Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 15 de octubre de 2018

Olor de santidad.

El papa  Paco acaba de canonizar a monseñor Óscar Arnulfo Romero, y a otros seis cristianos más incluido el papa Montini (Pablo VI). Curiosamente Pablo VI fue el predecesor de Wojtyla, después del fugaz paso por la silla de San Pedro del papa Luciani (Juan Palblo I). A los 33 días de papado, Luciani no despertó una mañana con lo cual muchos altos cargos de la iglesia resoplaron aliviados y en la consiguiente fumata del cónclave colocaron las sandalias del pescador a un polaco, Wojtyla, que se dedicó a ningunear a la iglesia obrera latinoamericana.

Al poco de ser convertido papa el actual Bergoglio, proveniente de la citada iglesia latinoamericana que sufrió entre los 70 y 80 la violencia de los Estados lacayos de terceros países más poderosos imponiendo dictaduras y encarcelando, torturando y asesinando opositores, no dudó en concluir el meteórico proceso de canonización de Wojtyla. Hace ya cinco años que ascendió a santoral San Juan Pablo II.

Dos santos de la iglesia. El de la derecha no hizo nada para impedir el asesinato del de la izquierda.

Ese Juan Pablo II que despreció las peticiones de ayuda de monseñor Romero, hoy tan santo como el polaco. Romero acudió al Vaticano para pedir ayuda ante la cantidad de muerte y represión que sufría la clase popular salvadoreña. Juan Pablo II, sin ganas, después de mucho solicitarlo, accedió a escuchar al obispo centroamericano pero se negó a ayudarle en su intento de pacificar su pueblo. Dolido por la reacción del "Santo" padre, volvió a El Salvador donde una mala mañana fue muerto a tiros mientras celebraba una eucaristía. Entonces a Juan Pablo II quizá le entrara remordimiento, ya que la culpa está muy presente en el catolicismo y, cuando en uno de sus innumerables viajes aterrizó besando el suelo de El Salvador, fue a rezar a la tumba del obispo, y eso fue lo único que hizo por él.

Y ahora, Bergoglio, el papa Paco, ese superior de los jesuitas argentinos que no dudó en impedir que la dictadura de Videla, Massera y Agosti detuviera y torturara a sus propios hermanos de la Compañía de Jesús, cierra este lamentable capítulo donde la curia superior pretende elevar a los altares a sus mártires del abandono, como si así se arreglaran las muertes, los atropellos, la violencia y la criminalidad que han sufrido, sufren y sufrirán sus fieles cristianos, pero sobre todo, los pobres.

La iglesia de los hombres, pues los hombres la han creado a su imagen y semejanza, por mucho que nombren a un Dios, no es más que otra deplorable muestra de manipulación y oscuros fines por los que los pobres fieles deben sufrir y morir "para ganar el cielo", e incluso alcanzar el santoral, y los altos miembros de la curia tienen información, y, sobre todo, poder. ¡Qué triste!

jueves, 11 de octubre de 2018

Los golpes que da el Voxeo

Las incautas siguen creyendo que en España no hay extrema derecha. Eso se decía alegremente hace nada. Y sin embargo están desperezándose después de años aletargados. Y no estoy hablando de los bisoños cachorros que mamaron de la teta del neoconservadurismo a la par que mentían con todo el descaro en sus currículums. No, de los gemelos Rivera y Casado, ambos cachorrillos del PP, acostumbrados al derechismo chapucero del puesto vitalicio en rancias butacas institucionales teniendo que transigir con gente de otras coloraciones políticas con tal de no soltar la mano de dentro del bote, no estoy hablando.


Qué pena, cuántos amigos de la ultraderecha.

Hay otros, como Santiago Abascal, que está viviendo sus diez minutos de gloria (Espero que sea así de efímero) después de su mítin-festival-astracanada fascista de Vistaalegre. Santiago Abascal también antiguo cachorro del PP, que son las siglas de Partido Perifranquista. Un tío que se jacta de llevar arma, de echar las culpas a los inmigrantes (Un clásico del fascismo eso de hacer creer que todos tus males son culpa de otros desgraciados, no de quienes te putean. Ellos, no), de anunciar que defenderá el "rancionalcatolicismo" español, o de  poner freno al feminismo. Eso es el fascismo que "no había en España".

Lo peor es que hay gente que se para a escucharlos y no sólo eso, sino que es tan incauta como para creerse sus gilipolleces y hasta tiene la intención de votarlos.  Vox representa la España rancia e intransigente que nunca se fue del todo y que amenaza con volver y nos amedrenta con quitarnos la voz a los que somos críticos con el Estado porque, ellos, que son tan de uniformes, les gusta la uniformidad  por encima de todo. 

Un polémico y tramposo periodista, un pederasta insoportable y un asesino de animales apoyando a Vox.

Lo que más me jode es que habrá gente que vote a estos hediondos seres salidos de una fosa abisal de los años treinta del siglo pasado. Apestan y lo peor es que si consiguen representación institucional el tufo no se irá de allá donde aposenten sus pestilentes culos.

Espero que no consigan un gran eco cuando en las elecciones levanten su "vox". ¡Que no había ultraderecha en España! ¡No, qué va!.

Niños y niñas, no cojáis nada de Vox. Es caca.

viernes, 5 de octubre de 2018

Correos no tiene ni "pa" suelas.

El verano suele hacer estragos en las plantillas de los puestos laborales ya que, para que unos disfruten del derecho de asueto, los que se quedan deben acarrear con todo el volumen de trabajo, que suele ser el mismo sólo que con la mitad de trabajadores.

En esta miniciudad pasa como en todas partes y en correos, esa empresa pública privatizada con esto de que vivimos sumergidos en los procelosos mares de la economía de mercado,  se da la circunstancia de que no hay personal para cubrir vacaciones ni sustituir baja alguna. Este es un problema estival que se arrastra hasta bien entrado el otoño. Sin ir más lejos, ayer las telarañas que poblaban ufanas mi buzón, se vieron sorprendidas por un folleto comercial que presentaba las ofertas de la primera semana de septiembre. Menos mal que, aunque ya estamos en octubre, ni era un envío importante ni presto demasiada atención a esas cosas. Peor es que estoy suscrita a una editorial que publica cosas diferentes a las zafiedades de los grandes monstruos  que abarrotan el mercado de la letra impresa y ya me han cobrado el ejemplar enviado de septiembre, el cual debe estar criando polvo en los ignotos almacenes de la oficina de correos de esta miniciudad.

Buzón manifestándose contra los presos políticos custodiado por dos buzones de la benemérita.

Esta es una desastrosa situación que se repite año tras año y verano tras verano, pero correos sigue sin ponerle remedio. Ni quiero ni pensar en la cantidad de cosas importantes de verdad que no llegarán  a tiempo a sus destinatarios por la absoluta dejadez de la empresa pública a la que están dejando agonizar desde tiempos inmemoriales, cuya plantilla es eventual en la mayoría de los casos y a nadie le importa realmente que el correo se amontone en la oficina porque no hay cartero que salga a repartir, y, cuando digo a nadie no me refiero a los sufridos usuarios del servicio, sino a los gestores de la entidad, a los que les importa toda la producción de la huerta murciana el  desordenado apilamiento epistolar.

Debería cabrearnos que todo esto de la dejadez es parte del proceso de arruinar la empresa para venderla a precio de saldo. Una pena, pero, oye, que el problema de España es la independencia del vecino y que Joaquín no está en la selección.

En fin, querid@s, nada nuevo bajo el sol y tampoco en el buzón.

martes, 2 de octubre de 2018

Iglesia de armas tomar

El arzobispo de Madrid declara que da el visto bueno a la inhumación de Franco en la catedral de la Almudena. Eso indica que es cierto que sacarán al sátrapa de Cuelgamuros y que le darán sepultura en esa catedral, museo del mal gusto, lugar en el cual hasta el propio San Josemari, que se creía más que Dios, tiene su propia capilla con imagen divinizada, patrón de los soberbios y de los ricos de espíritu y de los de cuenta corriente.

La iglesia católica española, siempre tan beligerante, legitimó y dio cobertura al golpe de Estado de los militares africanistas en julio de 1936, llamándolo "santa cruzada", con ese cardenal Isidro Gomà pidiendo taxi sin atisbo de vergüenza.

Hermanos en Jesucristo, ¿Va a haber taxi para todos?

