Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 9 de agosto de 2018

A vuelapluma

Estamos en agosto, un mes en que la mayoría de las actividades, excepto la turística, se ralentizan. En mi caso, por motivos laborales paso menos por aquí de lo que me gustaría. Apenas encuentro el momento para hacerlo y si lo hago es robando minutillos a otros quehaceres. Espero volver con más frecuencia por aquí, porque os puedo asegurar que lo echo de menos. En fin, cosas de la vida "modenna".

No hay nadie porque falto yo, que no estoy.

No sé si el calor nos afecta a todos por igual, aunque no creo que esta sea la culpable de que la judicatura se porte de una manera tan parcial y mezquina con las mujeres víctimas de maltrato y agresión sentenciándolas severamente o aplicando la indulgencia a sus agresores. En fin, ya suponéis, la alta judicatura está formada por carcamales ultrarreligiosos, misóginos, clasistas, favorables al patriarcalismo y a las rancias costumbres nacionalcatólicas. Duro a la gente humilde e indulgente con los corruptos bien posicionados en la catenaria ascendente de mando.

Hablando de posicionados en la catenaria ascendente de mando. Como os figuráis el "sin papeles de máster" no sólo no va a dimitir sin vergüenza alguna, sino que, encima, va a sacar pecho de su hazaña, quizá, si me apuran, se hayan buscado alguna preclara lumbrera estudiantil que esté redactando los trabajos perdidos a contrarreloj para presentarlos como los encontrados frutos del máster. Los negros académicos siempre han existido, pero estos peperos no habían pensado en recurrir a ellos. Ese es el futuro dirigente que nos espera: Joven "preparau" sin pruebas de ello con un discurso deplorable fruto de la negligencia académica de la que, está claro, carece. ¿Cómo vamos a decir a la juventud que estudie si para colocarse no hace falta?


sábado, 4 de agosto de 2018

Tranquilo sabadito de agosto

Primer sábado de agosto. Mi pareja y todos sus hermanos han decidido ir a pasar el día a Andorra ¿Para escapar de este agobiente calor? Msí, bueno, puede ser, pero no paseando por las montañas, sino yéndose a chupar el fresquito de los centros comerciales, cosa que a mí me tira menos que nada. Mi sobrina quinceañera tampoco es que sea una fanática de pasearse por los hipermercados así que le envío un whatsapp para que, cuando se despierte, me llame y la pase a buscar.

Me meto en el coche y saco un CD que pone "mixed". No me suena de nada pero diría que la desastrada letra es la mía. Y subo la calle mientras Rihanna nos cuenta que no puedes estar bajo su "umbrella, ella, ella, eh, eh, eh" ¿Cuánto tiempo lleva este CD en el coche?

Esos cedés huérfanos que hay en la bandeja de la puerta del coche.

La cosa mejora, porque cuando recojo a mi sobri, que está aburrida, pero ha tenido la brillante idea de traerse un libro (Es una avezada lectora, y yo me alegro mucho por ello), Janis Joplin lo da todo cantando "piece of my heart". Pues sí que estaba mezclado el CD, sí.

En fin, nos queda toda la jornada de sofocante calor por delante. Habrá que buscar una buena sombra.

martes, 31 de julio de 2018

Canícula

Dicen las meteorólogas que se avecina una ola de calor. Por estas fechas yo no sé diferenciar una ola de calor de un sofocante clima de pleno verano normal, corriente y, sobre todo, moliente. Mis poros siempre han sido gandules, no tiendo a licuarme, pero esta mañana, aún temprano, era capaz de empapar la camiseta, hale, como si hiciéramos honor al refrán de los deportistas "pofesionales".

¿De qué se sonreirá el Lorenzo?

Con estas temperaturas hasta me meto a gusto a trabajar con el clima regulado por aire acondicionado. No soy nada fan de estos cacharros que reparten frigorías como si no hubiera un mañana. Menos mal que, gracias a la deidad qué más les guste y al señor que montó los aparatos en este humilde lugar donde me hallo, la implacable ola refrigeradora no me alcanza. Eso sí, mantiene fresco el ambiente, aunque los ordenadores, la centralita, la impresora, etecé, etecé, consiguen crear un microclima a mi alrededor, así, en una especie de guerra entre máquinas.

