Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 21 de junio de 2017

Llueve paja

Nunca había visto algo tan insólito. Me sucedió el otro día, temprano, porque con estos calores saharianos es contraproducente salir más tarde de las diez de la mañana a hacer los mandados, así que, antes de las nueve y media ya estaba de vuelta hacia casa. Bajaba yo la cuesta de la iglesia y delante de mí cayó del cielo una brizna de paja. Quizá un pájaro adecentando su nido, pensé. A los pocos pasos, otro tallo seco de cereal caía, y luego otro. Miré al cielo y nada vi. Me metí por el angosto camino que baja la calle y comprobé que otras briznas amarillentas, impelidas por la gravedad, bajaban rotando sobre sí.

Paja de cereal  

La explicación más lógica debe ser que, como es tiempo de siega, alguna potente máquina, al seleccionar la espiga del tallo, lanza con furia el segundo hacia el cielo y luego, movido por el viento, este acaba cayendo mucho más lejos.

Porque la lluvia de paja no parece muy plausible, y menos con el cielo azul sin una nube torpe que ose tapar el sol.

Cosechadora lanzadora de paja al aire

Llegué a casa y salí a tumbarme en la hamaca de la terraza. Allá, en el suelo, un par de briznas de paja aterrizadas. Los campos de alrededor están en plena siega.

3 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Procura que no sea paja ardiendo.

JL F dijo...

Pues si que es curioso. Esperemos que, como tú auguras con razón, no terminen lloviendo bombas.

Saludos

Juli Gan dijo...

EMILIO: Pues fíjate que agarré una de las briznas que caían y la miré por si estaba quemada. Ayer tarde sí hubo por la zona un incendio bastante peligroso. Evacuaron a varios vecinos y la carretera estuvo cortada unas cuantas horas.

JLF: Por desgracia, de esto, en ciertos lugares que todos conocemos, hay una lluvia torrencial, que, lejos de escampar, arrecia y amenaza con caer en más lugares. :(