Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 19 de junio de 2018

El reportero y el militar clasista

Estoy leyendo, a ratitos, un voluminoso libro del historiador Paul Preston sobre los reporteros de guerra en la civil española. Dentro de los reporteros que daban noticias sobre la evolución del bando sublevado, o sea, el de Franco, se hallaba un reportero norteamericano pelirrojo llamado Hubert Knickerbocker. Este reportero pelirrojo escribía para varios diarios norteamericanos y había sido corresponsal en la Berlín de los años 30.

Enviado a España como corresponsal de los diarios del magnate W.R. Hearst, fue siguiendo la campaña del ejército rebelde contra el gobierno de la República y no tardó demasiado en ver de qué pasta estaban hechos los militares traidores al Estado.

H.R. Knickerbocker, corresponsal norteamericano.

El capitán Gonzalo Aguilera Renfro era un aristócrata salmantino de madre escocesa que fue educado en prestigiosos colegios ingleses a finales del XIX. Hablaba con fluidez inglés, alemán y francés, cosa que le convirtió en portavoz del ejército golpista para los corresponsales extranjeros. Dueño de grandes extensiones de dehesas salmantinas y extremeñas, había pasado a la reserva del ejército, vamos que se había jubilado, nada más erigirse la República. Lo que son las cosas, con el golpe de Estado de los militares africanistas en julio de 1936, este carcamal retirado reencontró el vigor de su juventud y corrió raudo y veloz a tomar parte de la asonada, convirtiéndose, por sus cualidades políglotas, en propagandista de cara al exterior.

Capitán reservista Gonzalo Aguilera que pensaba que los pobres sobramos.

El periodista yankee Knickerbocker recogió algunas de las ideas que rondaban en la cabeza a este capitán Aguilera, dándose cuenta de inmediato de que lo que pretendían los golpistas era devolver prácticamente al medievo a la población superviviente del país. Estas son algunas de sus perlas:

«Vamos a matar a 50.000 en Madrid. Y vayan donde vayan en su huida Azaña, Largo Caballero y toda esa gente, los cogeremos, y los mataremos hasta el último hombre aunque nos cueste años seguir su pista por el mundo […] es una guerra de razas, no una mera guerra de clases. Usted no lo entiende porque no se da cuenta de que hay dos razas en España, una raza esclava y una raza dominante. Esos rojos, del presidente Azaña o los anarquistas, son todos esclavos. Nuestro deber es volver a ponerlos en su sitio… sí, ponerles cadenas otra vez […] Tenemos que destruir esa tanda de escuelas rojas que la llamada República estableció para enseñar a los esclavos a rebelarse. A las masas les basta con saber leer lo justo para entender las órdenes. Tenemos que restaurar la autoridad de la Iglesia. Los esclavos la necesitan para que les enseñen a comportarse […] Es deplorable que las mujeres voten. Nadie debería votar y menos aún las mujeres …»

Otros comentarios del tal Aguilera:

"Todos nuestros males vienen de las alcantarillas. Las masas de este país no son como sus americanos, ni como los ingleses. Son esclavos. No sirven para nada, salvo para hacer de esclavos. Pero nosotros, las personas decentes, cometimos el error de darles casas nuevas en las ciudades en donde teníamos nuestras fábricas. En esas ciudades construimos alcantarillas, y las hicimos llegar hasta los barrios obreros. No contentos con la obra de Dios, hemos interferido en su voluntad. El resultado es que el rebaño de esclavos crece sin cesar. Si no tuviéramos cloacas en Madrid, Barcelona y Bilbao, todos esos líderes rojos habrían muerto de niños, en vez de excitar al populacho y hacer que se vierta la sangre de los buenos españoles. Cuando acabe la Guerra destruiremos las alcantarillas. El control de natalidad perfecto para España es el que Dios nos quiso dar. Las cloacas son un lujo que debe reservarse a quienes las merecen, los dirigentes de España, no el rebaño de esclavos"

Hay más de este aristócrata que se creía libre en expresar tanto repugnante parecer:

"Tenemos que matar, matar; ¿sabe usted? Son como animales, ¿sabe?, y no cabe esperar que se libren del virus del bolchevismo. Al fin y al cabo, ratas y piojos son los portadores de la peste. Ahora espero que comprenda usted qué es lo que entendemos por regeneración de España... Nuestro programa consiste... en exterminar un tercio de la población masculina de España. Con eso se limpiaría el país y nos desharíamos del proletariado. Además también es conveniente desde el punto de vista económico. No volverá a haber desempleo en España, ...¿se da cuenta?."

O bien:

"El gran error que han cometido los franquistas al empezar la Guerra Civil Española ha sido no fusilar de entrada a todos los limpiabotas. Un individuo que se arrodilla en el café o en plena calle a limpiarte los zapatos está predestinado a ser comunista. Entonces ¿por qué no matarlo de una vez y librarse de esa amenaza?"

