Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

sábado, 20 de enero de 2018

Bakarra munduan!

Hoy, chiquitos, es el día de San Sebastián. El santo romano cosido a flechas no me importa tanto como la fiesta que se vive en la ciudad homónima, y en todas las que se refieren a este o lo tienen como patrón. Hoy es el día, entre otros muchos, de las donostiarras.

Esta es de la arriada, pero también vale:



La ciudadanía donostiarra es demasiado propensa a celebrar fiestas siempre, los de la provincia nos llaman "kaxkarinak", es decir "jaraneros". Hoy se ha hecho una solemnidad bufa una antigua comparsa precarnavalera que se repite por todos los barrios de toda la ciudad durante 24 horas dividida en cientos de tamborradas. (Yo salía en dos, no te digo más).

Zorionak, donostiarrok!!


viernes, 19 de enero de 2018

Uno, dos, tres

Lo peligroso que es tergiversar algo tradicional porque "te suena", pero no pillas el sentido correcto. Desde que se rodó "las brujas de Zugarramurdi" de Álex de la Iglesia, y decidió tomar el tema "baga, biga, higa" como supuesta canción-conjuro, la gente cree, erróneamente, que dicha canción es un tema que sonaba en akelarres. Nada más lejos.

Seguramente a alguien le sonara el tema cantado por Mikel Laboa, que lo había grabado allá por principios de los 70 aunque era un tema popular.



El grupo Kiowak hizo una estupenda versión en un disco homenaje a Laboa, pero, desgraciadamente, no he podido recuperarlo. Sí he encontrado la versión hard de Koma:



Dirán lo que quieran en la wikipedia, que suele tener más fallos que un paraguas de cartón. Te dirán que es un tema compuesto por Laboa, cosa que me extraña. Dirán que la letra es un conjuro, cosa que me parece ridícula, dirán que el tema aparece recogido en la obra "literatura oral vasca" del estudioso sacerdote Manuel Lekuona, por cierto, para los que van diciendo que los rojos mataban curas, a este lo persiguieron los catoliquísimos nacionales y tuvo que ser escondido para que no lo fusilaran porque, aunque llevaba sotana, el ser un filólogo de la lengua vasca era motivo de liquidación. Fue desterrado durante varias décadas antes de poder volver a su tierra como párroco.

Bueno, al lío, que me descentro. Lekuona recogió el texto porque se trata de una canción infantil. Lo siento pero de conjuro brujo nasti de plasti. Lo cantaba mi madre cuando era cría y no deja de ser un trabalenguas de la cuenta hasta diez.  y es que, de uno a diez en euskera es bat(baga), bi(biga), hiru(higa), lau(laga),bost(boga),sei(sega),zazpi(zai),zortzi(zoi),bederatzi(bele),hamar(arma). Os desgrano la letra:


Baga, biga, higa,                         Un, dos, tres.
laga, boga, sega,                         cuatro, cinco, seis,
Zai, zoi, bele,                              siete, ocho, nueve
harma, tiro, pun!                         diez (arma),tiro,¡pum!
Xirristi-mirristi                           xirristi-mirristi (no tiene traducción, pero es como supercalifragilístico)
gerrena plat,                                asador, plato,
Olio zopa,                                   sopa de aceite,
Kikili salda,                                caldo de pollo (kikili,onomatopéyico, porque pollo es oilo)
Urrup edan edo klik ...                sorbe, bebe o traga.
ikimilikiliklik .                            ikimilikiliklik (trabalenguas sin traducción)



Así que ni conjuro ni nada que se le parezca. Al igual que lo de Zugarramurdi, que fue todo una zafia trola basada en la intolerancia de que la gente no fuera temerosa de un dios feroz, la sugestión, en el odio a esa gente que no hablaba la lengua del imperio y en la venganza del abad del monasterio de Urdax porque habían conseguido desmembrarse de este y así no podía cobrarles el diezmo. Era una época de oscurantismo y de purgas. El territorio, no sólo Zugarramurdi, porque eso llegó lejos, fue masacrado por la Santa Inquisición en la zona del reino de las Españas y por el inquisidor francés Pierre de Lancre a escasos kilómetros, ni diez, de Zugarramurdi, en el reino francés. En el caso de Lancre, que quemó a varios vecinos de Sara, Senpere, Azkain, Urruña o San Juan de Luz, su máximo problema era la vascofobia que sentía. Como no entendía a la peña, ¡Hale! a la hoguera.



