Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 14 de febrero de 2017

Cuando se responsabiliza a la víctima

La humanidad no avanza en cuestiones de igualdad de género. Al contrario, se está dando el lamentable fenómeno de menguar todo lo alcanzado e ir para atrás como los cangrejos. Se está dando un retroceso, no sólo en el ámbito de la igualdad, sino en la de los derechos y libertades en general. Será un ciclo de la historia que nos hace retrotraernos hacia las posturas antiguas, tanto que se ataca con furia todo lo que el feminismo pretende alcanzar, que no significa otra cosa que la lucha por la igualdad en todos los ámbitos.

Un apunte rápido y sin entrar en profundidades. La concepción cultural occidental jamás ha considerado a la mujer otra cosa que un ser tarado. Platón, Aristóteles y los doctores de la iglesia cristiana (San Agustín o Santo Tomás), que es una iglesia profundamente misógina, concebían (guiño) a la mujer como un infraser incapaz de razonar. Sólo eran alma concupiscente. Ahí viene el tema del que trato hoy.

Una lee titulares pasados por el tamiz del periodista machirulo y se encuentra que la mujer es la culpable de su asesinato o del asesinato de sus hijos. Quizá sigue con fuerza la idea de que la mujer es la tentadora y la concupiscente. ¡Ojo! no el varón que es el que siente deseo, pobrecico. No, es la mujer la que lo tienta. Desde Adán y Eva nos dicen que es así. Ella es la culpable. Él no tiene la culpa.
La mujer nace de una costilla porque no se puede afrontar que ella sea protagonista 

Qué miserable ha de ser el desgraciado que echa la culpa de sus actos a la víctima. Toda la jodida Edad Media en los monasterios alegando que la mujer es la culpable del deseo carnal, quién sabe si es una teoría lanzada con emoción por esos cientos de homosexuales que pretenden un mundo libre de mujeres. Esto está dicho con cierto sentido del humor, pero no es tan extraño.

Así, hoy en día, por esta imposibilidad del varón de hacerse responsable de sus actos, las violaciones, palizas o asesinatos de las mujeres se producen por culpa de ella. Esta irresponsabilidad de sus actos se transfieren a la víctima, la mujer. Si va con minifalda, normal que la violen, es culpa suya; si me contesta y considero que no me respeta, la pego para que aprenda; me va a dejar y a mí nadie me deja, antes la mato....

Así no es infrecuente ver noticias como la de la cadena Antena 3, que perpetúa la desigualdad, contándonos que una mujer permite que su marido mate a su hijo. Ojo, la culpa es suya, no del asesino.

No sale la jeta del asesino, sino la de ella

Porque las mujeres no son asesinadas, no, aparecen muertas, cosidas a tiros, por ejemplo, en Seseña. Por cierto ¿Qué pasa en Seseña? ¿Daban facilidades de pago a los uxoricidas o qué? Es el segundo caso de asesinato de mujer en menos de un mes.

Al final, pasa lo de siempre, la interiorización cultural, desde hace siglos, de que la mujer no es más que un objeto concupiscente, lamentablemente necesario para perpetuar la especie, aunque sea subrogando útero, vuelve a inspirar esa idea asquerosa de que todo lo que le pase a ella por culpa de los actos del varón es sólo su propia culpa por ir vestida de una manera que reprueban, pero que venden y no prohíben o por atreverse a replicar al rey de la creación, que nació de mujer, aunque en un libro lleno de supercherías te cuenten lo fructífera que puede ser una costilla de cerdo. La víctima es la propia autora de su desgracia. El autor sólo ha actuado por culpa del embrujo al que ha sido sometido. Este es un cuento demasiado viejo que ya no debería creerse nadie.

Para atrás, como los cangrejos. Aún se venera a San Pablo, misógino entre los misóginos.

5 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Efectivamente estamos retrocediendo en temas de igualdad, y no solo en eso, lo peor es que se hace con el consentimiento de algunas mujeres que piensan y actúan como hombres.

Saludos

José Manuel dijo...

Totalmente de acuerdo con Emilio Manuel. Hay mujeres jóvenes que han interiorizado el machismo y aceptado la sumisión y culpabilidad ante auténticos criminales y delincuentes a los que ellas llaman maridos. Hay mucho trabajo por hacer, empezando por realizar, al alimón, dos intervenciones urgentes. Sanciones ejemplares a los hombres maltratadores y ayudas globales e integrales a mujeres totalmente aplastadas por la cultura machista.

Celia Segui dijo...

Ayer, observando la conducta machista de un niño de 14 años, comentaba yo algo similar con mis hermanos. Vamos para atrás como los cangrejos. Da asco.
Besos, Juli.

Nosu dijo...

Es muy indecente lo que pasa con el periodismo de este país (y supongo que de muchos) en cuestiones de género. Los titulares dan asco, el tratamiento de las noticias también. Sólo tendrían que darse una pequeña vuelta en páginas feministas para aprender a redactar como es debido. Queda mucho por hacer...

Desbordamientos Puntuales dijo...

¡Buf! El titular es realmente indignante. De hecho, me hace plantearme hasta qué punto no debería ser considerado un delito por ser tremendamente machista. Pero parece que en nuestro país hay una connivencia tan grande con este tipo de discriminación, que no pasa absolutamente nada cuando se publican cosas así. En fin, ha sido un placer encontrar tu blog.