El vendedor de cupones de la entrada, qué cachondo, dice que ojalá le toque la lotería para poder irse a la playa. No sabe ná.

jueves, 26 de julio de 2018

Pasaiako herritik dator notizia (Llega una noticia del pueblo de Pasajes)

Ayer fue día de Santiago apóstol. Fiesta grande en Galiza y en muchas zonas por donde pasa la ruta jacobea, que si no era tradicional, se inventa y ya está. Hasta de la Polinesia se puede hacer una ruta., ¿Por qué no?

Como mi lugar natal se halla en el menos conocido camino de la costa pergeñado de villas y ciudades con advocaciones del santoral por eso de dotar de religiosidad los puntos de recogida nocturna del peregrino, honrar con fiestas al que dicen algunos que duerme el sueño eterno en Compostela es muy habitual. Astigarraga, pueblo de tradición sidrera que se libraba de las mareas del litoral tiene hasta su ermita de Santiago en su Santiagomendi (Monte de Santiago). Creo que esto ya lo conté hará unos cuatro años.

Pasaia, esa curiosa villa troceada por un fiordo meridional, pasa su verano sumida en fiestas. Si empieza por San Juan, en su distrito de Donibane (Que quiere decir "San Juan"), sigue el de San Pedro, San Fermín en Antxo y el Carmen en Trintxerpe. Si a estas añadimos la festividad de San Luis de Herrera, La Magdalena de Rentería y el Santo Cristo de Lezo, nos dará el resultado de todo el santo verano de fiesta en fiesta. Pero abundan otras festividades no propias como Santiago, el 25 de julio y San Ignacio, seis días después. Y viva la vida.

Xenpelar, que fue un esmerado bertsolari de la vecina Rentería, improvisó unos graciosos versos sobre un susto que dio un becerro al escaparse el día de Santiago en el pueblo de Pasaia. Años después la cantó con un toque hillbilly el recordado Mikel Laboa.  No me resisto más y la cuelgo aquí, letra y traducción incluida.





Pasaiako herritik dator notizia
zezen bat izan dala jenioz bizia
kantatutzera noa bistan ikusia
alegratzeko triste dagoen guzia.

Santiago eguna Pasaian seinale
ailegatu eztanak egin beza galde
hasieran jendia zezenaren alde
azkenean etziran arrimatu zale.

Gure Pasaia beti sonatua dago
errapin gabe ezta urte bat igaro
hurrengoan jarriko dituztela nago
barrera hestuago edo zezena handiago.

Torillotik atera zuten lehendabizi
bei zar bat gidaria bandera ta guzi
arrapatzen zuena purrukatzen hasi
azkenean kanpora plazatik igesi.

Hiru komertziante plazatik kanpoan
poxpolo ta barkillo labana tratuan,
pareta egon arren hamar oin altuan
panparroi pasatu zen putzura saltuan.

Hoiek horrela eta gehiago ere bai
lurrean ziraldoka egin zuten lasai
ezkonberriak eta zenbait dama galai
zezenaren mendian etzuten jarri nahi.

Plazatik itsasora salta da igeri
adarrak besterikan etzuen ageri
bakerua begira bere zezenari
eserita jan ditu hiru libra ogi.
----------------------------------------------------------
Del pueblo de Pasajes llega una noticia
de que ha habido un toro de genio vivo
voy a cantar lo visto
para alegrar  a todo el que está triste.

El día de Santiago en Pasajes día señalado
el que no estuvo puede preguntarlo
al comienzo todo el mundo se arrimaba al toro
al final no había tanto valiente.

Nuestra Pasajes siempre ha tenido fama
no pasa un año que no haya cosas curiosas
para el próximo año pondrán
la barrera más cerrada o un toro más grande.