Que si le dieron cobertura, el dominico y profesor de teología moral de Salamanca, r.p. Ignacio Menéndez Reigada se atrevía a soltar esto en pleno inicio bélico: “el alzamiento en armas contra el Frente Popular y su Gobierno es, no sólo justo y lícito, sino hasta obligatorio, y constituye por parte del Gobierno Nacional y sus seguidores la guerra más santa que registra la historia”

El cardenal y arzobispo de Toledo, Isidro Gomà, se atrevió, no sólo a figurar como un fascista fanático en las poses con el brazo a la romana rodeado de militares, sino que da un discurso beligerante y, a la vez, delirante, impropio de un buen cristiano: 


Esta cruentísima guerra es, en el fondo, una guerra de principios, de doctrinas, de un concepto de la vida y del hecho social contra otro, de una civilización contra otra. Es la guerra que sostiene el espíritu cristiano y español contra ese otro espíritu...

Ignoramos cómo y con qué fines se produjo la insurrección militar de Julio: los suponemos levantadísimos. El curso posterior de los hechos ha demostrado que lo determinó, y lo ha informado posteriormente un profundo sentido de amor a la patria. Estaba España ya casi en el fondo del abismo, y se la quiso salvar por la fuerza de la espada. Quizás no había ya otro remedio.

La guerra Santa, como dice al final del párrafo donde nos cuenta el albor de la revuelta en Navarra, llena de curas trabucaires que traían armas de contrabando para los golpistas, como hizo algún clérigo de la Navarra más reaccionaria.

Es preciso haber vivido aquellos días de la primera quincena de agosto en esta Navarra, que, con una población de 320.000 habitantes, puso en pie de guerra más de 40.000 voluntarios, casi la totalidad de los hombres útiles para las armas, que dejando las parvas en sus eras y que mujeres y niños levantaran las cosechas, partieron para los frentes de batalla sin más ideas que la defensa de su religión y de la patria. Fueron, primero, a guerrear por Dios...

Al compás de Navarra se ha levantado potente el espíritu español en las demás regiones no sometidas de primer golpe a los ejércitos gubernamentales.

Porque, eso sí, después de matar tan calentito, que diría Gila, al que fusilaron mal en la guerra, por cierto, se iban a confesar y rezaban el rosario.

Y en todos los frentes se ha visto alzarse la Hostia Divina en el santo sacrificio, y se han purificado las conciencias por la confesión de millares de jóvenes soldados, y mientras callaban las armas, resonaba en los campamentos la plegaria colectiva del Santo Rosario.

Monseñor Plà y Deniel también contribuyó a hacer creer a las acémilas el valor redentor de la maldita guerra:  “En el suelo de España luchan hoy cruentamente dos concepciones de la vida, dos sentimientos, dos fuerzas que están aprestadas para una lucha universal en todos los pueblos de la tierra… Comunistas y anarquistas son los hijos de Caín, fratricidas de sus hermanos, envidiosos de los que hacen un culto a la virtud, y por ello los asesinan y martirizan”. Y añadía el sotanado: “Reviste, sí, la forma externa de una guerra civil, pero en realidad es una Cruzada. Fue un sublevación, pero no para perturbar, sino para restablecer el orden”, “…una Cruzada por la Religión, por la Patria y por la Civilización”, “…una Cruzada contra el comunismo para salvar la Religión”.

Y esta sólo es una pequeña muestra de lo que la iglesia se dedicó a producir para fomentar la puñetera guerra como no se debiera hacer. La iglesia inventó la cruzada, antes inexistente pues no era más que un simple golpe de estado. Muchos clérigos lucieron armas y las usaron, que es peor. Eso sí, por si acaso no hacen muy conocido el hecho de que expulsaron a un par de obispos que no pensaban igual y que fusilaron o encarcelaron, o las dos, a numerosos sacerdotes, sobre todo en el País Vasco.

Y aún la iglesia se atreve a hablar de perdón y de mejillas dispuestas al fustigamiento cuando ellos alabaron el asesinato, glorificaron a los asesinos y recibieron bajo palio a un dictador que firmaba sentencias de muerte sin ningún escrúpulo. Esta iglesia, que firmó una pastoral deleznable, que aquí os dejo. Esta iglesia no ha cambiado.


Capellanes castrenses cardenalicios.

Sus arzobispos de Toledo, quizá contagiados por la academia castrense de la misma ciudad, juran bandera como los militares. Quizá confundan la ropa talar con el uniforme militar, las sotanas con las guerreras, los solideos con las gorras de plato y la estola con los correajes. Aún hacen declaraciones inconcebibles, como las advertencias sospechosas de cierto arzobispo. La iglesia española sigue siendo la gran defensora de la dictadura. Nada sorprendente, por desgracia.

jueves, 27 de septiembre de 2018

Los fusilados del 27 de septiembre de 1975.

Hoy se celebra, si es que se puede emplear una palabra así para esto,  el triste aniversario de los últimos fusilamientos del franquismo. Hace 43 años el plomo acabó con las vidas de 5 jóvenes que luchaban por acabar con el fascismo, pero el fascismo, desgraciadamente, acabó con ellos.

Tres en Hoyo de Manzanares, uno en Burgos y el último en Cerdanyola del Vallès

Luis Eduardo Aute compuso, entonces, una delicada pieza titulada "al alba", porque esas vidas tan jóvenes fueron segadas en ese momento del día. Aute suele contar que, para que colara la canción en la censura, se dedicó a escribir temas mucho más exagerados para que, por descarte, aprobaran este tema.



A pesar de que advierto mucho revisionismo fascistoide por las rrss, lo cual me espanta, hay algún documento honrado sobre estos hechos. Es una lástima que haya quienes, desde la comodidad del presente, se dediquen a tejer mentiras pestilentes sobre el pasado. Un libro honrado y bien documentado, el de Carlos Fonseca. "Mañana cuando me maten".

Y no olvidemos, por mucho que los nuevos políticos con alma rancia y falsos másteres nos digan que esto es "de la guerra del abuelo", que el franquismo no acabó hace 43 años, que las instituciones no se depuraron, que los símbolos siguen siendo los de la Victoria y que los vencedores establecieron las estrategias "del juego" y se transformaron en partidos políticos para seguir en el poder. Y esto no hace falta que os lo diga yo, lo podéis comprobar vosotros mismos viendo la  propaganda sarta de noticias intoxicadas de sus medios de comunicación.


Salud, conciencia, estudio y paz.

martes, 25 de septiembre de 2018

Hoy hace 33 años

Hoy hace 33 años, el 25 de septiembre de 1985, se produjo un brutal atentado en la ciudad de Baiona, Pirineos Atlánticos. Unos pistoleros se llevaron por delante la vida de cuatro hombres jóvenes. Una acción violenta, como solía ser demasiado frecuente en aquella época, por desgracia.

Cuatro hombres brutalmente asesinados a los que se sigue tratando con una injusticia aún más brutal. Aún miente el estado en atribuir a estos refugiados en Francia, por ser desafectos al franquismo siendo vascos, la pertenencia a ETA. El estado miente a sabiendas. Necesita alargar su pinochesca nariz y acusar a los asesinados de pertenencia a una rama de esta banda que tanto daño ha hecho. ¿Por qué? se preguntarán muchos a los que todo les parece lo mismo porque la tele así se lo ha dado masticadito en un puré, mientras le hacía el avión-cuchara, pues porque no quieren reconocer que fue el estado el que financió otro grupo terrorista, llamado GAL. Necesitan justificar la muerte, si es que un acto tan deleznable  es justificable, alegando la maldad manifiesta de estos refugiados "Son de ETA y a callar" Nada indica que lo fueran, pero ¿Qué importa? Legitiman -¡Toma ya!- la "merecida muerte" de esos cuatro hombres. 



Se acostumbraron a endilgar pertenencia a ETA más a menudo, ya que un par de meses después, en una sesión de tortura insoportable mataron a un chófer de autobús. Se les quedó en el sitio. No resistió. ¿Qué hacer? Convirtieron a ese pobre hombre muerto en el supercuartel de Intxaurrondo en miembro de ETA y nos soltaron la milonga de que murió ahogado en el río. De ese mismo comando inventado por alguien vestido de verde resultó ser un pobre chaval que treinta años después se atrevió a contar la delirante escena en un libro que os recomiendo que leáis.

Y, como podréis leer en este estupendo artículo de El Salto Diario, estas víctimas, porque lo son, de la violencia de aquella época, son de segunda. No tienen derecho a compararse con otras víctimas porque, para los que clasifican estas cosas en este Estado que nos juraban que había hecho una transición modélica y creaban a escondidas grupos terroristas de liberación, estos muertos son ETA porque sí.


viernes, 21 de septiembre de 2018

Por encima del bien y del mal

Rozamos el peligro más extremo cuando, en este país de fábula, pues en una fábula estamos, se aupó al poder al tipo mediocre al cual hicieron creer que era un gran estadista. Su ego creció de una manera desmedida y  creyó a toda esa caterva de aduladores que le lamían las posaderas con tal de agarrar el chollo de su vida para llenar sus faltriqueras sin pensar en las consecuencias, porque las consecuencias les traían sin cuidado.

