Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 29 de enero de 2013

¿Ha muerto la monja traficante de bebés?

Mira tú que es casualidad que la monja que robaba bebés haya fallecido así, tan de repente. Sí, vale, tenía más años que Matusalén, personaje bíblico, pero no parecía que estuviera tan delicada de salud como ahora se empeñan en publicitar algunos medios. Además, la noticia del fallecimiento de Sor María Gómez Valbuena ha pasado de puntillas estos días. Teniendo en cuenta lo que sus -malas-  acciones de la vida han trascendido en los últimos tiempos, es curioso que este hecho pasara inadvertido.

El fallecimiento de la presunta delincuente con hábito tendrá como consecuencia inmediata que los casos donde era la única imputada probable queden archivados. A algunos les huele a chamusquina el repentino fallecimiento. A otros les viene que ni al pelo y respiran aliviados. Sea como fuere, lo que es inconcebible es que algo tan gordo como el robo de bebés durante más de 40 años haya tardado tanto tiempo en pasar por los tribunales, aunque la mayoría de los casos jamás recibirán justicia porque hasta los bebés robados son hoy ancianos.



Si sor María está fallecida realmente y si ella ha subido o bajado por esa escalera bidireccional en la que creen los cristianos, que te hace ir a una u otra parte según te hayas portado en vida, es lo de menos. Que se aclare el mayor número de denuncias interpuestas en el juzgado es lo que importa.

Sobre la monja y su desaparición, que es lo que menos importa de todo este feo delito reiterado durante cuarenta años sólo nos quedan hipótesis y cuentos chinos, como el del Cucurucho Tribune.

Deberían dejarse de si la monja vive o está dándole cuentas a Dios o a Belcebú, lo que cuenta es toda la parafernalia que había detras, que los pediatras secuestradores aún andan por ahí.

14 comentarios:

Núria dijo...

¿porqué será que a mi también me huele a chamusquina esta muerte tan oportuna?.Supongo que alguna vez sabremos la verdad...

Emilio Manuel dijo...

Muerta o no, ¿estarán esperándola en el cielo?, tal y como está la Iglesia, que admite a cualquiera, no me sorprendería.

Un abrazo.

Candela dijo...

Mira que te digo, que si se hubiera muerto de verdad, habrían puesto a la vista del respetable público su capilla ardiente ¿no? para que no quedara duda. Y aún así me quedaría la duda de qué clase de veneno le habrían dado en la cena. Mosquea una muerte tan oportuna, sí.

ROSA M. dijo...

Que su muerte sea real o mentira es el mal menor, hay muchísima gente implicada y no interesa remover cosas de tanto tiempo atrás, estaba claro que algo pasaria para ir tirando tierra sobre el tema.
Un petonet molt solejat ;-)

emejota dijo...

Solo los malignos malpensados como algunos bichos raros de la grey se atreven a ponerlo en duda. Aynsss. Muxu.

mariajesusparadela dijo...

España entera duda y chistes al respecto hay cinco mil.
Pero lo importante es que no se pare la investigación.
No me preocupa si está viva o muerta. Ni si murió o la mataron.

Anónimo dijo...

No se, pero cuando muera escupiré sobre su tumba

Anónimo dijo...

¿Maligno malpensado?no se puede justificar una acción mala por el hecho de que la intención sea buena. Eres cristiana?pero no porque te merezcas una ostia sino por tu fanatismo, que yo recuerde Dios no se llevaba a los niños, en todo caso los devolvía.

Ripley dijo...

y tanto que ha pasado inadvertido!! yo me acabo de enterar al leerte. y veo las noticias todos los días el rato q puedo

Ripley dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juli Gan dijo...

Anónimo de las 20:44. Tres cositas he de decirte: Primero que no creo que entiendas la fina ironía de la bloguera que comenta el post. Dos, que no se te entiende demasiado bien, porque te atropellas y tres: No suelo suprimir comentarios, pero como vuelva a ver una amenaza o algo que me lo recuerde, por cierto, hostia lleva hache, no dudaré en eliminar el contenido del comentario. Hale, buenos días.

antonio alza albistur dijo...

Lo importante ciertamente es que no deje de investigarse. Será porque soy un incrédulo por agnóstico, pero las experiencias previas en cuanto a juicios que tocan esos actos de buena fe del cristianismo y la derecha más a la derecha, por lo general suelen quedar a medias, sin concluir, con el juez fuera del caso, etc...

De verdad espero equivocarme, que se logre investigar y juzgar el caso debidamente. Y a la tal María, pues bueno, como creyente que es/era debería estar bien preocupada por lo que le espera tras la muerte, ya que aunque ella esté convencida de que hizo bien (así es el fanatismo) en su interior tiene que haber una voz que le esté gritando a la oreja que ella junto los demás no actuaron ni cristiana ni correcta ni humanamente.

Noemí Pastor dijo...

Yo también tengo mis dudas sobre el fallecimiento de esta señora.
Otra cosa: no te cortes en borrar comentarios. Yo lo hago si me insultan o amenazan a mí o a mis invitados. En mi casa no tolero ciertas cosas. Que vayan a otro sitio; al mío, no.
Musu handi bat.

Anónimo dijo...

que extraña muerte No?