Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 7 de septiembre de 2016

trescientos "mazaos"

La otra noche pillé empezada, en plena batalla de las Termópilas, la peli 300. Creo que la peli está salida de un cómic. Desde luego, la estética de las acrobacias de los lanceros me recuerdan mucho a los ataques de Oliver Aton del Newteam de "Campeones" AKA "Oliver y Benji". Todo a cámara muy lenta, exagerando los gestos, en especial el careto de Gerard Butler con su piñata blanca sobresaliendo de su poblada barba negra.

Los chocolatitos abdominales de Leónidas

La interminable escena de esculpidos torsos masculinos brillantes por el aceite corporal me llevó al pensamiento de que a mis amigos gays les tiene que encantar. Y encima, el guiño que hay en la escena entre Leónidas, rey de Esparta (Gerard Butler) y Jerjes, rey de Persia (Rodrigo Santoro), que aquí parece una drag queen, es inconmensurable:



Ay, el látigo.

Es un poco exagerada la historia tal y como la narran, pero, bueno, no vamos, a estas alturas, a decirles a los yankees todo lo que tergiversan.

A mí, Leónidas me suena a chocolate belga. Sí, ya sé que fue el rey de Esparta, pero mis papilas gustativas pueden más que mi cerebro. Claro que, una que estudió historia del arte en COU, no puede olvidar las pinturas neoclásicas, de Jacques Louis David.

Leónidas en las Termópilas, 1814

Permitidme ser un poco malota, y aunque el cuadro es soberbio, como soberbio era David, la escena sí es un poco "moñas", y lo digo, más que nada, por la manera de batallar y de cargar la lanza de los personajes secundarios de la obra. ¡Qué monos estos ladecemonios! El homoerotismo masculino nunca ha dejado de estar presente.

Al final, como siempre, pusieron anuncios, tantos que me aburrí y apagué la tele para coger un libro.

3 comentarios:

Celia Segui dijo...

A mí esas pelis no me van nada, hiciste bien en coger un libro, Juli :)
Besos

Emilio Manuel dijo...

Cada vez que nombran Leónidas automáticamente lo relaciono con Epaminondas, no se si tienen que ver algo entre ellos, lo voy a buscar cuando te deje.

Saludos

Piedra dijo...

Vomitivo "flin" donde los haya. Adoctrinamiento jolibudiano que por un lado se pretende apropiar de una historia y un pasado que no poseen, tergiversándolos absolutamente para justificar su modo de inexistencia y por otro pretende exaltar la homosexualidad instintucionalizada masculina, no como opción personal, sino como mecanismo de control estatal.

Un saludo.