con colocar prejuicios sobre una lengua, porque sí. :)

emejota dijo...

Pero ¡cuanto aprendo en tu blog! Un fuerte abrazo,

farala dijo...

si es que qué rancia la academia, y que luego diga que ellos "meramente" reflejan, sin políticas, ni ná. Mira el ultimo post de la letra escarlata y su deficición de matrimonio...

iTxaro dijo...

curioso, si que se aprende en tu blog ;)

R.A.F.A.E.L. dijo...

Puesto que me interesa muchísimo la etimología, agradezco esta entrada acerca de la palabra "silueta". Confieso que desconocía el origen vasco del vocablo. No me sorprende, pues mis conocimientos de euskara son aún muy rudimentarios.

Mis más cordiales saludos, Juli Gan.

felicitat dijo...

No me había planteado nunca que hicieran esas cosas.
Y no somos las personas lugares de muchos recovecos? Realmente somos ziluetas.
Besos!

Jose Luis Forneo dijo...

Muy interesante esta "manipulación" de la lengua. Y es que los caminos del nacionalismo (en este caso el español) son inimaginables (menos mal que siguen siendo escrutables).

Saludos

Jose Luis Forneo dijo...

Por cierto, sobre el euskaldun, hay una teoria de un linguista rumano qeu defiende la gran presencia de este idioma en el rumano actual. A ver que os parece...

http://imbratisare.blogspot.com/2009/03/migracion-euskaldun-rumania.html

R.A.F.A.E.L. dijo...

Por cierto, Juli Gan, las entradas de mi blog nunca se ven en la columna lateral derecha del tuyo. Y eso que me consta que me sigues.

dintel dijo...

Desconnocía totalmente este tema.

mariajesusparadela dijo...

El caso es manipular. Desde cualquier frente.
Porque la lengua está en manos de los académicos y ellos, mal que les pese tienen ideología ¿cual? normalmente, la correspondiente a su edad y condición.