Pues esto es. Aunque creáis que el tema, que suena inquietante en las voces del orfeón donostiarra, entraña un oscuro secreto, que sepáis que no es más que una canción infantil que hace un trabalenguas de su cuenta hasta diez. Como siempre, de brujas, nada.

jueves, 18 de enero de 2018

Furia marina

Días de temporal en el furioso Cantábrico. Mar que sólo existe en la geografía española porque para el resto no deja de ser el océano Atlántico. De hecho, a esta zona de Francia, sus habitantes la titulan "Pirineos Atlánticos", pero, bueno, pongamos que es el Cantábrico aunque lo dude mucho.

Cuando hay pleamar el temporal se vuelve furioso y da continuos zarpazos a la tierra. Todas las poblaciones de costa vecinas de este proceloso océano sienten su fuerza. Ayer me enviaron estas impresionantes imágenes tomadas en San Sebastián.



Están sacadas desde la subida a la batería de las damas que lleva al cementerio de los ingleses, mausoleo de unos soldaditos británicos de Lacy Evans que acudieron a defender la ciudad liberal de los ataques carlistas en 1835 y murieron en ella. El paseo castigado por los embates del temporal recibe el singular nombre de "Paseo Nuevo" aunque excede, con holgura ya,  el centenario de años que lleva denominándose de esta manera.

Desde ahora mismo está prohibido bajo multa de 200€ el acceder a zonas de riesgo, tanto el Paseo Nuevo como el Peine de los vientos, justo al otro lado de la bahía. No es una tontería, más de una severa contusión, escayola incluida, ha recibido más de un incauto. La furia del mar se ha llevado automóviles y en cuantiosas ocasiones trozos de paseo: Bancos, barandilla, acera, asfalto, farolas, subsuelo... Los socavones que mellaban el camino tardaban un tiempo en ser reparados. Cuando era joven e inconsciente solía ir a ver la belleza del espectáculo, sobre todo en época de mareas vivas. Y, aunque solía ser bastante temeraria, jamás me pilló ola alguna. Inconsciencia de la juventud, pero se sabía cuándo acercarse y cuándo no por lo peligroso que resultaba.

A pesar de su impresionante furia, es de una belleza arrebatadora. Y este fin de semana, además, es único en San Sebastián. Mañana es víspera de fiesta y el sábado es el día del santo patrón. Quienes tengáis la maravillosa suerte de pasear, no ya por el Paseo Nuevo, sino por las calles de cualquier barrio de la ciudad, seguro que escucháis los sones de Sarriegi anunciando el carnaval.

miércoles, 17 de enero de 2018

Luchando con riesgo

Hace poco, en una de esos fastuosos ágapes navideños cometí el error, bocas que es una, de revelar a mi fantasioso sobrino que tengo un ejemplar de "mein kampf" de Hitler.  Cabe decir que adquirí el libro un día que pasaba por la feria dominical de Sant Antoni, en Barcelona, hace años ya, aunque ya había trabajado sobre este infumable texto, porque lo es, infumable, digo, debido a mi formación académica.

Mi interés por los movimientos sociales me llevó a estudiar una de las ramas de esta ciencia. En un momento de la carrera había una asignatura denominada "historia de los movimientos sociales" y nuestro primer impulso fue estudiar sobre el nazismo alemán. Txiki, una compañera, tenía un ejemplar de este discurso que Hitler fue recopilando durante su encierro talegario por eso de haber montado un follón bastante grave en Munich, en la segunda mitad de los años 20. Yo había intentado hacerme con el ejemplar para préstamo de la biblioteca de la diputación de Gipuzkoa, que está consagrada al intelectual Koldo Mitxelena, pero, aunque la base de datos insistía en su disponibilidad, lo cierto es que alguien, quién sabe por qué motivo, lo había sustraído hace tiempo. ¿Codicia, vergüenza? Hasta que no lo avisé en mostrador, nadie se había dado cuenta.

Portada

Trabajamos sobre el ejemplar de Txiki un par de semanas hasta que decidimos que teníamos el hándicap de que nuestro ilustre profesor era alemán, así que terminamos haciendo un estudio sobre el fascismo local, falange. Por cierto que el hijo del dictador, también mitificado con el nombre de "el ausente", copió a Hitler los puntos sobre los que se basaba el partido. Si Hitler desgranó 25, el otro, no podía ser menos y le sumó dos hasta desarrollar 27. ¿Complejo de inferioridad?