Y mientras tanto el mediocre que se creía un genio estadista buscaba, como fuera, la aprobación de otro mediocre que también se creía un gran estadista porque suponía que eso estaba en sus genes, ya que papá también fue presidente de la gran potencia mundial del lado capitalista del mundo tras la segunda guerra mundial. Papá tuvo una guerra, y el hijo ambicionaba otra movido por las sugerencias de los interesados contratistas que sólo veían dinero y no muerte.

El pollo rojigualdo, su emblema.


Y así dos peligrosos mediocres imbuidos de un poder que les venía grande se enrolaron en una guerra fomentada por la mentira que sólo trajo más guerras, más atentados, más muerte y más miseria, esto último sólo para la mayoría de la población, para ellos, no, porque se creían superiores a los demás y estaban por encima del bien y del mal.

Y el ególatra de la melena al viento y el bigote menguante cedió el cetro de su poder a otro barbado mediocre sin iniciativa ni ganas de tenerla, mientras él, como ser superior, era llamado a dar clases magistrales en una universidad norteamericana con un inglés nivel alto tipo máster de la Universidad Rey Juan Carlos mientras cobraba una pasta como consejero de una energética que él había privatizado, porque era pública, lo cual había hecho encarecer sus tarifas un 80% al cabo de catorce años.

Llamado a contestar preguntas como cabeza más exhibicionista que visible de un partido político que funcionaba como un sindicato del crimen económico, tuvo la soberbia y la desfachatez de mentir y negar las evidencias, porque para eso él es un ser superior, casi divino, que cree que sus abdominales se han sumergido en la laguna Estigia cual Aquiles.

El soberbio desmelenado se atreve a decir al barbado del cabello recogido algo inconcebible propio de un orate que lleva años sin percibir la realidad "Usted me parece un peligro para las libertades y la democracia en España". ¿Y lo dice el  palanganero de las Azores? ¿Él, que pertenece a un partido que nos condujo a una guerra cruel e innecesaria? ¿Él, que trajo la muerte a los vagones en Madrid? ¿Él, que ha permitido la corrupción y el robo al bolsillo de los españoles? ¿Él, que sigue robándolos por la puta cara marmórea todos los meses en la factura de la luz?

Lo malo de aupar al poder a un mediocre que pierde el sentido de la realidad es que puede hacer mucho daño a sus conciudadanos con sus decisiones de bombero torero. Es un verdadero peligro para su estado, que él cree gobernar con ingenio aunque no pase de engreído y soberbio ceporro, porque es capaz de cualquier cosa, hasta de hacer creer que un polvoriento rincón de la costa levantina es la ciudad ideal para las vacaciones. Aconteceres de fabulosos seres con fabulosa soberbia que levitan por encima del resto de paisanos del país de fábula, pues en una fábula estamos.

martes, 18 de septiembre de 2018

Inquilino vampiro

Voy atabalada, por eso ya no tengo tiempo ni de escribir, y tampoco de leer, cosa que me entristece mucho. El día se me hace corto y parece que lleve pegado un reloj al culo. ¡Lo que me faltaba! Voy tan acelerada que ya ni me fijo en los pequeños detalles, así que el otro día, a toda prisa, cerré las ventanas y bajé las persianas para irme al trabajo después de haber ventilado la casa a golpe de cronómetro.

Cuando llegó mi pareja a mediodía y abrió las persianas, se encontró con un inquilino enganchado en la mosquitera, aprisionado en un estrecho canal entre la persiana y la mosquitera, cosa que no pareció afectarle nada, porque ahí estaba, dormitando y esperando tranquilamente la puesta de sol para revolotear guiándose por los sonidos.

Atrapado en la red.

Si, se coló un murciélago y estuvo la mar de a a gusto. Tanto que repitió pensión al par de días. Le subíamos la persiana al atardecer, para que se largara cuando quisiera y el muy sibarita, como la luz lo molestara, se escondía en la parte alta de la ventana guareciéndose tras las lamas de la persiana, enganchado a la red como un tuitero a jornada completa.

Ni de noche salía, con lo a gustico que estaba.

Boca abajo, sujetándose como un equilibrista, el mamífero alado se pegó unas cuantas siestorras  de esos de pijama y orinal, aunque en su caso, el orinal no le sirve de nada, ya que menudos "regalitos" que nos dejó en el alféizar el muy chupóptero.

En fin, cosas que tiene vivir en la zona.


jueves, 13 de septiembre de 2018

Auto de fe.

Me enteré ayer de la detención de Gullermo Toledo porque lo sigo en una red social y justo antes de ser requerido por los uniformados dejó este mensaje.

En la foto de su perfil, Polonia Castellanos, presidenta de los abogados cristianos.

No sé si estáis enterados de que sobre Guillermo hay orden de detención judicial por no haberse presentado a un juicio al que lo llevó la asociación de abogados cristianos porque un día, este actor se cagó en Dios y en la virgen, vamos, como hacía mi vecino a diario antes de que llegara internet y como hace muchísima gente, aunque a otros les parezca una escandalosa blasfemia, pero, claro, Toledo es muy mediático.

Y, claro, ante lo absurdo del tema, porque es absurdo hasta el paroxismo, una se pregunta si en este Estado laico, pero cada vez menos, en vez de juicios legales al actor lo van a someter a tormento para luego ser presentado en un auto de fe en plaza pública. 

Y si no se retracta de sus palabras, será quemado en la hoguera por hereje y blasfemo.

Resulta que me dio por ironizar sobre el tema en las RRSS y contar esto mismo, lo del auto de fe de la Santa Inquisición. A la gente normal le hizo gracia, algunos hasta me recomendaron que no diera ideas, pero llegó un pavo que me espetó:

   Juli Gan  otra enteradilla... Fuiste al colé?
Pues, no, al "colé" no fui, al cole, sí, pero eso no me lo ha preguntado. 

En fin, que sólo hay dos cosas que sacar en claro: Una que, a pesar de ser un Estado laico, la fuerza de la iglesia más fundamentalista no es nada desdeñable, por desgracia, cosa que nos ha de pesar. Y dos, que el nivel educativo, de colegio religioso, estoy segura, es tan deplorable que no me extraña que en este país las mentes sean tan sencillas de manipular. Hasta hay que recurrir a comprar másteres de saldo en el mercado negro de las influencias, imagínate.

lunes, 10 de septiembre de 2018

Opinión pública manipulada

Me repito como el ajo, pero es que hay algo que apesta en todo esto. La crispación generada por unos y otros sólo resuelve que la gente se polarice, se atonte y pierda la objetividad. El otro día estuvo ese tuercebotas de Rivera, que aspira mucho a ser un prócer, pero que le falta de todo para ello, en la TV3 soltando sus perogrulladas habituales atreviéndose, como suele hacer, a afirmar cosas sin probarlas. En cuanto le preguntaban cosas para las que no tenía una respuesta honrosa salía con lo de la manipulación del medio. Debe ser porque en el resto de medios generalistas de nivel estatal, tanto públicos como privados, a él lo sacan haciendo lo que sea, porque nos lo tienen que hacer familiar y de casa, ya sea hablando de fúrbol o manifestando esa importante disputa que llevamos años soportando en este país: La tortilla de patata con o sin cebolla.

Que TV3 manipula, pues claro, pero no más la EITB de los jeltzales, la TVG de los peperos gallegos, el Canal Sur de los sociatas de Díaz, o que RTVE, que en su época de emepunto se vestían de negro para denunciar las censuras peperas en el medio pagado por todos, que diría el aspirante. Y con esto no quiero empezar el "y tú más" sino proclamar que Rivera tiene una jeta pasmosa, que en todas partes lo tratan con guante de seda porque le están allanando el camino a ser cargo, aunque le ha salido un gemelo competidor: Casado. Dos niños neocons con un discurso deplorable que sólo están ahí aupados por los empresarios para que nada cambie, sólo que dos jovenzuelos con pinta de cuñaos se turnen en la potrona de la Moncloa. (Que Dios nos ayude).

El río revuelto trae a estos merluzos para ganancia de los que ponen las cañas.


Y mientras el personal en esta Españita pierde el tiempo soliviantándose por lo satánicos que son los catalanes, que son el enemigo, o la maniobra de ese rojo de Sánchez de sacar los despojos del sátrapa de ese monumento a la megalomanía de Cuelgamuros con tal de mancillar el recuerdo de la victoria de la guerra, no piensa en que los altos cargos venidos de la política que cobran un pastón en las energéticas nos están subiendo la luz o nos imponen el impuesto al diésel, porque no pasamos tanto por la gasolinera y eso no se puede tolerar. Entre esto y que se nos acaba el contrato laboral de este verano que ya se extingue, y hay que esperar a la campaña de navidad para volver a cobrar un sueldo. Nos atontan con mierdas mientras ellos sí nos manipulan.

