Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 27 de enero de 2010

Icono calamidad

El otro día en la biblioteca, en la sección de cine, me encontré un interesante y documentado libro que habla de la homosexualidad tratada por el séptimo arte. Está bastante bien. Se titula "Miradas insumisas. Gays y lesbianas en el cine" y es una obra de Alberto Mira. Como la gran mayoría de las veces, el libro está tratado sobre todo desde la percepción del homoerotismo masculino, relegando al homoerotismo femenino a cuatro páginas mal contadas, ya que hasta hace bien poco, el cine, como el coñac soberano, era cosa de hombres, hecha por hombres y para hombres, y las mujeres, homo, hetero, bi o trans, que no tenían pasta para consumir de ninguna de las maneras, y que, por lo visto, no eran capaces de sentir deseo desde la butaca, con palomitas y todo, ni de hacer cine, ya que "directoras" quizá sólo a veces Ed Wood sólo por el hecho de que gustaba de vestirse a la usanza femenina, ni se consideraban mercado potencial, ni se paraban a pensar que pudieran sentir deseo alguno sobre nadie. Me gusta del libro que el autor, empleando las virtudes de las nuevas tecnologías, ha discutido temas y visiones desde internet, en foros, correos, etc. Me parece novedoso y positivo, porque se amplía su mirada con la contribución de otr@s aficionad@s, y es que setentaycinco pares de ojos ven más que dos.

Pues, a lo que iba, ayer estaba tirada en el sofá leyendo sobre el homoerotismo de los primeros hombres del cine con el torso desnudo,en plan Burt Lancaster ó William Holden en "Picinic", y la identificación del espectador con los iconos gays que quedan guardados en sus retinas, pero que en el caso de las lesbianas, apenas se pueden identificar con algo, y estoy hablando de los años 50, no de Jodie Foster, la prima de Aramís Foster, ni de Angelina "Jolín", a no ser que sea la famosa escenita de cama -de los 80- de "Media hora más contigo", ó Marlene Diatrich vestida de smoking en "Morocco". Resulta que hay un personaje icono lésbico que sí lo es en los EEUU, y a mí me salían las carcajadas sonoramente, porque hablaba de la peli "Calamity Jane", más conocida en España como "Doris Day en el oeste" (por Dior! pobre Rock Hudson), ya que aquí por mucha colección de pelis de vaqueros comandadas por el armario ropero John Wayne, nadie tiene demasiada idea de la historia de la conquista ni de los nombres de los pioneros del oeste americano ¿Gracias a Dios?, aunque la generación de nuestros padres se haya criado en cines de sesión contínua viendo toda una sucesión de westerns que empezaban por Río: río rojo, río bravo, río grande, río de Janeiro...Sobre la Day y las risas que me asaltaron, el autor añade:"La mera idea de que Doris Day sea erótica, homo o hetero, resulta ya, en sí, bastante difícil de asimilar". Estoy plénamente de acuerdo con el autor. Yo sé que para la época de la peli, que es de 1953, había poca cosa que sirviera de referencia erótica a las lesbianas, pero ¡¿Doris Day?! Por mucho que se trasvista de una Juanita Calamidad muy "sui generis", es difícil hacerse a la idea. No sé, creo que "Johnny Guitar" es de un año después y tanto Mercedes Mc Cambridge, que siempre hacía de mujer enérgica o Joan Crawford vestida -entonces- con pantalones y revólver, pudieran ser algo más icónicas que ¡¿Doris Day?! ¡Dioses del cielo!

¿De verdad que "esto" es un icono? ¡Qué mal andamos!

El libro está bastante bien. Hay algún título que se echa a faltar, pero para el que le interese el tema: Miradas Insumisas. Gays y lesbianas en el cine. de Alberto Mira. Ed. Egales, Madrid 2008.

6 comentarios:

Pena Mexicana dijo...

de verdad que no hay algún otro icono lésbico más... jo, es que me quedo un poco sin palabras... Creo recordar que Farala escribió un post relacionado con este tema, trataré de bucear en su blog a ver si lo encuentro...

Pena Mexicana dijo...

Pues no, me he equivocado. El post que yo decía va de otra cosa...

Ripley dijo...

La sexualidad femenina, y con ella el erotismo y todo lo que quieras, NO EXISTIA en aquella época. no se hablaba de lesbianas, nadie pensaba en las lesbianas, por ende.¿ a quien se le iba a ocurrir buscar un icono ? Además, a modo identificativo,las lesbianas que decidian "hacerse visibles" tomaban hábitos y vestimenta masculina como modo de distintivo así que bueno, es lógico pensar que Doris Day vestida de hombre pudiera ser un icono en aquella época. El tema da mucho para debatir pero no me voy a enrrollar más.

Alson dijo...

Jo, pues a mi me gusta. ¡Será que soy de otra generación?...

Juli Gan dijo...

PENA: Bueno, rascando un poco algo sale. Todo el mundo tiene a la sra. Danvers (Rebeca) como icono, con la mala leche que destilaba el papel que tan bien desenvolvió Judith Anderson.

RIPLEY: Sí, tienes razón, y es lo que digo, además. Pero es quejamás le he visto nada sexy a Doris Day.

ALSON: No sé de qué generación eres, pero viendo "Los caballeros las prefieren rubias" con Marilyn Monroe y Jane Russell, yo siempre he sostenido que la Russell estaba mucho más buena que la Monroe. No son de mi generación, pero puede que sí de mi "degeneración" Jaaa,ja,ja,ja.

Alson dijo...

jajajajajaja, para gustos los bustos...