Al primero que sacaron del toril
con una vaca vieja de guía con banderas y todo
empezó a arrasar todo lo que se le ponía por delante
y al final se escapó de la plaza.

Pilló a tres comerciantes que estaban fuera de la plaza
vendiendo cerillas y barquillos,
aunque la pared tenía diez pies de alto
lo saltó fanfarrón hacia el pozo.

Como estas hubo y muchas más
 revolcones por el suelo
los recién casados y varias damas elegantes
no querían ponerse en el monte del toro.

De la plaza al mar ha saltado a nadar
y no se le ven más que los cuernos
el vaquero mira a su toro
mientras se zampa sentado tres libras de pan.



Hasta otro ratito.

miércoles, 25 de julio de 2018

Los guiñoles

De aquí a cinco años estamos matándonos unos a otros dado el mal rollo, no sólo estatal, sino mundil que hay. La mezquindad del ser humano no tiene fronteras, irónicamente.

Pero voy a volver a hablar, no de la radicalización supremacista que estamos sufriendo a nivel mundial, sino lo que pasa en este pequeño reino heredado de un general, y más concretamente, vuelvo al tema de cómo nos perfilan un líder joven, bien parecido, que mantiene su ideología al pairo y que lo único que le importa es acaparar poder.

Esta vez Sánchez o Rivera se libran, aunque entran dentro de la categoría. Volveré a hablar de Casado. Una pena que no me guste hacer apuestas, aunque me temo que los de Wiliam-Hill no me hubieran aceptado mi pronóstico de victoria pepera para este máster "of iunivers". Aunque no me cansaba de decir aquí que SSS (la aspirante de Rajoy) se iba a comer una bosta. ¿Por qué?

Líderes nacidos en los 70, como Macron. Iglesias no cuenta.


Por tres razones fundamentales: La primera es que era la continuidad del mediocre de Rajoy, y su bochornosa salida no la ayudaba en nada; la segunda es que aún todavía ser mujer sigue siendo una desventaja para liderar, oh, sí, cuñados que insistís en que el feminismo es desigualdad y que ya tenemos un 8 de marzo, ¿Para cuándo el día del machurilo?. La ciudadanía conservadora de este país, de derechas de toda la vida, desconfía de que una mujer pueda dirigir nada. No somos la Gran Bretaña de los 80 y nadie se acuerda de que aquel país funcionaba, con guerra malvinera victoriosa y todo, gracias al empuje de dos mujeres; y la tercera y no menos importante, sino todo lo contrario, Pablo Casado se ve respaldado por el extremismo derechista más cazurro y exaltado. ¡Si hasta lo apoya ese diosecillo ególatra llamado Aznar! Con el caballo de batalla, o jamelgo famélico, de que España se rompe, que es lo que motiva a tanto afecto al régimen pepero, Casado ha conseguido arribar al poder.

No es que le de importancia a su victoria porque ya se encargan los medios en intentar acostumbrarnos a su imagen como un victorioso líder. Su imagen, que no su discurso renqueante y torpe. Tres varones caracartones aspiran a ser los que dirijan el cotarro de este país que se rompe de pura negligencia por parte de sus dirigentes. Dentro de unos años, no dirigirán ni su comunidad de vecinos, si es que queda alguna.

lunes, 23 de julio de 2018

Publigasolinera

El depósito de combustible de vacía con asiduidad, así que hay que ir a llenarlo convenientemente. La gasolinera más barata es la de un supermercado local con su tarjetita de puntos y descuento 2x1. Así que paras el coche en un surtidor de autoservicio, porque manipulas tú las mangueras, introduces las tarjetas correspondientes siguiendo las indicaciones de una voz varonil que te va diciendo lo que tienes que hacer, nena.

A extinguirse, como los videoclubes.

Y, oh, sorpresa, debajo de los marcadores electrónicos del precio y los litros que van entrando al depósito hay una pantallita que se enciende. Una voz, esta vez femenina, te ennumera las ventajas de tu supermercado amigo y lo mucho que trabaja para que tú compres barato y de confinza. Y te tienes que tragar el anuncio como si fuera publicidad del youtube antes de ver lo que deseas porque hasta que no se acabe el publirreportaje, el expendedor de combustible no se pone en marcha.

