Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 7 de octubre de 2014

La sanidad sale cara, por eso no se gasta

Pues sí que estamos bien. El país de la pandereta ya se ha vuelto a marcar un tanto en su contra con el primer contagio a domicilio del ébola por poner medidas cutres y chapuceras dentro de la política de austeridad, cicatería y tacañismo de los responsables de sanidad para con los pobres, que ellos van a clínicas privadas.

Saltan todas las alarmas y corren noticias desalentadoras sobre el contagio de una auxiliar de enfermería mediante el último religioso fallecido en España por su repatriación. Que no me entiendan mal, no se trata de falta de caridad cristiana, si tratarlo de una manera profesional y con medios es deseable, pero, visto el resultado los medios no eran adecuados. (No comentaré nada respecto a la cantidad de hospitales que la orden de San Juan de Dios tiene en España, que bien cobran de la sanidad pública, pero que son privados, que no ha gastado ni un céntimo en albergar y tratar a sus sufridos misioneros enfermos. Olvidemos esto, por el momento).

Fuertes medidas de seguridad

Me consta que el protocolo a seguir por casos alarmantes como este son -o debieran ser- muy rigurosos, pero si es verdad, como se apunta, que la auxiliar infectada, lleva días pidiendo hacerse las pruebas (Por cierto, obligatorias, para todos los profesionales que estén al cuidado de pacientes extremos) y no le han hecho caso, no es nada alentador. Tenía entendido que, en caso de positivo en ébola, debía quedarse en cuarentena hasta la señora de la limpieza que pasa la mopa a la habitación donde yace el enfermo. ¿Y ahora qué? ¿Y los compañeros, familiares, amigos y vecinos que han tratado a la auxiliar en el período de incubación?

Es de vergüenza ajena y de rabiosa indignación la actuación estelar de los altos cargos de la sanidad pública española que deciden ponerse medallas mandando aviones medicalizados y fastuosos anuncios en prensa para traer a sus esforzados misioneros enfermos, sin dedicar ni un segundo de su tiempo, ni un céntimo del presupuesto, en preparar con exquisito cuidado, y sin reparar en gastos, equipos médicos, trajes especiales, zonas aisladas y medios realmente efectivos.

La chapuza nos va a resultar cara. Se llenaron el pecho de aire -putrefacto- contándonos por los medios de comunicación , como se iba a cuidar a los enfermos, y resulta que, ni siquiera el hospital estaba acondicionado, que se hizo todo a última hora, y que los trajes eran insuficientes para parar el virus, entre otras cosas, con medidas tan cautelosas como precintarse con cinta aislante de esas del todo a 100 los guantes a los trajes más baratujos del mercado. Leed la carta del D.U.E. de la U.C.I. que es para llorar.

Eso sí, la ministra Ana Mato, haciendo honor a su nombre, ahí sigue, sin dimitir, mientras sus correligionarios están dispuestos a pagar lo que sea, a nuestra costa, para que Arias Cañete sea comisario de medio ambiente, teniendo intereses petroleros. El dinero se ha de invertir en Bankia, para que ellos mismos gasten a manos llenas. Poner medios en la sanidad de los pobres, la pública, es muy caro.

9 comentarios:

chris dijo...

Hoy tengo uno de esos días en que ponía a la Mato y unos cuantos más en fila y me liaba a hostias con todos ellos.
Eso o la mandaba a coger de la mano a la enfermera contagiada para darle consuelo.

Anónimo dijo...

¿No habrá una enfermedad que sólo afecte a los polìticos hijos de puta, a los corruptos y a toda esa pandilla de psicópatas que trafican,comercian y tratan como basura la vida humana?.es que si no hay, ya están tardando en fabricarla.
un saludo
(Soy Núria de títeres sin cabeza, pero no he entrado con la cuenta de google y si lo hago ahora me borra todo lo que he escrito)

Jose Luis Forneo dijo...

Es otra chapuza que desprecia a los ciudadanos. Es lo que pasa cuando uno asume que la politica es labrarse un futuro lleno de privilegios sea cual sea la forma, y que no tiene que ver nada con servir a los ciudadanos. La repatriacion de un misionero, que pertenecia a una especie de multinacional de las muchas que hay en el Vaticano SA, la pagamos todos en vez de su empresa, y encima ponen a todos los españoles en peligro ¿Cuando los pisoteados de España superaran su límite de paciencia y se pondrán a cortar cabezas de tanto delincuente y sinverguenza?
Saludos

laesti dijo...

Ay, Mato, qué ministra... Lee con el mismo tono monocorde todas las comparecencias, ya sea para hablar del ébola, del escándalo de corrupción de su marido, del misterioso rolls que le regaló la Gürtell o de un decreto ley.

¿Queda mucho para las elecciones?

Tuki dijo...

Indignarte es poco, es para poner en primera linea a "la Mato" con los medios que les han dado a los auxiliares, médicos y enfermeras y que se las apañe ella con los trajes los guantes y la cinta aislante. Y ya de paso que se quede en su casa cuando empiece con los primeros síntomas.

Pero claro a ella no la pasara nada, mientras a los que vivimos en la zona sur de Madrid se nos ponen de corbata ... y ya no te quiero contar a los vecinos de barrio, bares, parques, hospital y demás lugares donde ha estado esta pobre mujer hasta que por fin la han hecho las pruebas....

Emilio Manuel dijo...

Ahora ya sabemos que la ministra Mato no se entera de nada, como no se enteró de los coches que tenia en la cochera pertenecientes a la trama Gurtel.

Me temo mucho que lo único que nos estaba salvando de la quema, para no hundirnos en lo más profundo, el turismo, va a salir más parado, esta Ministra es cojonuda.

Y ya que hablas de Bankia, ya sabes el juez Elpidio Silva 17 años de inhabilitación por juzgar a Bleza.

mariajesusparadela dijo...

En lo que si van a ser absolutamente estrictos es en sacrificar a su perro...

Nosu dijo...

Da todo mucha vergüenza. Por qué siguen empeñados en jugar a ser un país moderno cuando cerebralmente siguen en la Edad media?

Por qué leches el pueblo no se rebela en las urnas o de alguna otra manera?

ROSA M. dijo...

Mi hija trabaja con enfermos crónicos y muchos dependientes, los recortes que sufren en medios y personal son vergonzosos y más teniendo en cuenta que esas personas nunca van a mejorar para volver a casa, están recortando su calidad de vida y la del personal que los atiende, pero claro el dinero de las tarjetas opacas de Bankia está para otras cosas.
Una pena lo de esta auxiliar, lo que nos vendieron en directo como un rescate tipo la guerra de las galaxias ha resultado finalmente ser de castañuela y pandereta, más de lo mismo.