Y nos "informan", pero nos deforman, contándonos que los inmigrantes que saltan la valla vienen a quitarnos nuestros trabajos, a violar a nuestras mujeres y a vivir de las ayudas que a nosotros nos niegan, porque todos se compran un iphone en su casa regalada en cuanto tienen la primera subvención (Tópicos clásicos de ayer y hoy)

El país rebosa de gente que se ufana de no haber leído un libro en su vida, de carecer de espíritu crítico y de estar de acuerdo con el poder para tener la sensación, por una puta vez en su vida, de estar del lado del ganador, sin ganar lo que gana él, claro. Si esto no es manipular y atontar a las masas para controlarlas mejor, ya me explicaréis.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Dragones domésticos

Domingo al final del atardecer. Mi pareja está en la cocina adelantando la comida de mañana, alcanza el salero de cerámica y lo trae hacia sí, y, de repente, lanza un alarido de sorpresa que me sorprende hasta a mí. ¿Qué pasa?, pregunto alarmada temiéndome lo peor, que la CIA nos haya puesto un micro, que los rusos nos hayan colado un dron-insecto o que los de Ciudadanos vengan a domicilio a intentar lavarnos el cerebro, pero, no, no es nada de eso.

Una salamanquesa se ha colado desde fuera y se ha quedado al calor de la pared orientada al sol del oeste. Vivimos a dos pasos del campo, y esto es de manera literal. Es habitual encontrarnos salamanquesas de noche trepando por la terraza para jalarse los insectos que pululan alegres e incautos.

Trepando hacia el techo

La muy escurridiza se cuela detrás del microondas. Una vez pasado el susto razonamos que esta mascota incluso es buena ya que se come los bichos que entran a casa por las ventanas...Bueno, como ella misma.

Ejemplar de la terraza.

Por la noche la descubro en el fregadero al ir a dejar los platos de la cena, así que le echo encima el paño de la cocina, la agarro con mucho cuidado y la intento depositar en el alféizar de la terraza, y la tía, en cuanto abro la mano de la ligerísima presión que ejerzo sobre el trapo, pega un salto y se escapa, como tiene que ser.

lunes, 3 de septiembre de 2018

El facherío es la canción del verano

¿Os habéis fijado en la intoxicación mediática? En todas las cadenas generalistas alarman a la población describiéndonos agresiones e intolerancias de unos contra otros, pero no al revés. Este fomento de la alarma social para captar incautos que se preocupen sólo por la ruptura "nasioná", las exhumaciones de sátrapas genocidas o las invasiones de violentos africanos que viajan ligeros de equipaje pero con cal viva en los bolsillos para arrojársela a los pobres guardias que llevan las porras para buscar setas por el bosque, pero no de que le suben el recibo de la luz, que se va al paro porque la creación de empleo sólo es estacional, que los que han robado en la administración se largan sin devolverlo o que quitan los coches diésel porque con estos no se acude tan a menudo a la gasolinera a pagar combustible y sobre todo impuestos con el rollo de que contaminan más que los de gasolina, pero menos que los aviones comerciales que salen cada cinco minutos del aeropuerto o los enormes buques transoceánicos que transportan mercancías de China o turistas en masa. Me vengo arriba y me pierdo.

Pidiendo taxi

Se está poniendo de moda ser facha. Los que lo eran vivían callados esperando que no fuera una vergüenza creerse un ser superior y mostrar toda su miseria ideológica, pero mira tú por donde, cada vez hay más analfabestias con las neuronas justitas para pasar el día que se muestran orgullosos de alzar el brazo, de aunarse como si fueran un rebaño borreguil y gritar consignas a favor de la dictadura, de las jerarquías, del poder de los ricos, clase a la que no pertenecen, de la supremacía varonil y de la verdad de un Dios sólo de la iglesia católica.

No hay más que oír, para la vergüenza más absoluta, a ceporras vocingleras insultando a todo lo que le viene en gana haciendo gala de la más amplia de las ignorancias o a cretinos que no saben ni pronunciar correctamente ese castellano que tanto reclaman en lugares donde hay otras realidades lingüísticas que se enriquecen mutuamente; esos que afirman sin sonrojo que ellos deciden quién debe robarles.

El ridiculizador facha ridiculizado:



El fascismo goza de buena salud, para desgracia de la humanidad, y se está imponiendo a débiles mentales gracias al enconado esfuerzo de los medios de comunicación pagados por esos poderosos a los que les beneficia tanto imbécil que cree en lo natural de las jerarquías emanadas de la última victoria.

Qué asco me empieza a dar parte de Españita. ¡Ojo! no España ni su gente, sino esa Españita que se cree con la exclusividad de serlo, que reclama el fascismo, que muestra abiertamente su odio fratricida, que se alegra de que siga habiendo cunetas llenas de muertos y que desea todo el mal, incluso la muerte a quienes no son como ellos. Esa gente me da algo de miedo, porque sólo tienen la fuerza de la violencia, pero sobre todo me dan ASCO.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Serie National Geographic, hoy, el castrense pedigüeño.

Está en la reserva porque hace muchos años ya que es un anciano, pero sigue guardando un rictus marcial y cierto deje mandón a la hora de hablarte. Llegó a subteniente dentro del escalafón de hombres, sobre todo, y pocas mujeres que visten de verde y van por parejas con un escurridor de fregona del revés en la cabeza. Pretendía valerse de su rango castrense para tener privilegios a la hora de ser visitado por el médico, a lo que, la administrativa del lugar se valió de su rango civil de "me importa una mierda" dicho de buenas maneras para tomar nota mental y no llamarlo si había un hueco antes, por cenutrio.

El señor está casado con una buena mujer, muy simpática, que no se comprende cómo lo aguanta después de tantos años, pero a pesar de su estado civil, además del militar, el hombre babosea dentro de sus posibilidades y la administrativa siente una mezcla de asco-pena. Un buen día el subteniente le preguntó.

  - ¿Y de dónde eres?
  -  Del País Vasco- Al tío le cambió el rictus a ¡alarma, terrorista!
  - ¡Qué pena! ¡Con lo simpática que eras!
  - ¿Que era? ¡Que no me he muerto!


En el fondo, una se sentía aliviada porque quizá esto alejaría a este pelmazo durante una temporada, pero llegó el día en que este tipo venció a sus prejuicios -una lástima- y se atrevió a ir más allá:

  - Oye, pues si vas a tu tierra ¿por qué no me traes una bota de vino de las tres z de Pamplona?- Boquiabierta sin saber reaccionar.

Ejemplar.


Se lo encontró la semana pasada por el passeig y él, ni corto, ni perezoso se acercó y le preguntó:

  - ¿Has ido por allá arriba?- mientras ella sopesaba si se refiere al polo norte.
  -  Para mi desgracia, no.
  -  Pues cuando vayas, a ver si te acuerdas de mi bota. - Y daba evasivas a la par que componía su mejor sonrisa de esfinge mientras pensaba, claro, tío, como tú te acuerdas de darme el dinero para que te la compre.

Es la fauna que habita en este lugar la que la hace especial.

martes, 28 de agosto de 2018

Manipulación mediática e incautos que se lo creen todo

Una de las claves del éxito para conseguir adeptos con un sentido crítico nulo gracias, sobre todo, a las excelencias de un sistema educativo para producir animales semovientes y de un fomento de la estulticia generalizada gracias a los grandes medios de información dirigidos por psicópatas en las que prima lo audiovisual, no sea que con lo escrito la gente le coja el gusto a la lectura. Así, entre esto y que nos llega mierda, digo, "información" veraz por las redes sociales, difundida por seres confundidos como el eterno aspirante, Rivera, de las que apenas leemos el titular tremendista, sin hacer caso de la noticia entera, ya estamos compartiéndolo, estamos creando cretinos que se lo creen todo. Y, como voceros principales, tenemos a esa gentuza del partido naranja que hace tiempo que desenterró el hacha de guerra hacia los que van de amarillo.

Y así, Inés Arrimadas, que hace la cosa más ininteligible del mundo, que es denunciar la confrontación creando confrontación, sigue inflando el bulo de las hordas independentistas agresoras. Los medios generalistas, no sólo los de Catalunya, sino los de nivel Estatal que incitan a la violencia anticatalana invitando a los paisanos de otras regiones a fomentar su propio odio contra Catalunya, aunque lo único catalán que hayan visto en la vida sea una botella de anís del mono, que es de Badalona. Y luego sale la gente en Cádiz cantando el "a por ellos, oé", porque apalizar gente el 1 de ocubre no era violencia y la noticia de la nariz rota que te han mandado al whatsapp, sí, y si  no, mira:

Que luego alguien se dedique a contrastar la información y que deduzca con su inglés escolar que la foto pertenece a una luchadora de lucha extrema del estado norteamericano de Ohio es poco probable y la gente ya se habrá calentado contra esos putos catalanes a los que hay que apalizar porque es inconcebible que ellos lo hagan ¡Urg, urg!, ya me he quedado exhausto de pensar esto.

