Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 13 de septiembre de 2016

Háblame en cristiano, aldeano

Campaña -rastrera- electoral del PSE en el País Vasco. El partido que quiere convertir a Idoia Mendía en la primera ministra vasca, cualquiera le pone lehendakari ahora, ha decidido quitarse la careta bienqueda y mostrar lo que piensan del euskera en esta publicidad:



Me parece indignante y vergonzosa la tergiversación que se hace del euskera. El euskera, ese idioma despreciable que hay que eliminar de una vez por todas, como decían hace ciento y pico años sin cortapisas. A los señores del PSE y del PP y de otras formaciones advenedizas el euskera les molesta y les fastidia que se obligue a ser conocido en la administración. ¿Para qué, si todos sabemos castellano? dicen una y otra vez. Pues señores, porque es mi derecho de ciudadana el poder acudir a la administración pública para ser atendida en esta lengua cosa que, por cierto, en según que estamentos NO SE CUMPLE.

Lo pensaban, lo piensan y lo seguirán pensando.

Otro que también desea la desaparición de esa lengua tan molesta, Alfonso Alonso, tan beligerante como su tío abuelo Francisco de Asís Alonso, que fuera director de la fábrica SAPA, de carros de combate. Este lleva unos días tergiversando, a sabiendas, datos de informes escolares para atacar esa lengua de la que tan a gusto se desharían.  Y sin embargo, las comunidades bilingües luego resultan ser las que mejor nivel de inglés tienen, así que sus datos sólo se exponen para atacar a la lengua nativa.



Afirma, el andoba, que los escolares de estas zonas no estudian una segunda lengua extranjera, cuando ya tienen una educación trilingüe. Aunque a él le duela y luche por una educación en castellano, y no en eso que hablan los aldeanos.

En su cruzada contra el euskera, catalán o gallego, más les valdría que en el resto de España las conocieran, cuando menos de lejos, para que los niños de esos otros enclaves que no tienen una lengua propia, aparte de la castellana, claro, empezaran a ver en ellas un enriquecedor valor y no un abominable enemigo. En vez de desear su desaparición, más les valdría fomentar su existencia. ¿Desde cuando preservar un idioma es algo malo?

Y es que, como decían Alaitz eta Maider de los odiadores de lenguas, ¿Qué narices se cree esta gente?



1 comentario:

Celia Segui dijo...

Además el Euskera que es el idioma más misterioso del mundo. Por Dios,a las lenguas hay que mimarlas y preservarlas por toda la eternidad.
Besos, Juli.