Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 9 de octubre de 2014

Cobardes

La noticia más importante de anoche en los medios no era otra que, atención: La enfermera pudiera haberse tocado la cara con un guante. Noticia triunfal. La culpa es suya.  ¿Y eso ahora qué importa ya, si tenemos riesgo de epidemia? ¿Qué más da como pasara, si es que pasó así? El (des) gobierno está haciendo denodados esfuerzos en filtrar a los medios esta noticia como lo único importante. Ya han encontrado felizmente, para ellos, el chivo expiatorio sobre quien verter la responsabilidad: la auxiliar, porque ¿Alguien conoce al supervisor del protocolo que debía estar en el hospital en ese momento o justo estaba cagando?

El médico y la subdirectora del hospital: "Van un inglés, un francés y un español..."

Parece mentira que el consejero de sanidad de Madrid, que es médico, olvide que cuando una persona está con fiebre, sus palabras no suelen ser demasiado coherentes, si es que es cierto que lo dijo, aunque el portavoz médico saliera con bata y pijama de cirujano a chivarse a los medios porque así se lo han pedido desde arriba bajo la consigna "Pío, pío, que yo no he sido". Pero eso sí, sacan pecho, aliviados de poder pasar el muerto (por ébola) a la paciente para escurrir el bulto, de la misma manera que escurrieron el bulto en los accidentes ferroviarios de València o Santiago, diciendo que la culpa es del ferroviario porque decía en las redes sociales que le gustaba correr...con el coche.

Ya está, los medios de comunicación, algunos por cariño ideológico y otros por estulticia tamaño familiar, se dedican a cacarear repetidamente que la culpa es de la enfermera por tocarse la cara con un guante. Ya está, esa es la verdad oficial. Poco importa que sea una hipótesis. Y, de paso, escurrimos el bulto, y bien gordo, de anunciar que quienes decidieron traer enfermos de ébola, sin reparar gastos, esto, aparentemente, no formaron como se debe a los profesionales sanitarios que iban a prestar sus servicios para dichos enfermos, confirmado por los propios sanitarios. Pero eso no se publicita, con echar mierda sobre la auxiliar de enfermería, ya estamos -quienes decidieron tratar misioneros-salvados.

La auxiliar de enfermería mató a Kennedy, ha dicho Rodríguez.

La otra gran noticia, atención, es que para impedir el sacrificio de la mascota de la enfermera, la gente se agolpó a las puertas de su casa. No me entendáis mal, un ser vivo, hasta que lo matan, es un ser vivo, pero. ¿Hay un foco en España y te vas a manifestarte y a golpear la furgoneta que lleva el cadáver en vez de ir a casa de Ana Mato o de Javier Rodríguez a montarla porque son los responsables del desastre? ¿Pero qué clase de "amantes de los animales" tenemos en este país? Y ojo, que no me parece bien que maten un animal inocente aquellos que abogan por la vida legislando contra los abortos y la eutanasia. Mueren miles de personas en África, una epidemia llega a este país, y en vez de protestar frente al ministerio de sanidad vamos a casa de la mujer enferma, a pegar a los de la furgoneta que retiran el cadáver del perro.

En el fondo, se lamentan de no poder decir cosas como "la enfermera infectada se paseó por los hospitales de Nigeria en bikini dando besos a todos los enfermos. La culpa no es nuestra, que compramos delantales y guantes de fregar para los del hospital".

Pero ¿Os habéis dado cuenta que la única noticia, en la que pierden el tiempo es en llamar mentirosa a la enferma para descargarse de la culpa de la carencia de formación? Ya está, la verdad verdadera, que todos estábamos ahí para verlo es el puto guante en la cara, que junto al perro y la mermelada con Ricky Martin en el armario lo hemos visto todos por la tele.




13 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Cuanta razón llevas en eso de que confundimos el culo con las témporas, en lugar de manifestarnos en casa de los responsables políticos vamos a la casa de una afectada por quítame allí un perro.

Un abrazo, seguiremos escuchando despropósitos, este país no aprende ni a palos.

Un abrazo.

Maldito PP dijo...

