Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 16 de enero de 2013

Todo tenía un precio

La noche de fin de año, todo aglomeración. Gente alegre ataviada con gorros de fantasía y balanceando botellas de cava  se acerca hacia la plaza. Lleva dos horas lloviznando. Hay una cafetería abierta, así que pensamos guarecernos de la lluvia y esperar un rato bebiendo. Dentro del local todo está lleno, hasta la barra. En las mesas un montón de guiris de varios continentes y de todas las edades está cenando tarde platos de pasta y raciones de pastel. Bueno, extranjeros son tanto los clientes como los camareros, creo que somos las únicas nativas del lugar. Una mesa se queda vacía y caemos sobre ella. Los camareros pasan indolentes y no recogen nada. Después de una eternidad un camarero, arrastrando los pies, toma nota de nuestro pedido: una caña y una coca-cola.

La cafetería, hasta la bandera.

Al cabo de otra eternidad trae las bebidas junto con el platillo de la cuenta y dice "Son diez euros". Como allá todo el mundo pasa de recoger nada, tenemos hasta la carta de precios en la mesa y la miramos. Por lo que pone, debería cobrarnos por los dos vasos de plástico 5'10 €. Él, que está al tanto de nuestro mosqueo se explica "A partir de las 12 de la noche los precios no tienen que ver con la carta", y nosotras: "¡Pero si son las once menos cinco!" y "El libro de reclamaciones". Y él huye diciendo "Voy a preguntarle a la encargada", eso sí, se lleva las cartas, no sea que algún guiri esté escuchando, nos entienda, y le de por mirar el sablazo.

La encargada viene, le contamos el "conflicto" y nos saca la cuenta correcta, haciendo desaparecer la de los 10 € con la maestría de un prestidigitador. Yo entiendo que currar en nochevieja es un fastidio (Alguna vez yo también lo hice), pero ni es culpa nuestra, ni es tolerable el abuso. Supongo que el resto de los guiris pagó con creces.

12 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

A eso se llaman sinvergüenza, solo una cosa, luego hablamos de los políticos y de los banqueros, no voy a decir que todos somos iguales, pero casi, así nos va.

Saludos

bekiddo dijo...

joeeeeer

me parece muy jodido trabajar en la hostelería, me duele mucho ver que hay muchos negocios cerrando y otros pasándolo verdaderamente mal, pero que también hay otros que han abusado, abusan y seguirán abusando, éso es una verdad como un piano de cola

Jei dijo...

recordemos que este país se vanagloria de la llamada "picaresca". Loemos a los ladrones.

.... asco de país.

ROSA M. dijo...

Si es que todo se pega menos la hermosura!!!!

ISA dijo...


Yo reviso todas las facturas de restaurantes desde que era "poco fino y muy cutre", jejee, porqe ahora ya es más normal y algunos euros me he ahorrado

Candela dijo...

A río revuelto la picaresca está servida, por los que hagan un simpa...

Siempre suya dijo...

yo también lo reviso todo. Me pongo hasta las gafas. Así y todo, creo que muchas veces me tangan.
Me jode que con los sueldos de miseria que pagan a los camareros, con el cutrehorario que tienen, encima pongan los precios que ponen.
Grrrr...

miotrawoman dijo...

Hay gente con mucho morro y desverguenza..... lo qe nos hace ser desconfiados y mirarlo todo... Tendremos que tener 100 ojos con todo!!!

Gabs dijo...

En lo viejo lo han hecho siempre con los gabachos

iTxaro dijo...

Te tomaron por guiri!!! jajajjaja

ari dijo...

Cierto, os tomaron por guiris... Hay que ver la poca vergüenza de algunas personas!

Alson dijo...

¿Y nos sorprende que nuestros políticos hagan lo que hacen?...
No debería!!!