Y entonces, una se pregunta: Si hay que apagar la radio del coche y es mejor no usar el móvil cerca de los surtidores de gasolina ¿Una pantalla encendida dando anuncios del supermercado que regenta la gasolinera integrado en el propio surtidor, es realmente seguro? ¿Nos toman el pelo? ¿Encima tenemos que aguantar la publicidad por arañar unos céntimos miserables en la adquisición del carburante?

Alucinada me he "quedau".

jueves, 19 de julio de 2018

El partido degeneracionista

El país se rompía y había que hacer algo. Unos cuantos jóvenes de familias bien, de esas que habían heredado las dotes de mando de los vencedores en aquella infausta guerra, decidieron que era hora de tomar relevancia política y presentaron un nuevo partido, un eslogan, un color, un logotipo innovador y el respaldo de muchísimas empresas de peso de amigos y familiares.

El partido  se autodefinía como regeneracionista, o, lo que es lo mismo, que se afanaba por devolver a primera fila los rancios valores de unidad patria, valores conservadores, ultraliberalismo en lo económico, división clasista, supremacía racial y segregación de género. Ahora sólo había que convencer a los inevitables electores de que su modernidad chapada a la antigua era lo mejor y que si otrora estas ideas habían funcionado, para sus creadores, sobre todo, bien podía repetirse el esquema, aunque perjudicara a las clases trabajadoras y a las mujeres de toda condición. Pero con un poco de maquillaje, hasta incautos e incautas de futuro más que incierto los sustentarían en las urnas.

El caballo de batalla era la unidad territorial. Había que fundamentar la fraternidad de todos los habitantes del país. Se dedicaban a repetir con ahínco este abrazo fraternal. Un abrazo fraternal que no se creían ni ellos, pues, mientras suscribían dicha unión fraternal en su discurso, a la tercera frase ya volvían a despotricar de todas aquellas identidades no uniformes con su pensamiento.

Degeneracionistas vestidos como sus abuelos. La chica, como en las pelis que no pasan el test de Bedchel, está por la cuota de paridad de la que tanto discrepan en la intimidad.


Su discurso se desdecía en dos segundos. Llamar a la igualdad fraternal para, acto seguido, echar la culpa de todas las desgracias a los rompedores de la nación, a los que hablaban otros odiosos idiomas, o a los que pensaban de manera crítica. Su discurso incongruente demolía su afán de cohesión en hermandad patriótica.

Y allá se presentaron, en las elecciones, con la ventaja que da tener la pasta de los empresarios y los medios de información de su parte, poseer a la ciudadanía idiotizada gracias a un denodado esfuerzo por lobotomizar su sentido crítico en las escuelas y encontrar al electorado más abúlico del mundo incapaz de sentir curiosidad por saber qué dirección va a tomar la política de estado sobre sus derechos y libertades.

Y ganaron, aquellos que abogaban por la unidad de un estado que juraban que otros rompían y cuyo líder sólo veía españoles mirara donde mirara. Irónicamente fue la rabia contenida de los miembros y simpatizantes de su partido los que acabaron por romper el país. Promulgaron leyes inconcebibles sobre prohibiciones de idiomas, vetos a identidades y expresiones culturales despreciadas por el centralismo regenerador, leyes retrógradas sobre el cuerpo de las mujeres, leyes que beneficiaban a los empresarios y maniataban a la clase trabajadora. Ellos, que querían regenerar el país degeneraron su salud ciudadana y su vitalidad.

El partido degeneracionista. El partido que pretendía salvar el país y acabó hundiendo a sus paisanos. decían que era por la patria, pero no tenían otra patria que sus propios culos forrados y sus compatriotas no significaban nada.

Ya no hubo nada que hacer. El país se rompió definitivamente de tanto usar su nombre.