Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

sábado, 8 de mayo de 2010

Urtáin

El miércoles leí en el diario local que la compañía teatral Animalario traía su función "Urtáin" hasta Manresa. Así que dadas las ganas que tenía de ver esta representación, corrí en pos de un par de entradas. La puesta en escena me pareció arriesgada y el trabajo de Roberto Álamo como Urtáin, me pareció soberbio. Un espectáculo convulso que cuenta marcha atrás la decadencia y las viejas glorias de un robusto campesino a quien encumbran como figura del boxeo porque en aquella época España buscaba referentes en el mundo a costa de lo que fuera.

Puesta en escena de Urtáin, de Animalario

Siempre he creído que los que decidieron sacar a ese baserritarra (campesino) al que el campo no le interesaba y que quería hacer dinero fácil con las apuestas gracias a su fuerza física, ya fuera como aizkolari (cortando troncos), harrijasotzaile (levantando piedra) ó en las idi probak (arrastre de piedra con bueyes), partieron de la vieja figura de Paulino Uzkudun. Cincuenta años antes que Urtáin, otro campesino guipuzcoano, que también se dedicaba a cortar troncos contra el reloj, fue introducido en las artes del boxeo. Uzkudun llegó, en los años 20 y 30 a ser campeón de Europa. Quizá alguien recordaba este nombre y decidió renovar la leyenda. Agarraron a un baserritarra y le llenaron la cabeza de pajaritos, y éste se prestó al juego creyéndoselo.

Paulino Uzkudun, boxeador de los años 20

Urtáin llevaba como apodo el nombre de su caserío. Algo muy típico de la zona, ser conocido por el nombre de la casa. Como también es muy típico del lugar la querencia por las apuestas. Allá la gente se juega dinerales enormes a base de apostar, de hecho los deportes rurales vascos no tendrían sentido si no fuera por las apuestas. Es la base de su existencia. Quién gana a quién, si es capaz de realizar tal cosa en tanto tiempo....El padre de Urtáin murió en una taberna después de porfiar que era capaz de aguantar el salto de más de quince tipos sobre su pecho. Al dedimosexto, murió reventado. Este hecho lo recoge Anjel Lertxundi para matar a su personaje pendenciero y apostador de "Hamaseigarrenean aidanez" (a la decimosexta al parecer)

Volviendo a José Manuel Ibar hijo, a alguien se le ocurrió que semejante fuerza bruta de la naturaleza, que no conocía las maldades de la gente crápula y parásita de fuera de su entorno rural, podía convertirse en una especie de remedo de Uzkudun. Mismo orígen, resultado parejo. Y empezaron a introducirle en los ambientes pugilísticos. Así fue presentado el tigre de Cestona, más o menos como José Luis Ozores en "el tigre de Chamberí", llegando demasiado mayor y tutelado por caraduras a subirse a los rings y a amañar veladas boxeísticas. Ya que hablamos de "el tigre de Chamberí", no estaría de más recordar que Manuel Summers rodó una película sobre el púgil de Cestona "Urtáin rey de la selva, o así", aunque a veces recuerde tanto a la pajaresestesada "Yo creé a Roque III"

Jose Manuel Ibar, Urtáin

En un año y medio Urtáin pasó a ser el personaje más célebre de España. Ya se sabe que en España se tiene una pasión desmedida por los freakies (Pozí, el Dioni,Belén Esteban...)Las cabezas pensantes de ése régimen descerebrado y medio muerto que era el franquismo, buscaba referentes tanto para el pueblo español como fuera del país. es la época en que Massiel ganó una eurovisión, de la forma que fuera. Urtáin salió en la misma época. Era un bruto noble, un hombretón con la mentalidad de un niño inocente que se dejaba engañar hasta creerse las mentiras. Generoso con la gente de alrededor que no cejaba en invitarse por el púgil y engañado en mil y un negocios que le proponían para que él pusiera la cara de famosete y luego se la partieran, mientras otros huían con su dinero. Todo lo hizo por ganar dinero y vivir dígnamente.

Al final, roto, abandonado, desilusionado y convertido en burla decidió acabar con su vida pocos días antes de que comenzaran las olimpiadas en Barcelona. Se tiró de una azotea porque la vida lo estaba ganando a los puntos. Él decidió que fuera un K.O.

