Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 3 de mayo de 2010

Historia de unos vaqueros

Hace unas pocas semanas, mi mitad aprovechó una tarde que yo curraba para irse con una de sus hermanas a practicar uno de sus hobbies favoritos (de las dos), que no es otro que pasearse y curiosear por los centros comerciales. A mí tal "deporte" me da quince millones de patadas en las espinillas. Si queréis sulfurarme, y mira que es algo difícil, porque tengo amig@s de décadas que aún no me han visto cabreada ni una vez, sólo tenéis que pasearme -a punta de pistola, eso sí- por una gran superficie comercial.

Cuando llegué a casa al finalizar la tarde, mi mitad, después de horas de conducción de carrito, aún no había vuelto. Cuando lo hizo, me enseñó unos vaqueros que se había comprado que le costaron tirados de precio. Supuestamente eran de su talla, aunque no se los había probado (ya vamos mal). Y, efectivamente, la talla de la etiqueta no se corresponde con la real. Los chinos, por lo visto, no están muy adaptados a las tallas europeas. Así que mi mitad me tiende los pantalones y me dice: "Pruébatelos, que a ti te estarán bien".



Yo veía la prenda demasiado estrecha, pero bueno, y ella decía "si son elásticos" (els collons, noia) Entre eso, mi retención natural de líquidos y que en los días de pago de la mensualidad una se hincha, me sentía como una morcilla embutida en tripa de cerdo. Después de haber cabido en ellos y sentir como aprisionaba mis muslos y la plaza de toros que tengo debajo de la espalda, llegó la hora de cerrar el botón de la cintura. Desde entonces no puedo respirar y mucho menos soltarme los vaqueros que me aprisionan.

Por lo menos, mi único consuelo es que no tuve que pasear horas por el hipermercado, y menos con los vaqueros opresores.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Jaja. Ten cuidado no se te descosa el botón y le vacies un ojo a alguien.
Bon dia.

Martina dijo...

Que el anónimo es Martina, que no sé que ha pasado que no me ha cogido. Esto de las NNTT todavía se me resiste. Ayer eché un vistazo a los Luthiers. Me reí un montón con el Merengue.

Hormiga dijo...

Abajo los centros comerciales, diosss qué agobio y qué gañanada... pero eso sí, si te garbeas dos mañanas de sábado por uno de ellos bajarás lo justito para no ir embutida en los vaqueros!

Jose Luis Forneo dijo...

Abajo los centros comerciales y la ropa ajustada, ambos producto de la misma opresión.

felicitat dijo...

Yo tengo ganas hace dias de renovar armario, me gustaría comprarme unos tejanos, pero claro, con mi talla, ni en centros comerciales, ni de chinos, nada!, me ahorro de pasear por el centro y de andar apretada, no lo soporto, y los pitillo menos, así que me voy a quedar sin tejanos, yeah!!

Sra. Castafiore dijo...

centros comerciales, y vaqueros estranguladores, buff, es lo mas parecido a una sesion de sado-maso en el infierno.

emejota dijo...

Que divertido, siempre me ha ocurrido lo mismo con las tiendas, desde niña, ahora bien, llenar el carro de la compra para alimentar a la jauría, lo hacía en un plis-plas.
¿Has probado los vaqueros de chico? Yo heredé los de mis hijos y me van geniales. Un abrazo hermosa embutida en vaquero.

Ka dijo...

Y despues son los andaluces los exagerados......
Por cierto.......
Si estos deditos contaran.......

Commuter dijo...

Yo tambien aborrezco ir de compras. Sin embargo, me gusta ir bien vestida y tengo gustos de ropa un poco, bueno, dificiles. No me gusta la mayoria de las cosas que se ofrecen a las mujeres, ropa super-femenina, vestidos, colores chillones, zapatos con tacones imposibles, etc. La respuesta? Comprar por Internet. Me ha salvado la vida, nena!

güertana dijo...

hace años que no compro ropa, me la compra mi mujer (hostia, que mal ha quedao esto). Hace poco que he descubierto que hay un tipo en mi pueblo que por 7 euros arregla ropa, me ha resucitado mis vaqueros favoritos.

Mean Mr Mustard dijo...

A mi tampoco me gustan nada los centros comerciales. De hecho, un centro comercial a hora punta es mi idea del infierno sobre la tierra.

iTxaro dijo...

bueno pero al final entraron jajajaja

Alson dijo...

¿Son los chinos los que no se aclaran con las tallas o los europeos que las Mandan hacer cada vez más pequeñas????