Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

viernes, 29 de abril de 2016

El gran país, con horizontes en algún sitio.

Hoy, en Zinéfilas: Horizontes de Grandeza. Me gustaría haber conocido a los miembros del comité que rebautizaba películas en aquellos años del franquismo, porque mira que llamándose en original "The Big Country", el gran país, haciendo referencia a las vastas llanuras de Texas, que llegó a ser un país independiente antes de meterse en los "Estados Juntitos", van en España y la cagan estrepitosamente.

Problemas con el título

La peli está basada en una novela por entregas que salía en una publicación norteamericana. De hecho es un folletín, un drama, quizá incluso, un culebrón. ¿Cómo podemos hacer atractivo un culebrón para los hombres jóvenes? Vistiéndolos a todos de Cow-Boys y ambientándolo con una buena partitura. No falla, el culebrón que tiene al chico forastero, a la chica hija de un papá texano rico, al rival del papá, a la buena amiga de la chica y heredera casadera, al malvado rufián, al humilde empleado mexicano y al desafiante capataz que quiere batirse con el chico porque no lo considera lo suficientemente bueno para la hija de su jefe, no deja de ser una historia de amores y orgullo. Mucho orgullo. Orgullo por una tierra salvaje, orgullo mancillado por el desprecio, orgullo contra el rival...

William Wyler y el elenco

La música, además, de Jerome Moross, describe lo salvaje y bullicioso que es Texas y lo orgullosos que están los texanos de su gran país. A Jim Mc Kay (Gregory Peck), capitán de barco del este, que se retira para casarse con Pat Terrill (Carroll Baker), la hija de un rico ganadero que tiene tierras para aburrir, se lo recuerdan a cada rato. Hasta algún pomposo texano le pregunta sobre las llanuras con satisfacción: "¿Ha visto alguna vez algo tan grande?" a lo que Jim responde "Msí...Un par de océanos".

El chico, la chica y su padre

Peck hace de caballero intachable, pelín blandito a juicio de Steve Leech (Charlton Heston), el capataz de la casa Terrill. No considera al marino lo suficientemente bueno (gañán pendenciero) para la hija de su jefe. Él la pretende, pero está en una posición de desventaja social. Lo provoca un par de veces con el propósito de zurrarse para ver quién sale campeón de la dialéctica de los puños, pero Jim no está interesado en hacer el imbécil, cosa que cabrea a su novia Pat. Esta tiene un desmesurado complejo de Electra, que es como el de Edipo pero al revés, una devoción desmedida por su padre al que llama "el Mayor". Llega a decirle a Jim que "no es la mitad de hombre que el mayor".

 El rudo capataz 
La amiga de la chica

Por otro lado está la amiga de la novia, Julia Maragon (Jean Simmons), que es la heredera de unas tierras con agua que todos pretenden, sobre todo el gran rival del Mayor Terrill, que no es otro que el patriarca de la familia Hennessey, Rufus Hennessey (Burl Ives), dueño de un rancho ganadero que se pega un par de discursos en la peli que se tradujeron en un merecido óscar al mejor secundario.

 Rufus Hannassey, el enemigo
Buck Hannassey, el malote

El primogénito de los salvajes Hennessey, Buck (Chuck Connors), es un bruto alocado, fanfarrón, pendenciero y rudo vaquero que, por una broma, comienza una guerra de clanes. Chuck Connors era un tiarrón que, aparte de actuar, tuvo tiempo para jugar con los Celtics de Boston al baloncesto, y al béisbol con los Dodgers de Nueva York y los Cubs de Chicago.

La peli, insisto, es un culebrón vestido de cow boy, dirigido con maestría por William Wyler, que es todo un clásico del cine y que tiene una banda sonora soberbia.

1 comentario:

La Bestia dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=9SDYkONnfCw

Desde que la vi por vez primera,esta secuencia se ha grabado en mi memoria para siempre jamás.
La pena que no la he podido ver en una gran pantalla de cine con la música de Moross atronando en una sala de cine.

Grande,muy grande " The Big Country ".

Saludos.