Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Matxinsalto (Saltamontes)

Como ya tengo una edad puedo recordar cómo antiguamente no teníamos  la leche pasteurizada, ni en cajitas de cartón plastificado (tetra brick) y la comprábamos o bien en bolsa, de la fábrica de leche de la ciudad o a la baserritarra (granjera) de uno de los caseríos del barrio que venía con un land-rover verde de aquellos y los sacaba de unas marmitas de aluminio enorme que tenía y te las servía mediante un cazo a tu lecherita de litro.

Luego, en casa había que hervir la leche, una leche que hacía una nata gruesa y amarilla (Que mi hermano se zampaba con azúcar) y a mí me daba mucho asco. No soportaba la telilla que se le hacía a la leche cuando se enfriaba. Por eso a la nata en euskara se le llama "esnegain" (Sobre la leche).

Mattinsalto de cocina.

Había un aparatejo que mi madre se trajo de Francia, que servía para avisar cuándo hervía la leche. Me hacía mucha gracia. Era una especie de culo de botella, también de vidrio, al que le llamaba "mattinsalto" (Saltamontes) ya que, cuando la leche bullía, el mattinsalto, empujado, hacía un ruidito dando tumbos en la cazuela. Aquí no he vuelto a ver un aparatejo igual. Creo que aún debe estar en casa de mi padre en algún cajón de la cocina. Así que os dejo los que venden los franceses, de la casa Pyrex.

9 comentarios:

ISA dijo...


¡No me hables de la leche sin pasteurizar¡, jajaj que casi me muero cuando tenía unos 12/13 años que pillé unas fiebres de Malta de antología por comer queso fresco, ya que mi estómago no tenía, ni tiene, una enzima que no permite digerir la leche tal cual, y claro ¿como una niña podía estar sin tomar leche?, así que me daban los derivados de esta que sí los admito: yogures (¡comprados entonces en las farmacias solamente!), mantequilla, queso fresco...

De Luna dijo...

Qué chulo eso del matxinsalto. Aquí lo que tenía mi madre era una tapa con agujero que se encajaba dentro del cueceleches. (Me parece que eso lo tenía todo el mundo). No sé muy bien para qué servía, creo que solo para que te diera tiempo a salir corriendo y quitar la leche del fuego cuando empezaba a subir.

Lenteja dijo...

Yo de pequeña siempre pensé que la leche tenía que salirse del cazo al hervirla, vamos que siempre se quemaba en mi casa y me parecía tan normal.Nunca vi el chisme este saltamontes por tanto.
Alguien se acuerda de la leche Frixia? esa que iba en cubiletes de plástico y le cortabas un extremo? y la El Buen Pastor que era en polvo?
A mí me sigue dando náuseas la nata, Juli...
Besos.Lenteja

mariajesusparadela dijo...

Primera noticia sobre el aparatejo...

Nosu dijo...

a mi me encanta la nata que queda en la leche después de hervirla! :D

No recordaba la leche en bolsa, curioso...

iTxaro dijo...

en mi casa también venía el lechero todos los días con su land-rover verde, y tampoco me gustaba nada la nata

Lo que recuerdo es cuando dejaron de repartir la leche por el barrio y el paso a la leche en caja, puagggg qué mala nos sabía

Hace poco mi vecina (que aún sigue consiguiendo la leche a esos lecheros de strangis) me dió un poco de leche leche... y puaggggggggggg qué fuerte me resultó.
Eso si, también nos dió "calostro" y mi madre se relamió (esas cosas ya no hay)

Gabs dijo...

Que recuerdos !!!! cuando bajaba la Juani con su land rover a repartirnis la leche en las " marmitas" tambien teniamos el Matxinsalto. La ama siempre me decua q ella de pequeña merendaba entre pan y pan la nata con azucar puajjjj siempre me resulto asqueroso.

La Juani bajaba de "lau haizea" con su leche y nosotros le guardabamos la "txerrijana" (comida para cerdos, osea, las sobras de comida) q nunca se tiraban y asi nos daba màs leche o nos cobraba menos.

Juli Gan dijo...

ISA: Creo que la falta de enzimas para tolerar la leche es muy común. Dicen que a los japoneses de la posguerra mundia, a los que les introdujeron la leche, que no estaba en su dieta, les producía dolor de cabeza por no tener costumbre.

DE LUNA:Pues eso de la tapa del cueceleches, ni había oído hablar. ¡Utensilios de cocina tradicionales! :D

LENTEJA: Es que antes eran las lecherías de la zona. En la mía, Gurelesa, que es la de la provincia. También lo usábamos para cocer la leche de oveja y hacer "mamía" (Cuajada)En Navarra, no. Tienen la costumbre de meterles piedras candentes a la leche de la cuajada para darle gusto a quemado. Puaj, qué asco. De mi pueblo para abajo, no pido "mamía" (Cuajada) porque le ponen aroma a quemado. ¡Y les encanta!

MARIAJESUSPARADELA: Es que en mi tierra estamos muy "agabachados", que vivimos a 20 kms. de la frontera, la cual siempre nos importó un pito, y menos mal que en los pueblos aún hablan euskara, que mi francés es muy malo :D

NOSU: Eres de las que aman la nata. Eso está bien. Es bueno que a alguien le guste, así a los que no, tenemos a alguien a quien pasarle la "ración" :)

ITXARO: Era como beber agua. La leche sola tampoco es que me entusiasmara. Nos han domesticado los de la Pascual. ¡Quién iba a decir que íbamos a echar de menos la nata que ya no sale!

GABS: ¿De Lau Haizeta? Entonces de Kattaliñene, Audaritz, Pelegriñene o Ilarregi. Juraría que la que bajaba a mi barrio, que luego puso un puesto en el mercado de Pasai Antxo, era la de Txurdinene (Un caserío que hay más abajo, al lado de Gazteluene, famoso por ser el baserri donde vivió Txirrita el bertsolari)Ay, mi barrio, tan odiado, tan querido.

chris dijo...

Curioso...no recuerdo más que los bricks de leche. Será porque soy de ciudad grande? Me queda la duda...le preguntaré a mis padres...si que recuerdo un bote de polvo de leche. Quizá es que me da tanto asco la leche que he borrado los recuerdos asociados a ella...

Besos!