Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 14 de enero de 2013

Del país de "los miserables"

Me deja pasmada ver la repercusión que ha tenido la convocatoria contra la aprobación de la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo en Francia. Un país en el que se supone que las fuerzas religiosas, por estar diversificadas, son menos fuertes, pero no, estaba equivocada.

Cuesta entender que haya tantos centenares de miles de franceses que acudan a mostrar fehacientemente su rechazo a la aprobación de una ley que, en el fondo de sus "metomentódicas" vidas, no les vaya a afectar en absoluto. Más de la mitad de los franceses están en contra de las uniones civiles, y muchos más en contra de la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, lo cual es sorprendente viniendo de un país culto, desecularizado y europeo.

La sociedad "antigay", tomando la calle

Resulta que los cuatro ultracatólicos, los cinco ultraprotestantes, los doce ultramusulmanes y el único ultrahebreo del país, unidos a más de un grupúsculo ultrafascista han hecho piña para lograr esta muestra de "retrogradismo" sumo y de chafarderismo pueblerino, y lo peor es que han arrastrado a muchísimos franceses contrarios a esta ley, que hacen mucho ruido. Han conseguido llenar autobuses y hasta varios trenes TGV de la SNCF (AVEs de la RENFE gabacha) para protestar por París.

Los medios españoles que cojean del pie que el foro de la familia ayer se mostraban eufóricos y alegres. Supongo que el político catalán ese que ahora no quiere dimitir, a pesar de que apostara que lo haría, estará encantado con la protesta francesa, porque para él la quisiera y por ella pide en cada misa diaria.

Me da mucha pena que un país como Francia esté más llena de retrógrados que la propia España. Ni que les afectara personalmente. Porque ¿Les afecta personalmente lo que hagan l@s vecin@s homosexuales?

La realidad con la que sueña el foro de la familia

Ahora que está de moda la película, sacada del musical, sacada de la obra de Víctor Hugo, que es una novela en la que cuenta con mucha indignación, el maltrato que sufren los desheredados dentro de una sociedad despiadada y egoísta, veo que esta sociedad realmente no ha cambiado tanto y que Émile Zola tenía mucha razón al acusar de tanta hipocresía a la sociedad y al ejército francés por condenar a un pobre militar de una manera tan injusta. Francia y los franceses tienen estas cosas tan desoladoras.

13 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

El mismo pasmo me produjo a mi.

Emilio Manuel dijo...

Según escuché habían acudido a la manifestación más de 900 buses que por 50 personas son más menos 45.000 personas, redondeemos a 100.000 mil personas, teniendo en cuenta que Francia rondan los 67 millones de habitantes, tampoco hay que asustarse, aunque a mi me ocurrió como a ti, en un principio, me sorprendí que en un país laico hubiera tanta "chorrada", pero está claro que la iglesia, ante el empuje de la derechona, quiere su tarta del pastel.

Un saludo

maslama dijo...

Francia (y muy especialmente París) tiene un aura desenfadado y liberal en el resto del mundo, y muy especialmente entre los españolitos por nuestra historia reciente, pero pensando dos veces en ello lo cierto es que no es la primera vez que se dan este tipo de repuntes en el país vecino. Por poner un ejemplo, no hace tanto que expulsaron de sus fronteras a los romaníes, sin mayor repercusión entre la población francesa, ¡y luego hablan horrorizados de la expulsión de musulmanes y judíos de la península! pues la misma maldad, sólo que llevada al siglo XXI, ¡viva la solidaridad y la conciencia social!

besos,

antonio alza albistur dijo...

Estando de acuerdo con Emilio en cuanto a la cantidad de gente, no puedo menos que pensar que diez personas ya me parecen demasiadas para una protesta de estas características. Me encuentro igualmente sorprendido, pues viviendo a distancia de paseo, siempre pensé que esos de al lado eran muchísimo más liberales, no analicé nunca su supuesto liberalismo; si lo hiciera tal vez descubriría una sociedad mucho más encerrada en sus costumbres y creencias.
Desde fuera, ahora, su postura ante los homosexuales me recuerda a la de esa gente que dice darle igual, que dice tener un amigo gay, que dice que es normal, ya sabes...

Candela dijo...

Vamos, que la Liberté, la Egalité y la Fraternité son solo palabras.

bekiddo dijo...

hago click en "me gusta"

Nosu dijo...

En todas partes cuecen habas. Queda mucho por hacer, incluso en los países en los que pensamos que no deberían pasar este tipo de cosas.

Ayer leía que en Grecia grupos neonazis, reparten comida a los más desfavorecidos, y en España también se ha hecho, así ganan votos. Así que tendrán sus artimañas para fletar tantos buses...

A mí lo que más me asusta, es que son miles de jóvenes que piensan así, por decisión propia o porque les hayan lavado el cerebro.

chris dijo...

De acuerdo en todo lo que dices Juli.

Debo ser muy radical porque yo cogía a todos estos manifestantes y les aplicaba un pequeño electro shock, a ver si así acababa con la neurona que les hace cortocircuito.

Besos

pepa perez perez dijo...

Suscribo tu post, qué eso suceda en el mismo país que grito eso de
berté, égalité, fraternité....Parece que la sociedad y la humanidad retrocede a grandes pasos....
Un beso

La Gazza Ladra dijo...

Es sólo la punta de iceberg y Francia una simple muestra de la verdadera mentalidad del ser humano....
EN la gran mayoría de los países la homosexualidad sigue siendo un estigma, e incluso penado con la muerte en muchos de ellos. No nos engañemos, damos asco.
Quizás de Holanda para arriba (países nórdicos) la cosa cambie, pero no estoy tan seguro...
Y la homosexualidad es otra simple muestra. Racismo, xenofobia, discriminación y abuso por enfermedad, discapacidad física o psíquica, etc...
Al final todo es la cara de la misma moneda: Ignorancia.

Salud!

ROSA M. dijo...

No sé si ya hace días que circula esta noticia, hasta ayer no lo vi y me dejo perpleja, no pensaba que en Francia la iglesia católica pesara tanto.
Si no entendí mal el rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo es, además de, para poner más énfasis en que precisamente estas parejas no puedan adoptar.
Tan sencillo que es “a iguales obligaciones iguales derechos”.

Alson dijo...

NO HEMOS APRENDIDO NADA, desde el mismo momento que presumimos de todo lo contrario.

Núria dijo...

Es que el "deporte" preferido de media humanidad es tocarle los cojones y los ovarios a la otra media,a esa media que vive su vida lo mejor que puede y no se mete con las preferencias del vecino.
Que Dios, o quien sea, nos libre de los que creen que tienen la verdad y la moral de su lado.