Total que estábamos hablando durante el alegre picoteo entre platos e intentaba no hacer muecas, cosa que me costó porque soy demasiado expresiva, mientras mi pasional sobrino me afirmaba con toda la seguridad que España había participado oficialmente en la II guerra mundial y que Hitler había visitado España. Claro que intentaba hacerle comprender que el que un puñado de voluntarios fuera a Rusia enrolados en la 250 división de la Wehrmacht no significaba que oficialmente España hubiera tomado partido y que Hitler lo más cerca que había estado de España es en la frontera en Hendaia mientras discutía con Franco precisamente a cuenta de la injerencia en el conflicto bélico.

Mi sobrino confunde a Hitler con Himmler y cree que su paseo por Montserrat ha sido un tour por toda España. Me gustaría saber de dónde saca la información, o quizá sea que sólo procesa lo que quiere. Por eso me da miedo dejarle el libro, aunque ya me lo ha pedido tres veces. Afortunadamente dicho libro es un tostón como la copa de un pino y confío en que se aburra entre sus páginas y pierda el interés.

Mi lucha es una obra delirante fruto del contexto social de la Alemania perdedora de la guerra del 14, en crisis, destartalada, que aún no ha solidificado su unidad como estado federal, cosa que hay que tener en cuenta para comprender el discurso de un Hitler preso por agitador. Además del delirio de Hitler también guardo un ejemplar de "el manifiesto comunista" de Karl Marx, porque, repito, una siempre ha mostrado interés por los movimientos sociales, pero, por desgracia, esto no le llamó la atención. ¿Estoy jugando con fuego dejándole "mi lucha"? ¿Debo extraviar el libro?

lunes, 15 de enero de 2018

Sondeos políticos que son publirreportajes

Este sábado, el potente diario que conoció días mejores llamado el País, publica un artículo en prensa a raíz de un estudio de la empresa de sondeos Metroscopia en la que se dice que "Ciudadanos sería hoy día el partido más votado".No hay que ser la bruja Lola o cualquier otro friki que quiere vivir del cuento de la clarividencia vestido con túnicas de fantasía para haber vaticinado tal cosa. Con el empuje publicitario que le están dando a estos neofachas en un país plagado de desertores de la lectura no podía ser menos.

Por si no lo saben, las empresas que planifican encuestas, sondeos y tómbolas de popularidad intentan dejar siempre al cliente satisfecho para que pague mejor. El País, ese diario varado a la derecha cuyo mayor accionista es hoy día una empresa norteamericana de seguros, encargó a la empresa de J.J. Toharia un sondeo sobre intención de voto al calorcito de las molestas elecciones catalanas.

Barrio Sésamo informando

Lejos de importar realmente el resultado, que no deja de ser una quiniela, lo que importa es lo que hay detrás. No sé si se han fijado ustedes pero, con diferencia, el partido que lidera ese cuñao insufrible que es Albert Rivera sale mucho en la tele, y bastantes veces sin venir a cuento, la verdad. De Rivera, en las noticias se filtran opiniones, ya sea políticas, sociales o de cómo hace el sofrito de la paella. Que nos lo están vendiendo como producto atractivo de "este chaval con pinta de vendedor de seguros formal tiene que ser sí o sí tu futuro presidente".

No creáis que estoy de broma. Bueno. un poco sí, porque la vida hay que tomársela con humor, pero que nos vendan la "victoria" de Ciudadanos en unas hipotéticas elecciones no es más que otra jodida estrategia publicitaria para ver si, de una vez por todas, este adoquín con corbata toma el relevo de los peperos sumidos en corrupciones múltiples.

El principe de Salina ya lo dijo: Cambiar algo para todo siga igual.

El sondeo, además, nos ilustra con el "sorprendente" hecho de la caída al vacío de Podemos, al que presentan como "partido de izquierda". No tienen en cuenta, claro, que no hay partidos de izquierda importantes en este espectro nacional. No es que saquen 14 puntos a la izquierda, en una brecha jamás conocida, eso sería afirmar que existe una verdadera izquierda, y, creedme, no la hay.

En este país lleno de desertores de la instrucción, disidentes de la lectura e ignorantes de la conciencia de clases, la publicidad se ha convertido en una nueva fe que gana adeptos con colores brillantes, eslóganes efectivos y cortitos, para que no se tenga que leer demasiado, y amnesia general del perjuicio que la clase dirigente hace a los borregos inscritos en el censo. No es que haya una brecha de entre corrientes ideológicas, qué va, lo que ocurre es que directamente no hay de eso. La gente vota al tuntún al que sale más apuesto por la tele aunque no diga una mierda. Los programas electorales pasaron de moda, ahora se vota imagen y "contra el enemigo". Un enemigo creado de manera artificial por los partidos candidatos.

