Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 12 de septiembre de 2016

Cruces de Can Massana

Íbamos por la vieja carretera de can Massana que sale de Manresa y tira hacia Igualada desviándose hacia el Bruc, cuando, a la altura del municipio de Sant Salvador de Guardiola, nos encontramos con el bosque de cruces quemadas.



Este bosque es obra de un bombero, vecino de la zona, que participó en la extinción del incendio que hace dos veranos arrasó el lugar.



La desolación hizo que Marc Sellarés, el bombero, decidiera convertir en una especie de cementerio tanto árbol muerto.



Es sobrecogedor.

Una pena que un lugar tan bello por donde transitan muchos senderistas y montañeros haya acabado calcinado.

3 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

¿Interés económico?, ¿motivo laboral?, ¿convertirla en zona de pastos? a veces no es difícil saber la causa y el motivo, la iniciativa del bombero es una gran idea, realmente un bosque quemado es un cementerio de la naturaleza.

Saludos

Celia Segui dijo...

Ostras, impacta mucho!
Qué criminales los pirómanos. Y parece que no hay forma de pararlos.
Besos, Juli.

Anónimo dijo...

Realmente es un lugar sobrecogedor que pone los pelos de punta, creo que són más de 1000 cruces pero hay que decir que la obra no es idea de un bombero sinó de un artista con una ámplia trayectória que trabaja de bombero. A pesar de eso no le quita mérito