Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 8 de noviembre de 2018

Toparse a Bábel en cada libro


Lo que son las cosas, mantengo la lectura al mínimo. Leo una misérrima parte de lo que solía no hará mucho. Tan poco que sólo he leído tres libros el mes de octubre. Lo que es curioso es que dos de estos tres libros, que, por cierto, son algo antiguos, hacían referencia a Isaak Bábel, escritor ruso, y su libro caballería roja. Dos escritores de lenguas latinas, uno brasileño y el otro español, hablando de caballería roja y de Bábel, el desgraciado cuentista protegido de Gorki que fue detenido durante el estalinismo y sucumbió, no se sabe cómo,  en algún terrible gulag.

Ejemplar de la editorial sevillana Renacimiento.

Ambos ensalzan la manera literaria de este escritor de cuentos y nos “homenajean” caballería roja transcribiéndonos  pasajes de este  que cuenta historias, quién sabe si autobiográficas, de un grupo de cosacos a los que perteneció Bábel, siendo curioso encontrar un cosaco con gafas y de origen hebreo.

Bábel, el cosaco, en la guerra.


Bábel fue un escritor importante que tuvo la desgracia de no caer bien a los jerifaltes del estalinismo en su época más dura y no sólo enviaron al pobre cuentista a un gulag sino que hicieron desaparecer sus libros, su obra, y casi su nombre de la literatura rusa y quemaron, dicen, su última novela.


Primero leí la edición reciente que Txalaparta publicó de Vastas emociones y pensamientos imperfectos, un libro del brasileño Rubem Fonseca escrito allá por 1988 en el que cuenta las vicisitudes de un curioso director de cine que quiere filmar una versión de caballería roja en Alemania.  A esto se suma la extraña muerte de una bailarina de carnaval, la aparición de unos diamantes y algún misterio sobre Isaak Bábel, con pasajes de su libro incluido.

Novela del brasileño Rubem Fonseca


El siguiente libro que decidí echarme a los ojos, fue una de las novelas negras escritas por Juan Madrid, concretamente grupo de noche, una de las historias de Toni Romano, ese gran personaje castizo que se movía por los decadentes garitos de ese Madrid que iba desapareciendo con la transición hasta la del pelotazo a lo “España va bien”.

Novela del malagueño Juan Madrid

Grupo de noche fue publicada en 2003, quince años después que la novela de Fonseca. En esta entrega de las vicisitudes de Toni Romano, exboxeador, expolicía y ya hombre maduro, descubre, por mediación de un amigo escritor, a Isaak Bábel y no puede dejar de leer sus cuentos de Caballería roja de los cuales nos habla con prolijo entusiasmo.

Bábel poco antes de ser arrollado por Stalin.

Leo las novelas de Juan Madrid con gusto porque son amenas y tienen chicha. Se leen con gusto si no tienes tiempo porque en una tarde puedes acabar con ella y quedarte satisfecha. He aquí mi sorpresa , que justo después de leer a Fonseca, Madrid también habla de Bábel y glosa textos enjundiosos de caballería roja.  Dos libros con quince años de distancia en el tiempo, uno en portugués otro en castellano, y los dos ensalzan a Bábel, nos cuentan su triste final, nos transmiten su admiración por el estilo literario del ruso y nos regalan párrafos de su libro.


 Ahora sólo falta leer al original. Salud y buen fin de semana.

No hay comentarios: