Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 20 de septiembre de 2016

Pasajes de la Biblia. Hoy: Idas y venidas por Babilonia, según Esdras.

Los libros que componen la Biblia que son rollos, literal y figuradamente, suelen contar, la mayoría de las veces, la misma historia con alguna variante, así, por ejemplo, el Paralipómenos, que parece el Gotha (libro centroeuropeo que describe los linajes de las buenas familias) de los hebreos de la época en que eran dos reinos, vuelve a contarnos la desgracia de tener unos reyes que pasan un poco del celoso de Yahvé.

El reino de Judá era un reino menor y Necao, el rey de Egipto, lo tiene dominado y pone y quita reyes. Larga a Joacaz y pone a su hermano Eliaquim, al que cambia de nombre y lo rebautiza Joaquín. En esto que llegan los babilonios de Nabucodonosor II expandiéndose como el Big-Bang, y se quedan con el territorio. Como Nabucodonosor ve que el reino de Judá, subsidiario del de Egipto, le va a causar problemas, envía a todos sus súbditos hacia la capital mesopotámica (Babilonia se encontraba en la actual Irak). Destierro del pueblo judío hacia oriente. Nabucodonosor decide llevárselo todo, hasta el papel pintado de las paredes.

 Nabucodonosor II en sus jardines colgantes de Babilonia

No deja de tener su ironía que "el pueblo elegido" vuelva hacia la tierra de donde salió Abraham, su padre, que era de Ur, Babilonia, donde hacían torres que enseñaban idiomas a diestro y siniestro.

Para condensar un poquito el tema, los Persas, en este caso Ciro el grande, atacan a una Babilonia en horas bajas, ya muerto Nabucodonosor. O sea que la guerra Iran-Irak ya existía desde mucho antes que EEUU repartiera mal rollito entre los de Sadam Hussein y Jomeini. Ciro, rey de Persia, decide liberar a los judíos para que se vuelvan a Palestina con todo lo que les fue arrebatado.

Relieve real de Nabucodonosor II, una bomba moderna y una explosión en hongo. Alucinante.


El libro de Esdras, que era un escribano bastante pejiguero, se pone a contar como reparan la casa después de tan largas vacaciones. Inician la restauración del templo de Salomón, pero ocurre que hay algunos creyentes que, a los ojos de los xenófobos judíos, no merecen  estar mezclados con ellos, y aunque piden ayudar en la restauración del templo, pues ellos también rezan a Yahvé, son rechazados. Entonces se prende un conflicto grave entre los que se creen judíos con pedigree y los que no, tanto que se paran las obras porque los judíos sin acreditar sabotean las obras. Al final, el rey Darío, sucesor de Ciro, decide que los obreros tengan un salario y ¡Hale! a seguir poniendo ladrillos.

Maqueta del templo antiguo que los hebreos siguen sin querer compartir

Pero la xenofobia hebrea no acaba aquí. Esdras se lamenta de que los judíos han tomado por esposas a mujeres de las tribus vecinas que tanto desprecian. Las hay jeteas, jebuseas, moabitas, cananeas, egipcias, amonitas y amorreas y, lo que es peor, hay hijos mestizos de por medio. Esdras se rasga las vestiduras, qué manía tienen los hebreos de destrozarse la ropa para mostrar su cabreo.

Esdras copiando 1000 veces "no me casaré con paganas"

Así que, presionando mucho, Esdras consigue que los judíos de los matrimonios mixtos expulsen no sólo a sus mujeres no judías, sino a sus propios hijos de su tierra. Hubo protestas, claro, pero a los que protestaron se les juzgó y, además de resolver que debían echar a sus mujeres e hijos, tuvieron que poner un carnero cada uno para sacrificarlo en el altar. Menudas joyas los regresados de Babilonia.

Esta es la versión simplificada de la historia que cuenta el libro de Esdras. Aún nos queda la versión de Ester, maestra de esgrima.

3 comentarios:

Antxon Rabella dijo...

Madre mía, la verdad es que es la misma historia, la que cuenta la biblia, y desoladoramente parecida a las historias actuales, aunque ahora en Europa se ponga mucho maquillaje a todo.

Por cierto Juli, una vez vi de pasada en tu blog, que hablabas algo así de que la escritura express en facebook no era positiva. O algo así me suena, perdona si recuerdo o interpreto mal. Pero es que yo suelo meter mi blog en el facebook, para tener más lectores (gigantesco y lamentable ego) y veo que hay una ríada de lectores en día y medio (bueno lectores, visitar la entrada, no quiere decir que te lean), y luego pum, se va a toda leche a todos los lugares. Te lo decía porque el otro día intente encontrar ese artículo tuyo en tu blog y no di con él. ¿Me podrías decir donde encontrarlo?

Sigue con ganas de dar guerra...

Celia Segui dijo...

Ostras qué lección. En esto ando muy verde.
Gracias, Juli.
BEsos.

Robin dijo...

El cilindrosello de Nabuconodosor, de lo más inquietante...