Tales reflexiones y la fiera represión y asesinatos posteriores ejercidos por el bando rebelde, que dejó de llamarse así sólo porque venció la guerra se ve que iban de la mano, por si alguno aún cree que eso "son cosas de las guerras", aunque, en España, cuando dejó de haberla, siguió palmando gente por indigestión de plomo previo paso y hacinamiento en cárceles y comisarías.


Libro que recoge las bravatas genocidas del terrateniente salmantino.

El reportero Kinckerbroker recogió más impresiones de este clasista misógino, cosas como "Los demócratas sois todos siervos del bolchevismo. Hitler es el único que sabe reconocer a un rojo cuando lo ve", cosas como que a los afiliados a los sindicatos había que aplicarles la pena de muerte, y, sobre todo su diferenciación clasista se centraba en la educación, explicando que "debemos destruir la prole de escuelas rojas que la llamada república instaló para enseñar a los esclavos a rebelarse. A las masas les basta con saber leer lo suficiente como para entender las órdenes". 

Seguro que algunos piensan que esta es la exageración desmedida de un loco con cierto poder, pero tened en cuenta que si lo soltaba tan alegremente era porque seguro que había muchos otros como él que pensaban de la misma manera. Y si no lo creéis, pensad en todas las reformas educativas que están orientadas a crear analfabetos funcionales leales y dóciles para el sistema.

lunes, 18 de junio de 2018

Disfrazando sabores

No comprendo esa manía de disfrazar los sabores. Tú te compras una bolsa de patatas fritas, pero la compras con gusto a jamón, a queso, a arroz con leche....Bueno, a esto último aún no, pero ya llegará, ya. Fuera de nuestras fronteras se venden patatas con sabor a "spanish paella", como ya dije una vez.

Y el otro día probé unas con sabor a huevo frito. Y es muy raro. No llega al sabor pastilla de caldo de carne de las "patatas campesinas", pero dudas si lo que te estás metiendo en la boca es una patata o la puntilla de un huevo frito en aceite muy caliente.

Las de sabor a tortilla de patata no ha de tardar.

Es como no saber qué comer, si yogures con sabor a chocolate,



o chocolate con sabor a yogur,



en este caso, yogur de fresa.



¿Qué nos está pasando, que debemos disfrazar el sabor original como si comer aquello fuera un aburrimiento?

viernes, 15 de junio de 2018

La luna de Rasquí

Jorge Drexler contaba que, una noche de descanso, durante una etapa de conciertos y estrés, paseando por una solitaria playa caribeña, la luna clara le inspiró este tema. Un buen tema para relajarse con cierta alegría.



Buen fin de semana.

miércoles, 13 de junio de 2018

Infectados de aporofobia

Me asusto al entrar en las redes sociales y comprobar cuanto desinformado hay suelto que difunde odio, racismo, xenofobia y misoginia, porque, por lo visto, no todos somos iguales, según se extrae de los comentarios de tanto personaje. Me encuentro a una norteamericana que suelta alegremente que el barco Aquarius ya tiene previsto dar una pensión a los desgraciados seres que penan dentro. Y la gente pone me gusta y vuelca su odio en esa gente que huye del hambre porque nada tiene y no piensa que quienes hacen que esa gente huya de su tierra son los que fabrican y venden armas aquí mismo y que el Estado, en vez de repartir subvenciones para paliar la desigualdad, se dedica a gastarse una pasta indecente en avioncitos, tanques y en enviar tropas a hacer el gilipollas, pero malgastando presupuesto, a Oriente Medio. ¡Cuánta envidia malmetedora!

Aporofobia por todas partes

¿Qué le pasa a la gente? Vivimos desinformados. Nos llegamos a creer cualquier chorrada de las RRSS "porque tiene foto ovídeo" y, encima, nos estamos volviendo unos intolerantes racistas.  No hago sino ver comentarios odiosos contra los desheredados de su vida, porque parece que son los culpables de que no nos den una pensión al resto. Tanta intoxicación aporofóbica de nuestros insolidqarios paisanos da miedo.

Deseperanzador.

martes, 12 de junio de 2018

Échame una mano, prima, que viene el mundial a verme.

En este país llevan reeducándonos a conciencia desde tiempo inmemorial. Así es Españistán. Un país en el que los científicos tienen que emigrar si no tienen la suerte de currar de camareros, donde se racanea en I+D+i, porque vuelve a estar de moda el "que inventen ellos", no sea que nos de por poner a menearse a las neuronas, un país donde la tasa de paro no baja, donde se racanea la ayuda a la dependencia familiar, donde hay cada vez más gente bajo el umbral de la pobreza...

Pero no estemos tristes, que hay mundial, y deja de poner el telediario con noticias sobre las miserias espanistañolas, pon el fúrbo que nuestros aguerridos muchachos lucen con orgusho la camiseta nasioná, lo hacen con verdadero desinterés, porque ya ganan un pastizal por estar contratados en ese espectáculo circense que mueve tanta pasta.

Este es un negocio público, RFEF y privado, La caixa, y tú, imbécil futbolero, lo haces posible. Ven, que te cobramos comisiones por jugar con tu pasta gastándonosla en patrocinar millonarios.