Si buscáis la agresión en Google, las primeras páginas serán de medios derechistas que fomentan el odio y la confrontación y lo hacen por puto interés, porque no hay nada que de más votos que el victimismo. Hay que rascar un poco para encontrar algo más de chicha y leer que la discursión subió de tono, que el agresor la llamó "extranjera de mierda", según una parte, y que la agredida propinó una patada en los testículos al agresor. Ella parece que no va a denunciar, él, sí.



Hay otras, por si esta no cuela, como la sufrida por un anciano en Oliva. Lamentable, sí, pero ¿hay algo que no sepamos? Hasta el propio el País, nada sospechoso de catalanista, desdice al Abc y a los voceros como Rivera que perdió el culo por tuitear el hecho con insana intención.




A río revuelto, Ciudadanos está desesperado por echar la caña y pescar cientos de merluzos que serán carne de cañón mientras sus dirigentes aspiran a cosas mejores.

jueves, 23 de agosto de 2018

El Rancho.

Me da vergüenza, pero últimamente sólo alimento mi blog de pequeños sucesos que me ocurren ya que no puedo ahondar con calma y holganza en otros temas de actualidad. Quizá sea motivo de alivio para más de un visitante que chasquea la lengua con reprobación cuando me lee y mis opiniones están en las antípodas de las suyas. Otros, quizá, a lo mejor, echan de menos mis diatribas creadas en un momento de puro esparcimiento. Es lo que hay, sin embargo, puede que dentro de poco despotrique contra las prisas peperociudadaneras por mantener al sátrapa del Ferrol enterrado en un mausoleo que es la vergüenza de los países que dicen llamarse democráticos.  Sí, amigos, este párrafo empieza y acaba con vergüenza.

Venga, al lío:

Hoy me he quedado a deglutir, más que tomar los alimentos de manera reposada, en el comedor de personal de la empresa donde trabajo. Es jueves, y como suele ser habitual los jueves, en muchos lugares  que todos frecuentáis, suele haber paella. Por lo general me toca quedarme los miércoles a comer, porque lo impone el horario y los miércoles no suele haber mucha gente  a la hora en la que aparezco por allí. Hoy, jueves, estaba más concurrido ¿Sería por la paella?. Los segundos me matan,  así que suelo elegir dos primeros:  Un salmorejo con huevo y jamón picado y la ración de paella marinera. Una paella atroz. Posiblemente le reste algo de gracia el que ya estuviera tirando a fría. Una lástima de paella. Hace un par de meses nos zampamos, en familia, un arroz en el Deltebre. Nada que ver con el decepcionante plato del mentado cereal con sepia y mejillones de hoy.  

Una ración de paella fría.

Mira que me gusta el arroz y casi podría comérmelo hasta con Nutella, pero el bajón que me ha dado hoy al probar ese guiso desaguisado (Por favor, Juli Gan, podrías mejorar este léxico tan infame como esta paella) a punto ha estado de provocarme el llanto.

Sí que estoy en horas bajas que ya os cuento hasta mis ultimas aventuras alimentarias en el lugar donde me afano por puro interés crematístico. En fin, qué penica de "tó".

Por lo menos, el salmorejo estaba bueno.

martes, 21 de agosto de 2018

Terracita de verano

Salimos ayer tarde por eso de que este anómalo verano tiene días de todo tipo y lo mismo abrasa el sol que diluvia con intenciones apocalípticas o corre un desapacible viento que anticipa el otoño. Además con estas vacaciones vespertinas poco se puede hacer ante la impertérrita realidad laboral matutina. Sí, amigos, cual hípster que añora lo vintage, barbas y patillones incluidos, yo también me acerco a la otrora realidad setentera del pluriempleo temporal.

Rollos aparte, salimos a disfrutar del ambiente raruno de esta minicuidad desierta por el éxodo playero agosteño y decidimos refrescarnos con una cerveza en un bar que ha adquirido una nueva regencia de sonrientes orientales, como casi todas en estos últimos tiempos de la hostelería. Sacan unas medianas empañadas por el brusco cambio de temperatura, cosa que te hace desearlas con premura y la salivación propia de los perros de Pavlov, y mientras se lo agradeces con un shié-shié de su tierra, ellos, obsequisos te sacan un plato de patatas chips.

Quizá en un pequeño bol no huirían...O sí.

Pero el viento juguetón lanza una ráfaga a traición mientras el camarero planta el plato en la mesa y tres patatillas huyen del montón. El camarero raudo y veloz, las pesca de la mesa y las vuelve a posar sobre el montón del plato. La única reacción es la de nuestras caras que rompen a reír, por no llorar de asco, cuando el camarero, inmutable, se larga tan campante.

Obviamente, depositamos las patatas en el cenicero y nos damos a la apetecible bebida helada.

viernes, 17 de agosto de 2018

La reina del soul nos deja

Entramos en una gran superficie dedicada a la venta de chismes electrónicos escapando de la tormenta que se desataba sobre nuestras cabezas. Mientras recorríamos los pasillos buscando impresoras por el hilo musical sonaba ella. Me sorprendió escuchar varios temas de su repertorio en lo que parecía ser un homenaje póstumo. Ayer, en aquel megacomercio de electrónica en el que nos refugiamos de la tormenta sonaba la voz potente y enérgica de Aretha Franklin.

Y escuché "you make me feel".




Y "Think".




Sonó "I say a little prayer"




Y, por supuesto, "respect".



Descanse en paz la dama del sonido Motown.

jueves, 9 de agosto de 2018

A vuelapluma

Estamos en agosto, un mes en que la mayoría de las actividades, excepto la turística, se ralentizan. En mi caso, por motivos laborales paso menos por aquí de lo que me gustaría. Apenas encuentro el momento para hacerlo y si lo hago es robando minutillos a otros quehaceres. Espero volver con más frecuencia por aquí, porque os puedo asegurar que lo echo de menos. En fin, cosas de la vida "modenna".

No hay nadie porque falto yo, que no estoy.

No sé si el calor nos afecta a todos por igual, aunque no creo que esta sea la culpable de que la judicatura se porte de una manera tan parcial y mezquina con las mujeres víctimas de maltrato y agresión sentenciándolas severamente o aplicando la indulgencia a sus agresores. En fin, ya suponéis, la alta judicatura está formada por carcamales ultrarreligiosos, misóginos, clasistas, favorables al patriarcalismo y a las rancias costumbres nacionalcatólicas. Duro a la gente humilde e indulgente con los corruptos bien posicionados en la catenaria ascendente de mando.

Hablando de posicionados en la catenaria ascendente de mando. Como os figuráis el "sin papeles de máster" no sólo no va a dimitir sin vergüenza alguna, sino que, encima, va a sacar pecho de su hazaña, quizá, si me apuran, se hayan buscado alguna preclara lumbrera estudiantil que esté redactando los trabajos perdidos a contrarreloj para presentarlos como los encontrados frutos del máster. Los negros académicos siempre han existido, pero estos peperos no habían pensado en recurrir a ellos. Ese es el futuro dirigente que nos espera: Joven "preparau" sin pruebas de ello con un discurso deplorable fruto de la negligencia académica de la que, está claro, carece. ¿Cómo vamos a decir a la juventud que estudie si para colocarse no hace falta?


sábado, 4 de agosto de 2018

Tranquilo sabadito de agosto

Primer sábado de agosto. Mi pareja y todos sus hermanos han decidido ir a pasar el día a Andorra ¿Para escapar de este agobiente calor? Msí, bueno, puede ser, pero no paseando por las montañas, sino yéndose a chupar el fresquito de los centros comerciales, cosa que a mí me tira menos que nada. Mi sobrina quinceañera tampoco es que sea una fanática de pasearse por los hipermercados así que le envío un whatsapp para que, cuando se despierte, me llame y la pase a buscar.

Me meto en el coche y saco un CD que pone "mixed". No me suena de nada pero diría que la desastrada letra es la mía. Y subo la calle mientras Rihanna nos cuenta que no puedes estar bajo su "umbrella, ella, ella, eh, eh, eh" ¿Cuánto tiempo lleva este CD en el coche?

Esos cedés huérfanos que hay en la bandeja de la puerta del coche.

La cosa mejora, porque cuando recojo a mi sobri, que está aburrida, pero ha tenido la brillante idea de traerse un libro (Es una avezada lectora, y yo me alegro mucho por ello), Janis Joplin lo da todo cantando "piece of my heart". Pues sí que estaba mezclado el CD, sí.

