Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 9 de junio de 2011

Largadas de la abuela Cebolleta

La "juventú" estos días está haciendo la selectividad. Un par de días indeseables. hace ya la friolera de...Joder, qué vieja soy,  me tocó a mí. La hice en la vieja escuela de empresariales de mi ciudad. El único insti público rodeado de colegios pijos que inflaban la nota de sus alumnos para "demostrar" que sus resultados finales eran superiores. Mi insti público, no. De 90 alumn@s matriculad@s en el COU, en junio fuimos 30 a selectividad.

En mi insti, además, se daba la circunstancia de que la gente tenía un miedo reverencial al profe de latín, y la inmensa mayoría cursaba las especialidades de ciencias. En el COU de letras éramos catorce alumn@s. Todo un logro si contamos que en 3º de BUP éramos 10. Éramos un grupete bien avenido que quedábamos para hacer los trabajos de historia del arte en la biblioteca del barrio. Pero eso fue el curso, y no la selectividad, que en muchos aspectos, como era la lengua extranjera, no tenía nada que ver lo que se deba en el curso, con el estúpido comentario de texto.


Cuando por fin acabamos el curso y nuestra etapa de adolescentes, montamos una cena con intención de ir después a Irún, que eran fiestas. Al final, tuvimos que llevar a casa al pívot de baloncesto, porque no estaba acostumbrado a beber y llevaba una cogorza monumental al concluír la cena. Una noche fantástica que acabamos en el obrador de pastelería del barrio atiborrándonos de napolitanas y croissants recién hechos, con el que poníamos fin a cuatro años de bachiller.  Recuerdos añejos de la abuela Cebolleta.

9 comentarios:

Mada dijo...

Jajaja, ¡me gustan esos finales de bollos-bachillerato! (Abueleta)

verticana dijo...

Me gustó tu post Juli. No sabes cómo te entiendo....Qué tiempos aquellos tan llenos de palmeras de chocolate.

Jirafas en Gerundio dijo...

Los míos eran de Círculo rojo y donuts (industrial, puaj)

mariajesusparadela dijo...

¡qué genial es la memoria!

Sra. Castafiore dijo...

Los de este año habrán hecho mas o menos lo mismo, pero mañana tendran unas cuantas fotos del de basket borrachuzo colgadas en el facebook, twiter etc... y varios videos de la cogorza con declaraciones de los cogorciados usando las napolitanas a modo de micrófono en el youtube.

Que felices y que libres eramos los cebolleta en el anonimato.

emejota dijo...

Qué bueno, si tu ya eres abuela hará largo tiempo que soy cadaver escribidor de blog. Beso.

Dizdira Zalakain dijo...

Qué razón tienes con lo de los colegios privados. Yo tuve una experiencia rara: cursé los dos primeros años de BUP en un colegio privado femenino por obligación paterna, -bueno, materna- y luego, por fín, me largué a un insti público. Curiosamente, el nivel era inmensamente superior al del colegio de monjas y eso que éstas hacían exámenes, repescas, rerepescas y, si tu padre era un donante, te aprobaban aunque fueses imbécil.
También mi grupo hizo una cena después de la selectividad. Hacía un calor terrible y nos fuimos al monte con bebida y comida. Fue genial.

Hormiga dijo...

uffff somos todas unas cvebolletas de mucho cuidado, no hay que avergonzarse! si te digo que nosotros nos fuimos a un concierto de ketama... rodeados del gitaneo celebramos el fin de exámenes! sigue contandonos estas cosillas, que nos llevan de viaje, y gratis!

dintel dijo...

Y ahora me voy con mis cebolladas más a flor de piel que nunca. ;)