Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 16 de mayo de 2012

El fascismo que viene

Lo siento, pero vuelvo todo el rato a lo mismo. ¿Rato? ¿He dicho Rato?. Mi padre me ha contado que los de Bankia le dicen a la gente que esté tranquila, que tienen dinero para Rato. En fin, luego me preguntan de dónde saco yo tanto chiste malo. Me viene de herencia. Volviendo al tema. La ultraderecha ha subido en Grecia y en Francia. Aquí ya se sabe que también ganó esa derecha con careta de centro, y que la ultra tiene tribuna vocinglera en el TDT party. No hay más que ver "Interlobotomía". Lo malo del momento es que van ganándose la confianza de los desesperados.

Echando un ojo al pasado nos enontramos con que hace 80 años cayó una "similarmente igual" que diría el personaje de Manuel Manquiña en Airbag. La bolsa neoyorkina hizo crack y se abrió un abismo a los pies de los desheredados de la tierra, que eran y somos muchos. Durante los años 30, y mira que duró, el desastre económico de los EEUU arrastró a todo el mundo. ¿Qué es lo que trajo? Ya os lo podéis figurar. En Alemania, que entonces era conocida como República de Weimar, llevaban quince años pagando la factura de la primera guerra mundial, amén de haberse visto obligada a ceder los territorios de Alsacia y Lorena y la rica cuenca del Ruhr a belgas y franceses, estos, sobre todo. La humillación de tener que pagar, la pérdida de la riqueza y la crisis descomunal hizo que un pequeño partido de excombatientes, que jamás había pensado en pasar de ser regional, creciera y creciera y se llenara de fanáticos seguidores. Me refiero, claro está al NSDAP  que lideró Hitler, otro excombatiente de la Gran Guerra.

No sólo sucedió en Alemania. En muchos países surgidos del desmantelamiento del imperio Austrohúngaro, también nacieron movimientos similares. En Italia, un exsocialista, hijo de socialista, llamado Benito (En castellano original, porque su padre se lo puso en honor a Benito Juárez) Mussolini, había fundado con anterioridad algo igual.

España, que es diferente, había mandado a hacer puñetas al rey y según había elecciones daba bandazos entre izquierda o derecha. Como ahora más o menos. Había una serie de partiditos minúsculos y ridículos como las J.O.N.S., las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica,  la propia Falange, que era un grupillo reducido compuesto por estudiantes exaltados y taxistas, movimientos como la Garra Hispánica, y algún partiducho más que no cabía en la coalición C.E.D.A. Antes de que Franco, que era la hostia, porque iba por las iglesias bajo palio, se dedicara a atarlos en corto juntándolos con los tradicionalistas en una amalgama inconcebible que tuvo un par de episodios letales entre Begoña y Montejurra por eso de que no se puede mezclar el agua con el aceite, no eran nada significativo.

Martínez, el facha, personaje de Kim, de El jueves. Cada vez más cerca del poder.

La guerra les dió un espaldarazo y todo el mundo se puso una camisa azul, a pesar de lo que opinaran. Pero ya he dicho que Spain is different. Sin embargo situaciones desesperadas como las de los años 30 y las de ahora hacen que la ultraderecha gane adeptos, votos y poder. Como no abramos los ojos, un día de estos nos encomtramos a los de Democracia nacional, el AUN, la media docena de Falanges, el partido de Anglada, España 2000 o Nación y Revolución, juntándose y poniendo al frente al exacerbado de Ynestrillas.

Las modas vuelven, y estos del brazo tieso, también. Cuando notéis que se dispara la venta de desodorante sobaquil, ya sabéis quienes estarán cogiendo el timón.


10 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

La historia se repite.

Un abrazo.

Lenteja dijo...

Sí Juli, mi barrio cada vez tiene más pintadas ultras ( de descerebrados que no saben ni escribir y repiten consignas ) Lo comenté la semana pasada y me llamaron exagerada... No vemos lo que no queremos ver/pensar/analizar...
Besos.Lenteja

Candela dijo...

Juli, miedo me da ese paralelismo que venimos observando. El crack y todo lo que siguió. Parece que la historia se repite.

Núria dijo...

Qué añadir a lo que dices...bueno,quizás que la "catalanofobia" se está extendiendo también,y que de aquí a poco me veo hablando en castellano so pena de ser ajusticiada"

ISA dijo...

Pienso exactamente como tu y cuando lo expreso a quienes me rodean siempre me dicen que cómo se nota que soy andaluza: por lo exagerá. Y esto es lo más fino que he oido.
Por eso siempre he intentado "mantener" la memoria histórica pero es que la gente o es muy burra o muy ignorante, y en este caso estoy pensando en mis propios hijos que no entienden o no quieren entender que se tienen que preparar para un futuro no muy halagüéño.
Comprendo que son (relativamente) jóvenes, que tienen la preocupación de su propia vida (pareja, hijos, trabajo, hipoteca...) pero yo me pregunto ¿no se puede meditar de vez en cuando en dos cosas a la vez?.
Tengo, dicho francamente, miedo al futuro. No por mi misma. Tengo ya más vida detrás que delante, pero si que me asusta pensar en los que quiero y en lo que los espera como no se produzca un milagro.

ISA dijo...

Por cierto Juli, está en bolsillo EL LECTOR de Bernhard Schlink

Igual te interesa

emejota dijo...

Magnífico análisis Juli, lo bordas. Bsss.

Alson dijo...

La historia se repite porque somos muy cíclicos y estúpidos.
Por si se contagia llevo un reloj de un quintal para no poder levantar el brazo ni una miaja

iTxaro dijo...

de eso mismo hablé con mi amiga el otro día al comentarle lo radicales que están estos curas jóvenes.

está pasando en la sociedad, en los jóvenes, en la política, con los curas.... joeerrrrrrrr

cereza dijo...

No es que vuelvan, sencillamente estaban hibernando.
Creo que era Machado quien decía que el pasado sigue aquí.