Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 3 de agosto de 2017

Llega el ansiado día

Ya no me queda nada para coger unas semanitas de descanso. Este año las necesito, no como agua de mayo, sino del trimestre entero. Trabajar de cara al público desgasta y mucho. Antes lo llevaba bien, además soy una tía muy simpática al natural (Y en lata, también), pero cada vez tengo menos aguante. Siento cada vez más apetecible la idea de agenciarme un Kalashnikov y liar una masacre. Debe ser la edad, que ya no estoy para escuchar gilipolleces y voy camino de ser una borde de mostrador.

Pero bueno, no pensemos en eso. Aguantemos un par de días más y al salir por la puerta, con mi libertad condicional laboral, dedicaré un corte de mangas a la oficina que va a luxarme el codo. Cantaré el estribillo que hiciera famoso Nino Bravo, aunque sea la luctuosa narración de un fugitivo del muro de Berlín. Lo que importa es el mensaje reiterativo cuando el tema pega fuerte:


Y si no, los de Weezer tienen toda la razón:


Tengáis días exclusivos para vosotros solos u os tengáis que alquilar por horas para pagar la vida, disfrutad de estos días radiantes. Yo sí que lo haré. Hasta la vuelta.