En fin, nos queda toda la jornada de sofocante calor por delante. Habrá que buscar una buena sombra.

martes, 31 de julio de 2018

Canícula

Dicen las meteorólogas que se avecina una ola de calor. Por estas fechas yo no sé diferenciar una ola de calor de un sofocante clima de pleno verano normal, corriente y, sobre todo, moliente. Mis poros siempre han sido gandules, no tiendo a licuarme, pero esta mañana, aún temprano, era capaz de empapar la camiseta, hale, como si hiciéramos honor al refrán de los deportistas "pofesionales".

¿De qué se sonreirá el Lorenzo?

Con estas temperaturas hasta me meto a gusto a trabajar con el clima regulado por aire acondicionado. No soy nada fan de estos cacharros que reparten frigorías como si no hubiera un mañana. Menos mal que, gracias a la deidad qué más les guste y al señor que montó los aparatos en este humilde lugar donde me hallo, la implacable ola refrigeradora no me alcanza. Eso sí, mantiene fresco el ambiente, aunque los ordenadores, la centralita, la impresora, etecé, etecé, consiguen crear un microclima a mi alrededor, así, en una especie de guerra entre máquinas.

El vendedor de cupones de la entrada, qué cachondo, dice que ojalá le toque la lotería para poder irse a la playa. No sabe ná.

jueves, 26 de julio de 2018

Pasaiako herritik dator notizia (Llega una noticia del pueblo de Pasajes)

Ayer fue día de Santiago apóstol. Fiesta grande en Galiza y en muchas zonas por donde pasa la ruta jacobea, que si no era tradicional, se inventa y ya está. Hasta de la Polinesia se puede hacer una ruta., ¿Por qué no?

Como mi lugar natal se halla en el menos conocido camino de la costa pergeñado de villas y ciudades con advocaciones del santoral por eso de dotar de religiosidad los puntos de recogida nocturna del peregrino, honrar con fiestas al que dicen algunos que duerme el sueño eterno en Compostela es muy habitual. Astigarraga, pueblo de tradición sidrera que se libraba de las mareas del litoral tiene hasta su ermita de Santiago en su Santiagomendi (Monte de Santiago). Creo que esto ya lo conté hará unos cuatro años.

Pasaia, esa curiosa villa troceada por un fiordo meridional, pasa su verano sumida en fiestas. Si empieza por San Juan, en su distrito de Donibane (Que quiere decir "San Juan"), sigue el de San Pedro, San Fermín en Antxo y el Carmen en Trintxerpe. Si a estas añadimos la festividad de San Luis de Herrera, La Magdalena de Rentería y el Santo Cristo de Lezo, nos dará el resultado de todo el santo verano de fiesta en fiesta. Pero abundan otras festividades no propias como Santiago, el 25 de julio y San Ignacio, seis días después. Y viva la vida.

Xenpelar, que fue un esmerado bertsolari de la vecina Rentería, improvisó unos graciosos versos sobre un susto que dio un becerro al escaparse el día de Santiago en el pueblo de Pasaia. Años después la cantó con un toque hillbilly el recordado Mikel Laboa.  No me resisto más y la cuelgo aquí, letra y traducción incluida.





Pasaiako herritik dator notizia
zezen bat izan dala jenioz bizia
kantatutzera noa bistan ikusia
alegratzeko triste dagoen guzia.

Santiago eguna Pasaian seinale
ailegatu eztanak egin beza galde
hasieran jendia zezenaren alde
azkenean etziran arrimatu zale.

Gure Pasaia beti sonatua dago
errapin gabe ezta urte bat igaro
hurrengoan jarriko dituztela nago
barrera hestuago edo zezena handiago.

Torillotik atera zuten lehendabizi
bei zar bat gidaria bandera ta guzi
arrapatzen zuena purrukatzen hasi
azkenean kanpora plazatik igesi.

Hiru komertziante plazatik kanpoan
poxpolo ta barkillo labana tratuan,
pareta egon arren hamar oin altuan
panparroi pasatu zen putzura saltuan.

Hoiek horrela eta gehiago ere bai
lurrean ziraldoka egin zuten lasai
ezkonberriak eta zenbait dama galai
zezenaren mendian etzuten jarri nahi.

Plazatik itsasora salta da igeri
adarrak besterikan etzuen ageri
bakerua begira bere zezenari
eserita jan ditu hiru libra ogi.
----------------------------------------------------------
Del pueblo de Pasajes llega una noticia
de que ha habido un toro de genio vivo
voy a cantar lo visto
para alegrar  a todo el que está triste.

El día de Santiago en Pasajes día señalado
el que no estuvo puede preguntarlo
al comienzo todo el mundo se arrimaba al toro
al final no había tanto valiente.

Nuestra Pasajes siempre ha tenido fama
no pasa un año que no haya cosas curiosas
para el próximo año pondrán
la barrera más cerrada o un toro más grande.

Al primero que sacaron del toril
con una vaca vieja de guía con banderas y todo
empezó a arrasar todo lo que se le ponía por delante
y al final se escapó de la plaza.

Pilló a tres comerciantes que estaban fuera de la plaza
vendiendo cerillas y barquillos,
aunque la pared tenía diez pies de alto
lo saltó fanfarrón hacia el pozo.

Como estas hubo y muchas más
 revolcones por el suelo
los recién casados y varias damas elegantes
no querían ponerse en el monte del toro.

De la plaza al mar ha saltado a nadar
y no se le ven más que los cuernos
el vaquero mira a su toro
mientras se zampa sentado tres libras de pan.



Hasta otro ratito.

miércoles, 25 de julio de 2018

Los guiñoles

De aquí a cinco años estamos matándonos unos a otros dado el mal rollo, no sólo estatal, sino mundil que hay. La mezquindad del ser humano no tiene fronteras, irónicamente.

Pero voy a volver a hablar, no de la radicalización supremacista que estamos sufriendo a nivel mundial, sino lo que pasa en este pequeño reino heredado de un general, y más concretamente, vuelvo al tema de cómo nos perfilan un líder joven, bien parecido, que mantiene su ideología al pairo y que lo único que le importa es acaparar poder.

Esta vez Sánchez o Rivera se libran, aunque entran dentro de la categoría. Volveré a hablar de Casado. Una pena que no me guste hacer apuestas, aunque me temo que los de Wiliam-Hill no me hubieran aceptado mi pronóstico de victoria pepera para este máster "of iunivers". Aunque no me cansaba de decir aquí que SSS (la aspirante de Rajoy) se iba a comer una bosta. ¿Por qué?

Líderes nacidos en los 70, como Macron. Iglesias no cuenta.


Por tres razones fundamentales: La primera es que era la continuidad del mediocre de Rajoy, y su bochornosa salida no la ayudaba en nada; la segunda es que aún todavía ser mujer sigue siendo una desventaja para liderar, oh, sí, cuñados que insistís en que el feminismo es desigualdad y que ya tenemos un 8 de marzo, ¿Para cuándo el día del machurilo?. La ciudadanía conservadora de este país, de derechas de toda la vida, desconfía de que una mujer pueda dirigir nada. No somos la Gran Bretaña de los 80 y nadie se acuerda de que aquel país funcionaba, con guerra malvinera victoriosa y todo, gracias al empuje de dos mujeres; y la tercera y no menos importante, sino todo lo contrario, Pablo Casado se ve respaldado por el extremismo derechista más cazurro y exaltado. ¡Si hasta lo apoya ese diosecillo ególatra llamado Aznar! Con el caballo de batalla, o jamelgo famélico, de que España se rompe, que es lo que motiva a tanto afecto al régimen pepero, Casado ha conseguido arribar al poder.

No es que le de importancia a su victoria porque ya se encargan los medios en intentar acostumbrarnos a su imagen como un victorioso líder. Su imagen, que no su discurso renqueante y torpe. Tres varones caracartones aspiran a ser los que dirijan el cotarro de este país que se rompe de pura negligencia por parte de sus dirigentes. Dentro de unos años, no dirigirán ni su comunidad de vecinos, si es que queda alguna.

lunes, 23 de julio de 2018

Publigasolinera

El depósito de combustible de vacía con asiduidad, así que hay que ir a llenarlo convenientemente. La gasolinera más barata es la de un supermercado local con su tarjetita de puntos y descuento 2x1. Así que paras el coche en un surtidor de autoservicio, porque manipulas tú las mangueras, introduces las tarjetas correspondientes siguiendo las indicaciones de una voz varonil que te va diciendo lo que tienes que hacer, nena.

A extinguirse, como los videoclubes.

Y, oh, sorpresa, debajo de los marcadores electrónicos del precio y los litros que van entrando al depósito hay una pantallita que se enciende. Una voz, esta vez femenina, te ennumera las ventajas de tu supermercado amigo y lo mucho que trabaja para que tú compres barato y de confinza. Y te tienes que tragar el anuncio como si fuera publicidad del youtube antes de ver lo que deseas porque hasta que no se acabe el publirreportaje, el expendedor de combustible no se pone en marcha.