Un país en el que sus ciudadanos son atracados continuamente por su clase dirigente, que son robados por sistema, que ven como suben los impuestos, el consumo de energía, los medios para vivir y ven como se esquilman sus pensiones y se pudre su sistema sanitario y educativo, porque hay negocio detrás, no por otra cosa, que sigue votando con total ceguera a quienes los somete está perdido.

Encuestas/publicidad para asegurarse el mando.

Es un negocio redondo: Un país entero de votantes a los que se desprograma llenándoles la cabeza de gilipolleces, arrebatándoles la conciencia de clase, porque hemos despilfarrado por encima de nuestras posibilidades y es que éramos ricos (Modo ironía, on), se les hace creer que los verdaderos problemas importantes son otros focalizados en cierta comunidad autónoma, y se les da la solución, con un mesías neoliberal, vestidito de naranja, que tiene un programa  vacío de contenido, pero que sale continuamente en la tele y que se convierte, misterios de la publicidad, en un líder de los sondeos. ¡Ya lo tenemos!

Y la gente en plan borrega lo votará hasta convertirlo en un presidente de gobierno de un país cuyo pueblo soberano hace años que perdió el norte y se deja engañar por encima de sus posibilidades. O, al menos, eso es lo que nos quiere hacer creer el País con esta última encuesta-publirreportaje.

jueves, 11 de enero de 2018

Relato con pompa fúnebre

¡Recoge tu cuarto y tira la basura! Aquella orden resonó por el lóbrego pasillo del gélido piso de casa señorial de ciudad castellana. En pleno enero había venido mi madre a enderezar mi desorden. Ella había parido una niña desordenada y no lo aguantaba. Tan desordenada que ya dormía al revés rompiendo la uniformidad en la sala de cuidado de neonatos del hospital. Tan desordenada que me caían unas broncas inconcebibles de mis profesoras porque mi letra era desigual, amontonada y mis renglones siempre se torcían. "¿No podrías ser como Laurita que escribe tan bonito?", me afeaban por mi caligrafía. Porque Laurita era una ejemplar chica ordenada. ¿Cómo no iba a serlo si en su cabeza había tan poco que ordenar? No, no quería ser como Laurita por mucho que me abroncaran.

Y desde la infancia aguantando reprimendas continuas por mi desorden: Libros amontonados de cualquier manera, notas emborronadas en todas partes y en todo tamaño de papeles, montañas de ropa esperando en vano que alguien las planche, las doble y las guarde en el armario...

Y por fin, a pesar de mi desorden, alcancé logros académicos e incluso laborales. Eso sí, mi mesa del trabajo siempre lucía rebosante y desastrada, pero, a pesar de ello, mi eficiencia era incuestionable, cosa que desataba no pocas envidias de compañeros pulcros y puliditos que, a pesar de su apariencia ordenada, no superaban mi calidad.

Objetos desechables de Segovia

Y vino mi madre al acabar la navidad siguiéndome a la capital castellana para ver qué hacía en la vieja casa que perteneció a la abuela y que yo ocupaba desde que me fui a estudiar la carrera. El gélido invierno había bajado aún más la temperatura teniendo que soportar el mal humor de mi ordenadísima madre que gruñía por cada esquina. "¡Haz el favor de tirar esto! ¡Deshazte de aquello!"

Hasta me obligó a sacar a la basura el ataúd tan cómodo que había en el viejo despacho del abuelo. Nunca supe de dónde había salido, pero allá estaba. Lo recordaba desde siempre con su aire fúnebre pegado a la librería acristalada. Recuerdo haberme metido una vez en plena crisis de los exámenes finales, para ver qué se sentía, y me quedé dormida dentro.  Después del sueño abrigado por la caoba y del excelente resultado del examen, de tanto en tanto reposaba mis huesos sobre esa caja de madera noble. Hasta que llegó mi madre y me obligó a desprenderme de ella.

martes, 9 de enero de 2018

Pasajes de la Biblia, hoy: Jonatán el macabeo.

Seguimos con el rollo macabeo, que eran unos hermanos que llamaban a la guerra santa contra el invasor. ¿Judíos haciendo la intifada? Pues, sí. Todos a la zaga de estos caudillos, que lo eran.

Una vez muerto en batalla Judas, es su hermano Jonatán y no "el Yónatan" el que toma las riendas de los insurrectos contra el monarca invasor, Demetrio. La biblia dice que hay muchos "apóstatas", o sea, judíos que dejan esta religión para sobrevivir, añadiendo, además, que como es época de hambrunas, la gente hace lo que sea para subsistir, y si se trata de adoptar la religión del invasor, Jerusalén bien vale una misa, o lo que se oficie en sus templos.