¿Ah, que es verdad que si ganan el mundial se llevan casi 900.000 euros por cabeza? No hay dinero para servicios sociales pero sí para estos pobres millonarios que ya tienen la jubilación lujosa antes de los 40. Y es que, como en el anterior mundial se desmotivaron, pobrecillos, porque los echaron, les han subido la prima para que jueguen con ánimo de lucro si es que el otro ánimo decae.

Pero no os creáis que la RFEF no mira por nosotros, que en vez de gastarse los dos millones previstos para ir a ver el fútbol, alojarse en hoteles de lujo y ponerse hasta las cartolas en menús del día prohibitivos, sólo se van a gastar 500.000 € necesarísimos en algo tan vital como ir  a ver los partidos, aviones en 1ª incluidos, igual que cualquier mindundi que, hipotecándose, aprovecha sus vacaciones y viaja en ryanair de pie, come en mcdonalds, duerme en un albergue y se paga un par de entradas al estadio para verlo de pie en la parte más elevada de las gradas sobre un corner.

Y lo peor es que, nos hacemos los locos, nos ponemos la camisetita, nos pintamos la cara y nos vemos los partidos, que el fútbol es lo único que da alegrías y no la subvención por desempleo. A por ellos, oé, a por ellos, oé...

lunes, 11 de junio de 2018

Gastos de gestión

Explícamelo porque no lo entiendo. Tú quieres ver un espectáculo, en este caso, teatro. Como vives a casi ochenta kilómetros de la gran capital donde hay aún salas de teatro que no han pasado a ser tiendas de Zara o Starbucks, te las agencias para comprar los pases por internet. Tú buscas el día, la hora, la butaca más apropiada según disponibilidad y pagas con tu tarjeta de crédito y luego lo imprimes, porque no te fías de tu móvil, ni de que te lo dejes, como siempre.

Tú te lo haces todo, y das tus datos para hacer la transacción económica, y luego, además, gastas tu papel y tu tinta en la impresión. Tú te lo haces todo, eres una mujer muy dispuesta. ¿De acuerdo?

¿Gastos, qué gastos?

Y, en ese caso, ¿Por qué narices al venderme las entradas me cobran dos euros de gestión? Pero si la gestión la he hecho yo. Yo he elegido, yo he clickado, yo he hecho el abono y yo he impreso los tickets. ¿Quién coño se está llevando la comisión por gestión si no gasta ni tinta ni papel? ¡Qué morro! Quitan empleados que gestionen estas cosas y te lo siguen cobrando a ti. Esto es como "la caja amiga" que se está poniendo de moda en las grandes superficies. Tú te autocobras pero siguen ganándose el dinero que les suponía la cajera que ya no está. ¡Gastos de gestión! Esto es como cuando te cobran cinco céntimos por la bolsa en el súper para que les vayas haciendo propaganda por la cara. ¿Les puedo descontar lo que me cuesta internet, la luz, el papel, la tinta y lo que se desgastan mis deditos y mis ojos delante del teclado, también?

viernes, 8 de junio de 2018

Tres test tristes

Hoy he hecho un cursillo de prevención de riesgos laborales en lo que será mi nuevo trabajo a partir de mañana. (Esto lo escribí ayer, porque ahora estaré currando, seguramente) Me sientan en una silla de oficina, con el reposabrazos izquierdo desprendido y me trago un vídeo sobre extinción de incendios y evacuación, con su test correspondiente. Y luego tengo dos presentaciones por ordenador sobre prevención de accidentes laborales con sus sendos tests. El primero, una sucesión de medidas a tener en cuenta en las que pesa el sentido común en cuanto a recoger pesos o subirse en alturas, cuidado de posturas y enrojecimientos oculares por cara pegada a la pantalla e incluso en el correcto recogido del cablerío ofimático. Todo muy pintón con su test al que hay que contestar bien al 100%. Casi acierto a la primera, porque sólo he fallado una por no poner el recurrente "todas son correctas". Menos mal que me he apuntado las respuestas y he contestado todo bien a la segunda.

Postura desaconsejable

El último ejercicio, aburrida y harta, después de tres cuartos de hora de normas en el ordenador acerca de los pequeños errores que pueden acarrear grandes males, ya casi ni prestaba atención, quizá en parte a que, como decía el bloque anterior, llevaba demasiado tiempo de cara a un pc escorado a la derecha, que es desaconsejable para el cuello, en una silla defectuosa y con un teclado-ratón que sólo me quedaría bien de frente a la pantalla si fuera zurda, que no lo soy. Así que he clickado los supuestos que he creído, me he apuntado las respuestas y a la segunda he sacado el 100% de aciertos. Hecha la ley, hecha la trampa.

Y para acabar, al entregar los tests en prevención de riesgos de RRHH, he comprobado que uno de los enchufes del vestíbulo estaba desenganchado de la pared, cosa que ya es un riesgo como bien decía el primoroso vídeo que me han puesto acerca del utillaje eléctrico ese que decía que no debo desenchufar nada tirando del cable ni royendo el mismo.

En casa del herrero, cuchillo de palo.