Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 2 de junio de 2010

Ilunabarra (El atardecer)

Estoy encantada, yo, que soy una pájara diurna, de que en esta época el sol reine durante más tiempo en el firmamento y que las horas de luz sean tantas y tan agradables. Si quien me lee me lo permite, voy a contaros que junio en euskara se dice "ekaina" (el mes del sol, ya que eki es una de las maneras de llamar a astro rey). Creo que de esto ya hablé el año pasado. Así que he pensado colaros una pieza coral del compositor Eduardo Mokoroa que habla del atardecer. Es una melodía armoniosa que va contando como el sol léntamente se va ocultando tras el mar y va tomando matices naranjas. Os cuelgo la letra y la traducción.





ILUNABARRA

Eguzkia hasten da
jetxitzen, jetxitzen
disdizera ederra
zaiola gutxitzen. (bis)

Diamantezko printzak
zaizkanean galtzen
urrezko bola baten
itxuran da jazten,
eta geldi-geldi da
itsaspera sartzen. (BIS)

EL ATARDECER

El sol comienza
a descender, a descender
y va reduciendo
su bello resplandor.(BIS)

Está perdiendo
sus rayos de diamante
y toma el aspecto
de una bola de oro.
Y léntamente, léntamente
se sumerge en el mar. (BIS)



14 comentarios:

Martina dijo...

Ay! Que me duermo. Esto no se puede ver después de una noche de trabajo. ¡Cómo relaja!

Jose Luis Forneo dijo...

Bonita palabra. La verdad es que el vasco tiene palabras muy poeticas, un idioma muy bello.

emejota dijo...

Bella canción, saltarina. Por cierto de repente me asalta una duda. "Equinacea", la planta, ¿significará -la que capta el sol- ?. Un abrazo.

Alson dijo...

Armonioso como el sol de atardecer...

Pena Mexicana dijo...

Nunca te compres una casa cuya habitación principal tenga el techo tan alto que tengas que usar una escalera enoooorme para poder limpiar las telarañas... a menos que no tengas vértigo, claro.
¿Qué cuál es la relación entre este comentario y tu post? muy sencillo. Me entró un ataque de laboriosidad. Cogí la escalera que dejaron aquí los albañiles. Subí cual macaco a las alturas de la habitación (para limpiar una telaraña que me tenía HARTA) y... "Pena, ¿tú no tenías vértigo?"
Así que oír esta música ha sido una manera fantástica de recuperar el aliento (y el color en la cara).
Besitos de las dos para las dos ;)

felicitat dijo...

Ilunabarra?, qué curioso, parece que la traducción tenga que ser la luna espera impaciente en la barrera en que el sol se pone.
Un abrazo!!!

Blau dijo...

Neska, me ha gustado mucho la palabra, me la quedo!

Muxus

iTxaro dijo...

Bonito

Juli Gan dijo...

MARTINA: Espero que te hayas metido una sesión de siesta enorme.

JOSÉ LUIS FORNEO:Bello y desconocido, y además muchos de estos desconocedores, como la zorra de la fábula, la desprecian.

EMEJOTA: Pues no lo sé, pero yo no apostaría mucho por si acaso. jajaja.

ALSON: Lo fascinante de la pieza (Que yo también cantaba en mi coral) es que va léntamente sucediendo hasta los últimos compases/rayos de sol que son fagocitados por el horizonte más rápidamente

PENA MEXICANA: Este...¿Y no has probado con un quitatelarañas con mango telescópico? Yo tengo una estatura superior a la media, pero lo uso igual.

FELICITAT: Bueno, tienen la misma raiz en euskara, que es "Il": Apagado/muerto. Iluna (Pronúnciese "Illuna") es oscuro. Luna se dic Ilargia (Luz mortecina) porque es menos potente que el sol.

BLAU: Para decir "las ocho de la tarde" se dice "Iluntzeko zortziak". Iluntzeko: Para oscurecer. Con todo lo que ya sabes ¿Por qué no te animas a aprender un poquillo? Estoy convencida de que se te dará estupendamente.

ITXARO: Gracias, niña.

Arana-tar Josu dijo...

Eskerrikasko!

No he podido reprimir alguna lágrima al escucharla.
Es una bellísima canción que no sólo evoca el ocaso del sol sino que también es un bello adios para las personas que nos han iluminado con su vida.

Juli Gan dijo...

ARANA-TAR KOSU: Eskerrik asko zuri. Tienes razón, también puede aplicarse al adiós a las personas queridas.

Anónimo dijo...

Aupa, he llegado por casualidad a este blog. Está muy bien, pero el compositor no es Eduardo Mocoroa si no Raimundo Sarriegui, que murió en 1913. La letra es de José Artola, los dos donostiarras (aunque el segundo nació en Tolosa).

Ondo segi!

Ibon

Juli Gan dijo...

Aupa, Ibon: Sí, este año hace 100 que murió Sarriegi, concretamente en la farmacia que hay al lado de la Bretxa, donde hacían tertulia. Algunos atribuyen Ilunabarra a Sarriegi y otros a Mokoroa. Lo cierto es que es una pieza de una gran sensibilidad.

Eso me ha recordado que en la revista Txistulari, J.L. Ansorena decía de la pieza que "Illunabarra, canción orfeónica, cuya armonización se atribuye a Raimundo Sarriegui. Tiene como base una melodía popular suiza".

Te la enlazo: http://www.txistulari.com/contenidos/musikologia/procedencia.htm

Gracias por visitarme y por aportar el dato de Sarriegi como autor.

Agur bero bat :)

Anónimo dijo...

Efectivamente, Sarriegi puedo haberse inspirado en una canción popular suiza. ¡Qué sorpresa!
Por cierto que me equivoqué y la letra no es de Pepe Artola si no de su padre, Ramón Artola.

Para acabar, es verdad que es una canción de una conmovedora sensibilidad pero a la vez es algo blanda y sensiblona. Ya decía José Luis Banús y Aguirre en su "El San Sebastián de antaño" (1988) que en Donosti hubo mucho emigración gascona que dejó cierta huella en la forma de ser donostiarra:

«Siendo Bayona, en el siglo XII, una villa de población eminentemente gascona y procediendo de allí la mayoría de los nuevos pobladores, nada tiene de extraño que San Sebastián, desde sus primeros años históricos, se viera marcado por un sello de neto gasconismo. Este se manifestaba en todos los órdenes, desde la lengua hablada —que durante siglos fue el gascón— hasta las instituciones mercantiles. Tal sello se advierte incluso en el carácter propio de los donostiarras, que, en contraste con la gravedad vascongada de sus circunvecinos, tienen un aire jovial y despreocupado, por lo que con palabra vascuence se les suele denominar cascariñas, esto es, cabezas ligeras.» (http://www.euskaraz.org/donostia/gorosti/osagarri/00000.htm)

Vaya, que los donostiarras pasamos rápidamente de ser unas cabezas locas y de reirnos de casi cualquier cosa a tomarnos como una tragedia y un dramón circunstancias que deberían tomarse con cierto estoicismo y sobriedad y me parece que la letra del tolosorra donostiarrizado Ramón Artola no es una excepción.

Bueno, ya me he enrollado, agur y un abrazo!

Ibon