Y Demetrio enviaba a su general Báquides para que "neutralizara" a Jonatán y los suyos, que, entre otras, destrozaron una boda. No dejaron ni al fotógrafo. Guerrearon Báquides y Jonatán una temporada hasta que, tras una derrota sonada, Báquides, vencido, firmó una paz con Jonatán y los suyos y se largó a su casa para siempre.

Una batalla de Asia menor

A Demetrio se le alzó en su contra el hijo de su primo, Antíoco Epífanes, al que se conoció como Alejandro. Alejandro toma una ciudad, Tolemaida, y es coronado rey. Demetrio, que ve las orejas al lobo, manda una carta de colegueo a Jonatán para aliarse con él. Alejandro, que se entera del rollo, no es menos y le manda otra misiva al macabeo dándole más jabón que la fábrica de Dixán. Jonatán, encantado de que le salga tanta novia, vuelve a recibir lisonjas de Demetrio, que le promete el oro, el moro, condonar deudas, respetar la religión, que le paga un piso, le regala un Ferrari y un viaje por el Caribe, poco más o menos, pero, como conoce demasiado a Demetrio, no se fía de él y se rinde a las lisonjas de Alejandro, apoyándolo en su guerra de primos, de la que sale vencedor.

Y Alejandro hace lo que todos los monarcas, hacerse amiguete de los reyes vecinos, y de paso pedirle la mano...y el resto del cuerpo de su hija, para volverse familia. Alejandro pide la mano de Cleopatra, no la que estáis pensando, sino una antepasada de esta, a su padre, el rey Tolomeo de Egipto, que tiene nombre de surtidor de urea.

Pero Tolomeo es un suegro ambicioso y, como pretende el reino de su nuevo yerno, se confabula con Demetrio, el hijo del homónimo, que vive en el exilio de Creta, para atacar a Alejandro y quedarse con sus posesiones, y, de paso, dar a su hija, así, sin divorcio ni nada, que para eso son reyes, al nuevo Demetrio.

Mientras tanto, Jonatán, que guarda fidelidad a Alejandro, guerrea contra Apolonio, gobernador de una zona de Siria, que es pro-Demetrio. Jonatán vence su batalla. Tolomeo, por su parte, vence a Alejandro, que es decapitado, pero el rey egipcio no puede festejar su victoria demasiado ya que perece tres días después siendo asesinado él y los suyos por paisanos de la ciudad que ocupa, que son aliados de Demetrio, que acaba sentando el culo en el trono del lugar.

Demetrio llega a una paz con los judíos y es tan confiado que disuelve sus ejércitos, ya que nadie le pone trabas a su dominio y, oye, que los soldaditos le salen por una pasta. Hale, así que licenciados y cada uno a su casita. Tal falta de visión es incomprensible. Los enemigos de Demetrio, entre ellos Trifón, antiguo leal a Alejandro, se arman contra un rey sin ejército. Demetrio, entonces, pide ayuda a Jonatán para que le mande sus judíos armados, que consiguen dominar la situación.

Pero Demetrio, según estos escritos, no cumple su palabra y, entonces Jonatán se alía con Trifón, que es preceptor del hijo de Alejandro, llamado Antíoco, al que se entroniza. 

Como vamos viendo, Jonatán es un mero señor de la guerra de su tiempo que se mueve según el viento y la marea. Decide enviar a esa incipiente y poderosa Roma una embajada y otra al reino de Esparta (auh, auh, auh!) para asegurarse paz y ayuda, si es necesaria. Y así sigue todo, guerreando no sólo contra Demetrio, sino contra Trifón.

Toma de una ciudad-fortaleza

Dice la biblia que Trifón, el general de Alejandro, que había entronizado al hijo de este, Antíoco, va y se lo piensa mejor y se quiere convertir en rey, a estas alturas del rollazo, lo cual no se explica, ya que si ambicionaba la corona ¿Para qué apéndices corporales varios nombró rey a Antíoco? Lo cierto es que Trifón, viendo que Jonatán poseía unas huestes más que feroces, lo invita a quedarse en su fortaleza, así, en plan colega.

Y va el gilipollas de Jonatán y se lo traga. El caudillo macabeo, que ha luchado en mil batallas, es tan simple que manda a sus soldaditos de vuelta a casa y se queda con Trifón para que este se lo cepille a los cinco minutos. Una vez muerto de una manera tan tonta Jonatán el macabeo, los soldaditos de Trifón suman dos y dos y deciden atacar las tierras de Judea porque ya no tienen quien les acaudille...O eso creen.