Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 22 de julio de 2013

La serie B de la historia: Dar la vuelta al mundo para que no te enchironen

La historia tiende a tener curiosos paralelismos. Durante los siglos XVI y XVII, el territorio estaba asolado por una terrible crisis, y, como ahora, la pasta iba para Europa. La corona, los reyes de la casa Austria, encargaban barcos a los astilleros que tardaban años en pagar, si es que lo hacían, la morosidad de a corona era legendaria, y mientras, los constructores navales se arruinaban por no poder hacer frente a los pagos sin haber cobrado previamente.

Algo así le pasaba a Juan Sebastián Elkano. Era armador y tenía algún barco,empleado por la corona, que no le pagaba. Acuciado por las deudas, pide dinero a prestamistas saboyanos. La corona le debe pasta y él hipoteca su barco. La ley establece que puede hacerlo, pero es delito que se enajenen naves en manos extranjeras. Es un delito, pues, a pesar de que el barco sea suyo, "entregar" por falta de pago el barco a extranjeros, por lo que huye, no sea que lo enchironen, y así se enrola en la expedición de Magalhaes (Magallanes). La expedición parte con una flota de tres barcos para buscar otra ruta que no les haga recalar en el cabo de Buena Esperanza. En Brasil ya pierden una de las tres naves. En Filipinas, Magalhaes muere en lucha contra los nativos. Deciden volver por Buena Esperanza y sólo llega un barco de los tres, con diecinueve tripulantes enfermos, comandada por Elkano, tres años después de haber zarpado.

El desembarco de Elkano en Sevilla de Elías Salaberría.

Carlos I le concede audiencia (Sólo a él) y le otorga la cuarta parte de la veintena de lo que llevaban en la bodega, y que en su escudo aparezca el mundo con el lema "Primus circumdedisti me" (El primero que me rodeaste). Además le dio una pensión vitalicia de 500 ducados, que nunca llegó a recibir, y le perdona aquello de la denuncia por entregar su barco a los prestamistas. Curiosamente, la deuda de la corona que fue la causa nunca fue abonada.Un par de años después, el rey manda otra expedición y Elkano va en ella, pero muere enfermo en el viaje y acaba siendo entragado su cadaver al mar.


4 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Mira que bonita introducción has realizado para un magnífico guión de cine de aventuras y acción, interpretados por: cualquier tío guapo en el papel de Juan Sebastián y como mujer, que tiene que haberla, la Jolie, con sus labios carnosos.

Ya sabes si fructifica la idea me corresponde mi porcentaje.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

Y, ahora me doy cuenta de que era vasco.
En este país nuestro , siempre encontré "Elcano" (Juan Sebastián) (si se llamase , por asociación , "Donosti"...)

Ripley / anna dijo...

no conocía la historia aunque sí había oído hablar de él, de hecho hay una calle en Bilbao llamada Elcano.

ROSA M. dijo...

Si es que la morosidad de la Administración es una tradición que viene de muy lejosss