Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 3 de mayo de 2012

La internacional

Estoy leyendo un montón de obras concentracionarias (De campos de concentración nazis, vaya) Ahora tengo entre manos un sesudo trabajo de un norteamericano, David Wingeate Pike, titulado Españoles en el holocausto. Es un compendio de vivencias muy bien estructurado. Pues bien, narra un acontecido gracioso: Un grupo de españoles van a trabajar fuera del KL de Mauthausen (Austria) y para amenizar el camino, que se lo hacen a pata, se ponen a cantar. Eligen la internacional, y así van caminando mientras corean: "Arriba parias de la tierra, en pié famélica legión...." Cuando llega un kapo español y les dice: "Mejor que no cantéis eso si no queréis que os den una paliza los guardias" y contesta un miembro del coro "¡Si no se enteran, que cantamos en español!" A estos nadie les había explicado que la melodía de la internacional se llama así por algo.

La cantera de Mauthausen y sus esclavos.

15 comentarios:

farala dijo...

jajjaaaaaa hace poco escribí sobre la internacional, en vena comica, pero en otra onda,

http://blogdefarala2.blogspot.com.es/2012/04/down-memory-lane-el-organillo.html

Pena Mexicana dijo...

Pobrinos... espero que al menos la paliza les adormeciera algo :(

Candela dijo...

Eso, y la melodía también estaba en otro idioma? Pobres!

El Chouan Ibérico dijo...

En materia de música militar y de himnos todo es muy curioso.

Así la canción de "los partisanos rojos" tiene la misma música que "A la Glorie de la Patrie" que era un himno de los ejércitos blancos.

"La Marsellesa" tiene su versión vendeana y realista.

La propia "Internacional" tiene dos letras, una comunista y otra anarquista.

La musica del himno de los Marines fue una canción carlista de la III Guerra.

Y finalmente una anécdota:

Hace unos años en unas maniobras de la OTAN que se realizaban en Alemania se terminó con un desfile con bandas, tambores, cornetas y demás fanfarrias militares, al desfilar las tropas españolas, estalló el escándalo...

Varios oficiales alemanes se dirigieron bruscamente a los españoles gritándoles "¿Pero qué setan tocando ustedes?"

A lo que los sorprendidos mandos alemanes contestaron sonrientes "Pues... nuestro himno de ingenieros".

Lo que pasaba es que el himno de los ingenieros del ejército español tenía la música del himno nazi.

Lamentablemente la incultura musical impidió a los mandos españoles decir que estaban tocando el himno de ingenieros que tenía por música una melodía popular vienesa titulada "urmelodie" compuesta en 1865 por Peter Cornelius.

En cualquier caso parece común a todos los himnos tener varias letras, varias versionse, varios autores y terminar siempre discutiéndose en los tribunales por derechos de autor.

Salud y Amistad.

chris dijo...

Pobre gente, al menos se animarían algo cantando...

Juli Gan dijo...

chouan ibérico: Pues tiene usted razón. Pero esto de los préstamos musicales se ha dado siempre. Es muy curioso. Hasta en el cascanueces de Tchaikovski he llegado a oir una melodía de danza suletina llamada "satandantza". Sobre las canciones populares hay miles de préstamos, y de las militares, también. El Oriamendi, sin ir más lejos, era una partitura abandonada por un compositor de las tropas liberales que se encontraron los carlistas en el campamento capturado. Otras marchas militares, como la misma marsellesa, debería ser bien entendida por quienes la cantan, porque no he escuchado cosa más sangrienta y violenta que esa canción que pide a la gente que se levante en armas con estandartes sangrantes. Otras, como el alemán, es un popular himno de iglesia protestante, con otra letra, claro.

ISA dijo...

