Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 2 de abril de 2013

Jugarse la vida en la Nacional II

Sí, la Nacional II es una ruta importante de la red viaria nacional. Enlaza la capital del Estado con el nordeste en esa manía decimonónica y radial sacada del centralismo gabacho de hacer del centro Madrid y de su kilómetro 0 el punto de partida de todas las carreteras, y ya que es la puerta del Sol su centro, que las carreteras salgan como las rayitas de los soles infantiles. Así la Nacional I sale hacia el norte, dirección Irún, pasando por Burgos, la N-II, sale hacia la Jonquera, pasando por Zaragoza y Barcelona, y el resto de las carreteras Nacionales salen en el sentido de las agujas del reloj hacia Levante, Andalucía, Extremadura y Galicia.

La nacional II de turismo por los centros urbanos

Y la Nacional II es a ratos una vía de dos carriles con sus arcenes y sus áreas de descanso y otras veces una carretera infecta bidireccional llena de baches y peligrosa que cruza los Monegros y atraviesa pueblos perdidos en la inmensidad esteparia como Bujaraloz. ¿Por qué una Nacional atraviesa por medio un pueblo, y sus paisanos se juegan la vida para ir a comprar el pan entre tráileres y turismos? Pues porque para eso hay una autopista de peaje que es un negocio al que no van a renunciar los buitres carroñeros que sobrevuelan los accidentes mortales de una carretera peligrosa que tiene el título de nacional y recuerda más a una vecinal de cualquier polvoriento rincón perdido del mapa que, ni siquiera tiene turismo despistado.

Demasiado habitual

En Alfajarín, Zaragoza, muchos vecinos se preguntan por qué tienen que jugarse la vida, igual que en Bujaraloz, para ir al otro lado de su pueblo, porque ni siquiera tienen un triste paso elevado que les evite un mal encuentro con un vehículo pesado a gran velocidad. No se queda sólo en este tramo que paso cada vez que voy a casa.

Vecinos de Alfajarín reclamando no tener que jugársela entre camiones

En Girona están más que hartos de ver cómo les racanean en seguridad porque unos se ganen unas pelas con una autopista privada y los tramos de doble carril se van dejando, cuando sería más fácil abrir y barato dejar de cobrar una autopista para dejar de cobrarse vidas. A los que tienen la concesión de la AP-2 desde hace más de 30 años y a quienes se la conceden poco les importa la muerte de viajeros o paisanos si eso les reporta un beneficio económico, aunque su carretera "nacional"  sea la vergüenza de una red de carreteras de la Europa del primer mundo, a punto de dejar de serlo, y de todo un siglo XXI.

6 comentarios:

ISA dijo...


Es cierto todo lo que dices y además añado que morir en un accidente de coche es la cosa más estúpida que conozco.

A mí la carretera me da mucho respeto y eso que conduzco desde los 18 años y he hecho muuuuuchos kms. en mi vida, además voy my¡uy tranquila, no me pico por na, respeto todas las señales de tráfico y al imbécil de turno que que adelanta sin motivo realmente importante, pues buen viaje.

A mí lo que me preocupa, aparte por supuesto de las carreteras en mal estado, los gilip.... que cogen un volante y se creen los reyes del mambo provocando con su actitud la mayoría de los accidentes de coche con resultado de muerte.

Por eso, y retomando tu post, soy absoluta partidaria de las autopistas de peaje (un robo más, qué se le va a hacer) , porque siempre hay mucho menos tráfico y he observado que la gente se porta mejor.

mariajesusparadela dijo...

Todita la razón tienes.

Siempre suya dijo...

Ni te cuento el paseo que hacemos nosotras para ir a OVD por las máximas autovias posibles y sin pagar. Lerida-Pamplona-Vitoria_Bilbao_Santander_Ast y esta vuelta han sido 8 eurazos de peajes nada más, que antes eran cerca de 40..

Emilio Manuel dijo...

Pues espérate que los efectos de los recortes hagan su efecto dentro de un par de años en las carreteras por una falta de conservación.

Saludos

Alson dijo...

Entramos de cabeza en la cola del mundo...

ROSA M. dijo...

En la misma situación que Alfajarin y Bujaraloz hay muchísimas poblaciones, ahora no hay dinero para nada pero cuando lo hubo no se administró de forma lógica y justa.
En cuanto a los peajes es una forma antidemocrática de recaudar, el que puede pagarlo va más tranquilo y seguro que por nacionales plagadas de puntos negros, además se sigue pagando por unas infraestructuras que ya están más que amortizadas.
Una abraçada Juli