Y entonces, una se pregunta: Si hay que apagar la radio del coche y es mejor no usar el móvil cerca de los surtidores de gasolina ¿Una pantalla encendida dando anuncios del supermercado que regenta la gasolinera integrado en el propio surtidor, es realmente seguro? ¿Nos toman el pelo? ¿Encima tenemos que aguantar la publicidad por arañar unos céntimos miserables en la adquisición del carburante?

Alucinada me he "quedau".

jueves, 19 de julio de 2018

El partido degeneracionista

El país se rompía y había que hacer algo. Unos cuantos jóvenes de familias bien, de esas que habían heredado las dotes de mando de los vencedores en aquella infausta guerra, decidieron que era hora de tomar relevancia política y presentaron un nuevo partido, un eslogan, un color, un logotipo innovador y el respaldo de muchísimas empresas de peso de amigos y familiares.

El partido  se autodefinía como regeneracionista, o, lo que es lo mismo, que se afanaba por devolver a primera fila los rancios valores de unidad patria, valores conservadores, ultraliberalismo en lo económico, división clasista, supremacía racial y segregación de género. Ahora sólo había que convencer a los inevitables electores de que su modernidad chapada a la antigua era lo mejor y que si otrora estas ideas habían funcionado, para sus creadores, sobre todo, bien podía repetirse el esquema, aunque perjudicara a las clases trabajadoras y a las mujeres de toda condición. Pero con un poco de maquillaje, hasta incautos e incautas de futuro más que incierto los sustentarían en las urnas.

El caballo de batalla era la unidad territorial. Había que fundamentar la fraternidad de todos los habitantes del país. Se dedicaban a repetir con ahínco este abrazo fraternal. Un abrazo fraternal que no se creían ni ellos, pues, mientras suscribían dicha unión fraternal en su discurso, a la tercera frase ya volvían a despotricar de todas aquellas identidades no uniformes con su pensamiento.

Degeneracionistas vestidos como sus abuelos. La chica, como en las pelis que no pasan el test de Bedchel, está por la cuota de paridad de la que tanto discrepan en la intimidad.


Su discurso se desdecía en dos segundos. Llamar a la igualdad fraternal para, acto seguido, echar la culpa de todas las desgracias a los rompedores de la nación, a los que hablaban otros odiosos idiomas, o a los que pensaban de manera crítica. Su discurso incongruente demolía su afán de cohesión en hermandad patriótica.

Y allá se presentaron, en las elecciones, con la ventaja que da tener la pasta de los empresarios y los medios de información de su parte, poseer a la ciudadanía idiotizada gracias a un denodado esfuerzo por lobotomizar su sentido crítico en las escuelas y encontrar al electorado más abúlico del mundo incapaz de sentir curiosidad por saber qué dirección va a tomar la política de estado sobre sus derechos y libertades.

Y ganaron, aquellos que abogaban por la unidad de un estado que juraban que otros rompían y cuyo líder sólo veía españoles mirara donde mirara. Irónicamente fue la rabia contenida de los miembros y simpatizantes de su partido los que acabaron por romper el país. Promulgaron leyes inconcebibles sobre prohibiciones de idiomas, vetos a identidades y expresiones culturales despreciadas por el centralismo regenerador, leyes retrógradas sobre el cuerpo de las mujeres, leyes que beneficiaban a los empresarios y maniataban a la clase trabajadora. Ellos, que querían regenerar el país degeneraron su salud ciudadana y su vitalidad.

El partido degeneracionista. El partido que pretendía salvar el país y acabó hundiendo a sus paisanos. decían que era por la patria, pero no tenían otra patria que sus propios culos forrados y sus compatriotas no significaban nada.

Ya no hubo nada que hacer. El país se rompió definitivamente de tanto usar su nombre.

martes, 17 de julio de 2018

¿Transiqué?

No pueden colarnos por más tiempo ese hermoso cuento de "la transición modélica" en la que algo cambiaron para que todo permaneciera igual, a lo Gattopardo. Esa bonita fábula que todo el mundo quería creer con fervor. Y no hay más que leer las noticias para ver que eso es así.

Estos sanfermines pasados se cumplieron cuarenta años de la irrupción de la policía armada en Pamplona al grito de su mando "¡No os importe martar!". Y no les importó. Mataron a un joven e hirieron a muchísima gente. Días después, en las protestas ciudadanas posteriores murió otro joven en la cercana ciudad de San Sebastián. De aquello, por supuesto, no hubo depuración de responsabilidades. Las muertes salieron gratis. La policía es la misma. Agredían, hasta la muerte, en los más infortunados casos, en los 70 perifranquistas, en los 80 felipistas, en los 90 aznarianos y en el siglo XXI seguimos igual, zumbando a la gente en Catalunya, por poner un ejemplo, de una manera salvaje sin que nadie reciba el mínimo rapapolvo, no ya una sanción. Cuarenta años después de lo de Pamplona, por mostrar pancartas alusivas a aquellos crímenes impunes, no se le ha ocurrido otra cosa a las autoridades que citar en comisaría, con lo que ello implica, a los dueños de los balcones donde lucieron tales  carteles de "contenido calumnioso". No tiene fundamento, claro, sólo es una maniobra para amedrentar. No pueden tolerar que la gente siga protestando por aquellas muertes sin castigo. Todo esto hay que agradecérselo a esa oleada vintage que recorre este reino constitucional de indivisible unidad de destino en lo universal y olé.

Pancarta de una calumnia grabada de la radio de la policía de aquel día.

Y no acaba aquí, ya no es que se amenace descaradamente por unas pancartas, ya no es que una policía represora que se pasó con el plomo no tolere los recordatorios y pretenda seguir imponiendo correctivos, que puede, porque el cuerpo de policía jamás fue depurado a la venida de la democracia y sus mandos seguían siendo los mismos, sino que en la rocosa sierra de Madrid, los herederos del régimen manifiestan actitudes fascistas totalmente incompatibles con una democracia -Spain is different, queridos- y allí no hay reprobación alguna, ni citaciones por fomentar el odio anticonstitucional ni nada parecido. Todo lo contrario, gozan de el beneplácito del poder de facto. ¿Que no es el real? Chi lo sa?.

Nostálgicos pidiendo un taxi. 

Y no pasa nada, porque que cientos de personas se manifiesten el el vallejo pidiendo taxis al unísono y prietas las filas, recias, marciales, a los que detentan el poder gatopardesco no es que les parezca mal, es que puede que hasta les provoque una lagrimilla de nostalgia.

Ya veréis mañana, que es su día de celebración y orgía.

lunes, 16 de julio de 2018

El reino de los súbditos amaestrados

La última cortesana del reino del emérito ha hablado, y, como no es súbdita de esta monarquía impuesta por decisión testicular antemórtem, ha dicho lo que le ha salido de los reales sitios. Y, claro, a los muy inocentones les ha sorprendido y a los que no lo son les ha indignado y a los monárquicos de raigambre les solivianta que se aireen las vergüenzas de su familia coronada, pero no porque sean falsas, y hay que correr a desacreditar a esa fulana de rancio abolengo, sino porque demuestra que la realeza, en cuestiones de pasta, demuestra maneras de aprovechado concejal de urbanismo de villorrio turístico.

España del pelotazo en el que los pobres soportamos y consentimos porque no queremos ver.


Urdangarín, que es culpable, ciertamente, pero también el eslabón más débil por ser plebeyo, es el que paga los desmanes que "pudiera haber hecho" su familia política.  Y digo pudiera haber hecho porque es peligroso decir ciertas cosas en este reino si no perteneces al bando de los herederos de los vencedores. Urdangarín pasa su condena recluido en una cárcel cómoda de mujeres con un módulo sólo para él, y, seguramente, está prestando sus servicios a la casa de su suegro. Él no es nadie dentro de la intangibilidad de su familia política y le toca pagar el pato sin pringar a los demás y, de todos es sabido que al rey emérito "lo abdicaron" porque después de su lío en Botswana, con rotura de cadera incluida porque hay "deportes" que ya debe practicar con moderación debido a su edad, había que sacarlo antes de que explotara el escándalo, que no es, ni de lejos, la conocida sucesión de favoritas reales.

Hasta la constitución lleva el escudo de la España fascista con su águila de San Juan, su yugo y sos flechas falangistas.


En un reino en que pocos súbditos quieren ver la realidad, porque esto no pilla de sorpresa a los más críticos con la jefatura del Estado, va a ser tarea difícil que los más incautos despierten ante el sopapo de las verdades. Pequeñas noticias indicaban ciertos aspectos siempre contados con prevención y timidez, por miedo a acabar maniatados, condenados y amordazados por la ley homónima.