Es curioso que tengas tanta afición a este tipo de lectura, tan dolorosa. A mi me acojona una poco. Por ejemplo, me cuesta horrores leer algo sobre nuestra guerra civil, es como si la hubiera vivido ayer mismo y no la viví, claro está, aunque si la durísima postguerra.
A propósito de tus lecturas, clica en mi nombre y verás lo último que he leido sobre el tema (más o menos).
También es curioso que estoy leyendo, acaba de salir en bolsillo, "Las huellas imborrables", de Camilla Läckberg en la que el muerto es un historiador especializado en la II Guerra Mundial y filonazi

Pena Mexicana dijo...

siiiiiiiiii Juli, lo ue dices del himno de Alemania es algo que iba a comentar... cada vez que ganan algún título deportivo y comienza a sonar su Himno en mi cabeza resuena:

"Gracias dad a Jesucristo por su sempiterno amor, alabadle santos todos, él es nuestro salvador..."

Anda que con lo difícil que es y yo tenerla en la cabeza...

Juli Gan dijo...

ISA: Me lo apunto. La literatura "concentracionaria" es un género en sí mismo. Primo Levi, Imre Kertesz, Semprún, Pons Prades, Mariano Constante, Neus Català, Mercé Núñez, Montserrat Roig (Que hizo una obra increíble)...Y en España, que también hubo lo suyo, la misma Mercé Núñez (Cárcel de Ventas) o Eduardo de Guzmán, entre otros. Yo no lo llamaría "afición". Me interesa lo que en ellas se plasma porque el ser humano puede ser lo peor sobre la tierra.

PENA MEXICANA: Claro, guapa. ¿De quién te crees que saqué la idea sino de ti? Que me lo habías comentado alguna vez y lo recordaba. Desde luego, la letra la encajaron a martillazos, seguro.

Alson dijo...

No puedo con ello. Es superior a mis fuerzas!!!

iTxaro dijo...

vamos que "porsiacaso" no cantaré en ningún acontecimiento (bueno las canciones sanfermineras si, que aunque tendrán versión "seria" no pasa nada)

ISA dijo...

Se me olvidaba: http://www.libros-literatura.com/inicio/memorias/la-estepa-infinita

La autora fue deportada a Siberia. No era un campo de concentración, pero se le parecía mucho.

Es un libro que me ha parecido extraordinario por la escritura y la narración.

Juli Gan dijo...

ISA: El otro día quise entrar en tu blog para ver tu post del libro, y no me dejó. Te contesté ayer, pero no sé si se publicará. Los gulags stalinistas no difieren gran cosa de los nazis. Quizá solo que duraron más tiempo porque al "padrecito" Stalin nadie se lo impidió. Aquí fue gracias al libro de Solzhenytsin que se supo de ellas. A Siberia mandó a miles de personas, algunas, tan comunistas como él, pero que eran sospechosas de no ser de su cuerda. Por ejemplo a Margarette Buber-Neumann, que escribió un libro llamado "Prisionera de Hitler y Stalin", la mandaron a Siberia a pesar de su probado amor al socialismo y luego, porque Stalin y Hitler hacían negocios, la entregó de prisionera a los nazis. Estuvo en Ravensbrück hasta su liberación. Ella era alemana y se quedó en occidente. A los rusos de los campos nazis, por no haber muerto, Stalin los envió a gulags siberianos.

El Chouan Ibérico dijo...

Al respecto de su último comentario y a tenor de sus ultimas elecciones literarias, le recomiendo el libro "Gulag" de Anne Applebaum que vendían el mes pasado con la revista "Historia y Vida".

No es un gran libro, pero da una imagen bastante aproximada de como era el régimen represor soviético con especial dedicación a la época Stalinista.

Personalmente opino que existen concordancias, paralelismo y semejanzas entre todos los estados totalitarios del mundo... aunque hay quien dice que Stalin era a Hitler lo que Lenin a Mussolini.

Este paralelismo queda muy bien reflejado en el "Museo del Horror" que existe en Budapest donde se exhibe las atrocidades de los "Cruces Flechadas", junto a las atrocidades del periodo comunista... Es un museo muy interesante, que por cierto esta en la antigua sede nacional del movimiento fascista "Cruz Flechada", que posteriormente fue utiliado como sede de los Servicios de Seguridad Hungaros durante la época comunista.

Salud y Amistad.

Juli Gan dijo...

CHOUAN IBÉRICO: Gracias. Me apunto el libro.