Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

viernes, 11 de noviembre de 2016

Amatxiren urteurrena (El aniversario de la abuela)

11 de noviembre, día de San Martín, día afamado por ser la fecha alrededor de la cual se hace la matanza del animal criado en casa, del cual se extrae todo lo comestible para pasar el crudo invierno, que ya toca a la puerta con los nudillos, y es que estamos a un mes largo de que empiece el trimestre invernal.

Pues tal día como hoy, día de San Martín, asentado ya el otoño,  hace 100 años, en pleno 1916, época de prosperidad en el norte fronterizo ante la guerra mundial que azotaba con crueldad a los vecinos del pueblo de al lado, porque a pesar de pertenecer a la misma cultura vasca, eran franceses, como así lo demuestra el monolito a los caídos de la “gran guerra” de la iglesia de Urruña (Urrugne), nació una niña en un caserío del Bortziri. Esta niña trabajó duro desde pequeña porque la familia era pobre. No asistió a la escuela porque estaba lejos y era necesaria su ayuda en el caserío. Es que ni castellano sabía ¿Para qué, si en el pueblo pocos lo hablaban y todos usaban el euskera? Nunca había hecho falta antes, y menos si era mujer, ya que ni al servicio militar tenía obligación de presentarse.

Barrio de Bittiria, escondida, en segundo término, la casa Etxetxar, donde vivió de casada.

Esta niña, con el tiempo, creció en medio de tareas de campo y de la casa. Hasta se echó novio. El hijo mayor de otro caserío del barrio. Un mozo alto y fuerte. Este sí fue a la escuela y hablaba algo de castellano. Su abuelo José Esteban  lo obligaba a ir a la escuela porque sabía lo importante que era saber manejarse con letras y números, aunque vivieran en el caserío de aquél bucólico pueblo. Y llegó la guerra, y el joven, que estaba en la mili, en Vitoria, aún tuvo esa irónica suerte de ser tropa de mandos sublevados. Pasó la penuria de la guerra y el frío de Teruel congelado en una batalla crudísima, siendo herido de metralla en un costado.  Al acabar la maldita guerra, su novia no reconocía a ese delgado joven vestido de soldadito de reemplazo que volvía a casa y la sonreía. Tuvo que mirarlo de hito en hito para reconocerlo de lo demacrado y sucio que estaba.

Al llegar la victoria, que no la paz, él pudo colocarse en la fundición del pueblo, pudieron casarse y buscaron casa en el centro de la villa. Y con el tiempo, llegaron los hijos, dos, niño y niña. Once años más tarde llegaría la tercera y última hija. Trabajando duro, con mucho esfuerzo, pusieron una casa de comidas, pues ella era una estupenda cocinera.

Lesaka desde Eskolttiki

Una gran cocinera, muy dulce, aunque con un genio navarro que para qué, aunque, por desgracia para mí, mi amatxi (abuela en el euskera de la zona del Baztan, Bortziri y el bajo Bidasoa guipuzcoano) sufrió una embolia y siempre la recordaré malita, con dificultad para caminar, y es que murió cuando yo tenía 8 años, en los calurosos días de las fiestas del pueblo. El día de peñas. El 8 de julio de 1982.


Hoy, mi amatxi Alberta hubiera cumplido 100 años.

4 comentarios:

Nik neuk dijo...

¡Qué homenaje más bonito!
Nunca me preocupé demasiado por saber cómo fueron las vidas de mis abuelos, las penurias que pasaron, y cuando me di cuenta lo hice tarde y sólo acerté a preguntar a una.
De jóvenes siempre nos parece el mundo gira a nuestro alrededor :(

Emilio Manuel dijo...

Aunque hay muchas historias como la tuya, gusta leerlas para no olvidar quienes somos y de donde venimos.

Saludos

La vie en Rose dijo...

Que bonito homenaje a tu abu!

Celia Segui dijo...

Qué vidas tan duras las de nuestras abuelas. La mía también sufrió una embolia y quedó en silla de ruedas y sin hablar.
Precioso homenaje.
Besos, Juli.