9 comentarios:

Pena Mexicana dijo...

Vuelvo a comentarte después de mi retiro nupcial jajaja
Me ha encantado la crónica, mi güera me había hablado ya de este pobre hombre y me gusta comprobar ue ambas versiones (la suya y la tuya) son iguales. Me encantaría ver esa puesta en escena... ¡hace tanto que no voy al teatro!
En México también ha habido muchos juguetes rotos en el mundo del boxeo. A mí siempre me ha parecido un "deporte" brutal y sin sentido... gracias mil por compartir, besitos de las dos para las dos.

nineuk dijo...

Yo viví todo aquello con ojos infantiles. Mi padre era fan amorratua, porque además, Urtain resumía las características tópicas del vasco. Sabrás que ZARAMA le hizo una canción y en ella resumía esa misma sensación que tan bien describes. Urtain es , para mí, el recuerdo de una época oscura pero , a la vez, es una conexión directa con mi padre
que jugaba a menudo a boxear con nosotros al grito de "Urtain cmpeón de Europa!

Jose Luis Forneo dijo...

En Vallekas paso algo parecido con Poli Diaz. A mi el boxeo no me llama mucho la atención, ademas de parecerme un deporte en el que solo entran los mas "tontos" o "nobles", depende de quien, y del que solo se aprovechan los mas "listos", que nunca son los boxeadores. Supongo que historias como la de Urtain hay muchas, y todas nos hablan de lo mismo: de lo facil que es jugar con la necesidad de la gente.

iTxaro dijo...

hay muchos juguetes rotos...

pero Urtáin también fue la ilusión y las alegrias para mucha gente que lo seguía

emejota dijo...

De acuerdo con Jose Luis. Me daba mucha pena y corage cuando veia lo que le estaban haciendo. Por entonces era jovencita e inexperta, pero lo de este pobre hombre se notaba mucho. Un abrazo.

Jirafas en Gerundio dijo...

Las febriles y fugaces carreras deportivas de muchos acaban siendo auténticos dramas. Antes se podía achacar, entre otras cosas, a la falta de cultura y a que una nube de aprovechados doraban la píldora a estos triunfadores mientras estaban en lo más alto, para luego desaparecer cuando la fama les abandonaba y ya no había nada que sacarles. Actualmente también sucede. Después de una juventud intensa como deportista de élite, llega el momento del declive y muchos no son capaces de asumirlo.

Sra. Castafiore dijo...

Uff, que manera de vivir y de morir, el padre y el hijo. Gracias por contarlo tan bien.

Juli Gan dijo...

PENA MEXICANA:Sí, es cierto, juguetes rotos hay en todo el mundo y en muchos deportes. Pero en el mundo del boxeo la cosa se complica.

NINEUK: Yo solí oír "fuerte como Urtain". De -vuestra- la canción de Zarama, la conozco. Entre los CD que me traje conmigo el Binilo Bala lo tengo aquí.Desde luego Urtáin es un símbolo de una época.

JOSÉ LUIS FORNEO: Es verdad. El Potro de Vallecas ha llevado una vida muy difícil. Y la de los marginados del boxeo se ha repetido hasta la saciedad.

ITXARO: Sí, pero la gente olvida pronto. Y luego se convierte en gente que se ríe del tío sonado ése que da la paliza -esperemos que sólo verbal- por los bares.

EMEJOTA:José Luis dice una gran verdad, es un deporte en el que los semovientes hacen el trabajo duro, pero la pasta se la llevan otros.

JIRAAS EN GERUNDIO: Te leía y me acordaba de Garrincha, que fue el Ronaldo de hace 50 años. Después de ser un diosecillo del fútbol y ganar pasta a mares, terminó alcohólico y entre cartones. ¿Y el equipo de waterpolo de España en el 92? El tío que sale en "hermano mayor" se rehizo, pero ¿Y el portero que acabó con su vida?

SRA. CASTAFIORE: De la muerte del padre, como digo en el post, hay hasta una novela...Y una peli que se titula "Hamaseigarrenean aidanez" (A la decimosexta, al parecer) Aterrador.

Daniel dijo...

¿De este Urtáin es del que habla Atxaga en "El hijo del acordeonista"?
Salud!!!!