Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 2 de mayo de 2012

Pacto de buitres

Juré que iba a pasarme una temporadita sin escribir sobre la tormenta que se nos viene encima y los que nos niegan los paraguas y chubasqueros, pero no puedo. Me solivianta tanta caradura de los poderosos. Parece un pacto, y no precisamente de caballeros, sino de buitres o ratas o hienas hediondas, que se dedican a enriquecerse a costa de la miseria de millones de personas. Un jefe del Estado que se dedica a cazar elefantes por el día y conejos por la noche que desprecia el mal momento que pasan sus súbditos por "dedocracia". Un yerno que va a salir impune después de haber chorizado pasta a raudales por eso de no "meneallo", ya que si se hace, puede caer alguien más importante y no hablo de la hija duquesa. Un montón de malversadores que hacen el negocio de sus vidas quedándose con partidas y comisiones de fondos públicos aliándose en sociedad con delincuentes probados. Miles de empresarios que piden EREs para ahorrarse un pico, aunque sean falsos, a los que no les infunde lástima que sus trabajadores vayan malgastando el subsidio mientras trabajan por cuenta de su empresa un día sí y otro no. Otros que se frotan las manos y otros apéndices de la entrepierna pensando lo barato que les va salir miserabilizar los sueldos de quienes les hacen engordar el bolsillo. Un montón de directores de cajas de ahorro privatizadísimas que se fusionan con la alegría de una orgía porno autoadjudicándose indemnizaciones bárbaras y pensiones lujosas mientras prejubilan y congelan el sueldo a cincuentones y echan sin miramientos a empleados más jóvenes. Unos gobernantes que mienten como cabrones y aprietan nuestros cuellos a la vez que vacían con presteza nuestros bolsillos mientras nos amenazan con la faca de Albacete jurando que es por nuestro bien....



Y juré que iba a estar un tiempecico sin hablar de todo esto, pero cada vez me cabreo más. Ya sé que lo que explico está más que sabido, pero la rabia no me deja razonar de otra manera. Vamos a terminar pidiendo la sangre de los que se llenan los bolsillos, y lo peor es que no me va a dar pena.

8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Canalicemos nuestros miedos, ¿pero quien lo hace?.

Un abrazo.

Alson dijo...

Querida JuliG, ¡¡¡lo que hace falta es gritarlo a los cuatro vientos!!!!
Y sí, es un pacto entre caballeros(humanos), los animales no son tan rastreros.

Muchos bss para compensar el cabreo.
(Que de momento son nuestros y hacemos con ellos lo que nos da la gana)

Jose Luis Forneo dijo...

Es lo logico. El capitalismo es el sistema de las mafias organizadas, asi que el crimen y el delito son la norma, y la justicia su salvaguarda... Muchos años nos han engañado con la estafa de la democracia capitalista, pero como dice el refran, la primera vez que tu me engañes la culpa será tuya, pero la segunda, ya será mia...
Saludos

cereza dijo...

Pero lo sorprendente sigue siendo que la resignación cristiana siga haciendo el efecto que hace.

La cristalización de la obediencia en las mentes que sigue evitando la rebeldia. Tenemos más miedo a desobedecer que a ser esclavos.

ISA dijo...

No te quemes, Juli. La cosa caerá por su propio peso, y que dios nos coja confesados.

Pena Mexicana dijo...

Lo peor es que no eres la única y que un pueblo que no aprende de su historia está condenado a cometer los mismos errores.. otra guerra civil? te prometo que no me extrañaría aunque si me dolería en el alma que un país al que he comenzado a querer se viera envuelto otra vez en una batalla entre hermanos por no saber desradicalizar posiciones. La derecha en este país es como de "malos malísimos" de opereta, pero con poder! que susto, por Dios!

Núria dijo...

Precisamente en eso estaba yo,en callarme,porque es un empezar y no parar...a veces me planteo que coño les estoy enseñando a mis hijos cuando me esfuerzo en que no mientan, se esfuercen,respeten...¿a que les estoy enseñando,a que sean unos pringados?joderrrr!

Sirvi dijo...

A mí tampoco me dará pena (la misma que le damos nosotros a ellos, mira tú si me va a dar pena o no).