Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 31 de agosto de 2011

Una fábrica de vigas

Siento estar tan avinagrada ultimamente pero es que todo me solivianta y me encorajina de una manera inmediata. Y de todas las cosas, si algo me da mil patadas en el estómago es la hipocresía.

Voy a contar por encima una cosica que, a raíz de legitimar la burrada de la intervención de las fuerzas saOTÁNicas en Libia, no he podido evitar leer y agarrarme un globo que ni los hermanos Montgolfier. No voy a entrar en que personifican el mal en Muammar Gadafi, ayer enemigo, luego coleguita recibido en fastos por media UE, incluído Rodríguez Zapatero, que le dejó el jardín de la Moncloa para instalar su jaima, y otra vez ogro de sus súbditos.

En esas vueltas que da la vida, Gadafi, que no creo que sea un santo, como no lo es nadie que manda, se ha convertido en el sátrapa sanguinario y cruel que aplasta con bota de hierro a sus libios. Y de rebote, su familia, que se ha convertido en la familia Manson (de Charles, no de Marilyn). Se empeñan en sacarnos la lujosa mansión de la hija Aisha. Entre otras cosas porque, como es guapa la tía, mola a los varones que escriben sobre ella, como una belleza sádica. Y nos dicen que acaba de parir en el exilio.

Y ahora bien. ¿Por qué narices nos bombardean (lo siento por la palabra) sobre la familia Gadafi y Aisha en particular, cuando en este país aún seguimos manteniendo felizmente a la familia Franco en sus suntuosos palacios? Carmen hija, que casó con un carnicero con licencia y sus vástagos, entre ellos, Carmencita de las gónadas, que se pasa el día en la tele gracias al abuelo chusquero, y encima tenemos que aguantar a su tercer marido luciendo palmito de cachalote con hambre para una firma de productos dietéticos.


¿Quién de las tres se aprovecha de la familia?

Así que el satanismo personificado de los Gadafi es un horror que nos sale por las orejas en prensa, radio, tele e internet, pero toleramos a las Franco e incluso nos las sacan a bailar en la tele.

La paja en el ojo ajeno y el Ikea en el propio.

10 comentarios:

LaRepo dijo...

¡Hija qué tiquismiquis estás...pobre Carmencita, con lo que le cuesta arrastrar el apellido!

Pena Mexicana dijo...

Avinagrada no me parece, más bien me suenas muy enojada y no es que te falten motivos...

chris dijo...

Ya sabemos que en función de los intereses económicos del planeta...quiero decir de Estados Unidos, se nombra un malo oficial y se cuelga el cartel como en el viejo oeste de WANTED.
A ver si no...fueron los norteamericanos los que entrenaron a Sadam para echar a los talibanes del poder en Irak y después montaron 2 guerras para echarle a él y quedarse con el petroleo.

Este mundo es así y España o le sigue el juego o nos dan por culo a nivel internacional.

Emilio Manuel dijo...

¡¡ay dios que dolor!!, veamos si me explico, mantenemos a los franco porque somos más chulos que el barretas, como decimos por aquí, son personajes que nos dan "caché, basta verles su alto nivel en las televisiones y en la alta sociedad marbellí, y porque aquí ha cambiado poco las cosas, mando los mismos.

Los otros, los de Libia, es que a alguno de los ricachones americanos se le acabo la gasolina del yesquero y necesitaba, se pregunto ¿quien tiene gasolina? ¿ese que fue amigo nuestro?, que le den, primero yo, luego yo y después yo.

Me explicao.

Besos

mariajesusparadela dijo...

Creo que ya sabemos por qué intervienen y cuando.
Los mismo que los hacen malos luego se los cargan: ¿quién enseñó a Bin Ladem?

dintel dijo...

La última frase tuya no tiene desperdicio, me encanta. Razón tienes.

nineuk dijo...

Franco murió en la camita y su sistema político duró tanto como interesó a los grandes intereses. Yo tenía 15 años y ya entonces pensé que brindar con champán por algo así era un tanto ridículo. Respecto a gadafi yo detecto en la prensa española cierto mieditis por lo que viene. Es curioso pero nadie parece creerse verdaderos futuros democráticos en esos paises.

Ripley dijo...

te vamos a prescribir un descanso del noticiero para que se te endulce el ánimo, que no vale la pena cabrearse tanto. no hay político bueno ni familia con poder que no se aproveche de ello, pero lo mejor sería prevenir que eso pase y ahorrar muchas úlceras y cabreos

Nosu dijo...

lo de carmencita de las gónadas no tiene desperdicio!

emejota dijo...

Niña no se si estarás en lo cierto o no y bien poco que me importa porque lo verdaderamente verdadero a mi entender es que tienes una perspicacia sublime a mi modo de sentir, y no creo que sea el cariño que te tengo.
Fijate cuantas cosazas has escrito y me has dejado con una sonrisa en los labios. Beso.