Ahora, claro, para salvar el honor nacional los más recalcitrantes de entre la prensa más lameposaderas bombardearán con noticias sobre el comportamiento nada recatado de la cortesana, como si con eso se ocultara que el rey emérito se ha hecho una fortuna a base de su posición privilegiada e intocable porque lo dice la Costitución. ¡Qué pena de país que hará más caso a las lucecitas de colores que a la verdadera noticia!

jueves, 12 de julio de 2018

Carencia pedestre

Aprieta la canícula y hay que buscarse un calzado adecuado para que los pies no sufran. Así que armada de valor y de diniero con que pagar, me adentré en la primera zapatería no sin antes elegir del muestrario del escaparate unas sandalias que me gustaran y que, sobre todo, fueran cómodas. Y pido por ellas a la solícita dependienta que asiente con la sonrisa pero cambia a gesto contrariado cuando le pido un número cuarenta y uno. "No, lo siento, de ese número no nos queda nada". Supongo que será cosa de las rebajas veraniegas.

Pruebo en la siguiente zapatería y vuelve a repetirse el mismo caso. Algo insólito que nunca me había pasado. ¿Podría ser que las mujeres que calzan el 41 hayan acudido en tromba todas a la vez a comprarse sandalias y me haya quedado sin el par por ir tarde? ¿O tal vez se deba a que no somos mercado suficiente y, directamente, pasan de traer mercancía del 41 porque las mujeres de este pie pasamos de las sandalias?

No contenta con eso voy a una gran superficie de ropa deportiva, más concretamente "el gato largo" (Thecatlong), donde otras temporadas me he encontrado cosas muy majas, como por ejemplo unas comodísimas sandalias "Columbia" que me duraron más años que las pilas al conejo de "Duracel". Las Quechua, que no han pisado los Andes en su vida, no me acaban de gustar, pero hay unas "Merrell" guapísimas y en rebajas. Pero sólo hasta la talla 40. Está visto que o me cerceno las falanges pedestres o me aguanto. Y el joven bisoño con peto del gato largo nos dice que ni siquiera hay números 41 para pedir por "intenné".

No, no son estas, pero era mi opción B, y para el norte, que ni pintadas.


No me había pasado nunca esto de no encontrar calzado, ni aunque fuera a precio de caviar iraní, ni las "columbia" a "nollegaasetentaeurosporuncéntimo" quedaban de mi número. Pero, sí, al final, encontré unas, tras mucho buscar, en una zapatería del centro comercial. Ahora esperemos que no me hagan daño, con lo princesita que he resultado. Válgame el dr. Scholl.

martes, 10 de julio de 2018

Invasión de clones

Por mucho que lo mire, no encuentro la diferencia. Son idénticos. No-tan-jóvenes treintaañeros vestidos con sobrios trajes de chaqueta y corbata, a la vieja usanza de sus padres y abuelos, porque el hábito hace al monje y el traje al político de rancio tufo neocon.

Hablan con hastío fingido de la guerra del abuelo, y afirman con asqueo teatral que eso ya está pasado, pero se niegan a aceptar las leyes de memoria histórica que debieran haber existido desde que ellos eran inocentes criaturas en pañales, porque, muy en el fondo, su posición social de partida se debe a lo que sus abuelos pescaron en su hedionda victoria cainita. Hasta en eso se asemejan, y no sólo ellos, sino todos los "triunfantes" políticos de su ideología céntrica por la derecha de su generación.

La invasión de los clones

No hay cómo diferenciarlos, varones blancos supremacistas al dictado de lo que mande el gran capital que tienen afán por comerse el liderazgo de la derecha de centro sin más valores que los del Ibex35, sin más ideología que la del pelotazo y sin más oratoria que cuatro lugares comunes para engañar a los tontos de baba y a los que creen que España se rompe aunque no calculan cuánta culpa tienen estos bisoños alevines de tiburón ultraliberal.

Casado y Rivera, tan idénticos, tan vacíos de contenido, tan anodinos, tan madelmanes de corbata y peinado clásico de caballero. Se miran en el espejo de Macron y sueñan con ser los trinufadores de sus mediocres carreras políticas en este reino, por designio general, cuya calidad democrática es tan deficiente como el aparente talento de los clones.

domingo, 8 de julio de 2018

Pamplona, San Fermín, hace 40 años.


Pamplona, 8 de julio de 1978. Acaba la corrida de toros de aquel sábado, como hoy. Varios miembros de una peña sanferminera saltan al ruedo portando pancartas a favor de la amnistía y la liberación de presos de las cárceles franquistas. En las gradas, división de opiniones, unos aplauden, otros silban, pero a los pocos segundos sólo se oye el coro unificado del respetable gritando "¡San Fermín!, ¡San Fermín!" porque la fiesta es la fiesta. Todo se calma. Sin embargo, a continuación se abre la puerta grande y comienzan a entrar grises disparando sus armas (La policía armada que hoy se llama "nacional" y ahora va de azul). El público lanza las almohadillas en las que se sentaban. Una lucha desigual, balas, pelotas de goma y botes de humo contra almohadillas. Hay un total de siete heridos por bala.

La policía entrando a saco en una plaza llena

La ciudad es tomada por la policía y por las calles de Pamplona sólo se oyen sirenas y disparos. Algunos jóvenes levantan barricadas ante la indignación de que la policía, aún franquista, reviente la fiesta. No tarda en producirse una víctima mortal, miembro de una peña, que se llama Germán Rodríguez.


Con toda la cantidad de turistas que vienen a celebrar los sanfermines, pillados en medio de las batallas, estos huyen despavoridos. Muchos pamploneses abrieron sus casas a los sorprendidos transeúntes que se vieron en medio de la batalla campal. Hay varios testimonios en un libro que se publicó poco después que se tituló "¡No os importe matar!". ¿Por qué ese título? El comandante de la policía lo dijo así por radio en medio de labatalla.

¿Qué pretendía la policía?

No se investigó, claro, pero se decía que había elementos que habían venido a reventar la fiesta llevando camisetas alusivas a la amnistía, pero siendo miembros parapoliciales.

El hoy condecorado ministro de gobernación, el franquista Rodolfo Martín Villa, salió en los medios alegando chulescamente que si se habían producido víctimas en Pamplona era porque "lo nuestro serán errores, lo otro son crímenes".


La indignación popular determina que se monte una huelga general, sobre todo en el País Vasco. Los gobernadores provinciales, franquistas hasta la médula, no lo pueden tolerar y despliegan a la policía. En las manifestaciones de repulsa de la ciudadanía hay otra víctima de bala en San Sebastián, se llamaba Joseba Barandiarán.

Policía chorizando el Rentería, Guipúzcoa, aprovechando las algaradas

Ahora me incluyo yo en la narración. Tenía 4 años y estaba en el pueblo de mi madre en las fiestas. Se suspendieron y volvimos a San Sebastián porque mis padres consideraban que el asunto era muy grave. En mi barrio, como en otros, hubo una manifestación. Mi recuerdo nítido de mis cuatro años es que, con el gentío de la manifestación pasando por el puente sobre la autopista, la policía, debajo, empezó a disparar para dispersarnos. Y corría con mi madre que empujaba el carrito de mi hermano de 11 meses mientras ella gritaba a la vez "¡Que hay niños pequeños!"

Pamplona reivindica 

Vuelvo al tema general. Nunca se investigó. ¿Para qué, si los que lo llevaban a cabo ya sabían por haber participado? A la ciudadanía sólo le quedaba especular, aunque con buen tino. Se estaba redactando la constitución y a algunos no les hacía ninguna gracia que Navarra tuviera siempre a mano la opción de formar una Comunidad Autónoma unida a las provincias vascas de la parte de España. Eso soliviantaba a algunos. La ultraderecha también la había liado a tiros en Jurramendi, Estella, contra sus incómodos y mal avenidos camaradas de la guerra, los carlistas.

Germán Rodríguez era del LKI, partido comunista

También se especula con que, asesinado el comandante de la policía de Pamplona pocos meses antes por parte ed ETA, el nuevo comandante, Fernando Ávila, venido de la legión y voluntario para el cargo, había venido para "darle un escarmiento a esta ciudad tan rebelde". Y vaya si así fue.


Libro "Euskadi. ¡No os importe matar!" donde se relatan los hechos.

Murió un joven,  hubo 150 heridos y se suspendió la fiesta, pero al comandante Ávila no le pasó nada aunque berreara por la radio de la policía esto: "Repeled lo que nos están haciendo estos 200 o 300 hijos de la gran puta. Defended el área, cojones, defenderlo ahí como sea. Dad la vuelta a la plaza, preparad todas las bocachas y tirad con todas las energías, lo más fuerte que podáis. No os importe matar"


Esosí, ni a él ni al ministro, el mismo que hará unos días fuecondecorado como adalid de la democracia por el monarca Felipe VI. Un adalid de la democracia franquista al que le importó muy poco que el fascismo matara. Tan poco que los crímenes quedaron impunes.