Son una panda de miserables hijos del diablo que están siguiendo la misma estrategia de siempre: criminalizar a los trabajadores y exculpar a las autoridades. Será que este país se merece esto, por darles la mayoría absoluta al partido más mentiroso, soberbio, corrupto e ineficaz de todo el arco parlamentario.
Culpable del accidente del AVE: el maquinista.
Culpable del Prestige: el capitán.
Culpable del ébola: la enfermera (y su perro).
Culpable del accidente del metro de Valencia: el conductor.
Culpables de la crisis: los parados y los trabajadores que viven por encima de sus posibilidades.
Culpables de todo lo demás: ETA y los catalanes.

emejota dijo...

Magnifica exposición.

emejota dijo...

Los títeres recibieron orden de cortar por "lo sano".

chris dijo...

Sinceramente... si pudiera, saldría a meterle el ébola por el culo a la ministra (disculpad el exabrupto pero es como lo siento). Y al mismo tiempo entiendo perfectamente la reacción de la gente al tema del perro.
Como no me salen las palabras de la rabia y la tristeza, déjame que te copie lo que escribió ayer en su muro Casilda Zampowski y que transcribió una exbloguera conocida nuestra... Refleja fielmente mi opinión.

"El asunto es de una gravedad tan extrema que yo no sé si al final vamos a perder todos un poco la perspectiva con tanto Excalibur por aquí y por allá. En primer lugar, no debería haberse repatriado a esas dos personas. Lo creía entonces y, desde luego, lo sigo creyendo ahora. Primero, porque se les podía haber tratado en un hospital de campaña. Segundo porque, además, podría haberse aprovechado la situación para intentar paliar el contagio de la enfermedad in situ, en lugar de hacer justo lo contrario. El asunto es político desde el origen, pues. Político porque creemos que mientras los que mueren sean negrillos del África, no pasa nada y somos inmunes. Primera falacia. Y político porque quienes toman decisiones equivocadas de consecuencias imprevisibles ocupan puestos de responsabilidad. Y lo que se les exige es, precisamente, que estas situaciones puedan evitarse. Pero sigamos: nuestro gobierno, en su infinita sabiduría, vuelve a poner en marcha su podrida maquinaria mediática para (¡oh, sorpresa!) culpar a la víctima. Una víctima que probablemente muera por haber formado parte de un operativo para el que obviamente no existían suficientes garantías. Una persona que con 38.5 de fiebre se ve obligada a volver a su casa poco más que con un puto paracetamol. Y ahora sí, digo "puto" porque dejo paso a la enorme IRA que siento. No es el perro, joder, no es el perro. Se sacrifican perros todos los putos días del año y a nadie le importa. El perro representa otra cosa: ese perro es la fotografía de un país podrido hasta las trancas, de un gobierno corrupto e incapaz, de unos ladrones y sinvergüenzas que han desmantelado nuestra sanidad para llenar los bolsillos de sus amigotes. Así que: no es el perro, pero sí es el perro. Coño ya."

mariajesusparadela dijo...

No hables muy alto: al involucrado en el ccaso del Alvia lo acaban de nombrar ministro de justicia: y, a toda velocidad, han determinado que el único culpable es el maquinista.

Jose Luis Forneo dijo...

El animalismo es una forma de dispersar los esfuerzos de los explotados en muchas direcciones para que, como dices, no nos dirijamos directamente contra nuestros verdaderos enemigos. La rabia dispersa hace que se salga a la calle para defender al perrito, lo que me parece bien, pero no se haga lo propio para exigir que Ana Mato como poco dimita, si no se exige lo que realmente se deberia: meterla en la misma habitación con un enformo de ébola con guantes de fregar y una mascarilla de segunda mano.
Saludos

Tuki dijo...

Totalmente de acuerdo contigo....
Y poco más se puede decir,porque me enciendo...

Olga_C dijo...

INDIGNANTE. Se habla ya de otros casos de ébola que los medios no mencionan. Ojo que esto no ha hecho más que empezar.

Charly Hell dijo...

Cada día más asqueado con los que mandan en este país. Y uno asiste impotente al espectáculo de palmeros en que se está convirtiendo la prensa, que nos dicen sólo lo que unas mentes pensantes han acordado lo que tienen que decirnos, a nosotros los borreguitos que no debemos tener opinión, porque eso es muy malo para ellos, que el pueblo piense y sea crítico.
Y lo más jodido es que consejeros, ministros, presidentes en lugar de dar la cara y apechugar con la responsabilidad que conlleva el cargo, encima se enrocan y dicen que es cosa de la oposición maligna que solo busca alborotar.
¿Se nos puede tomar el pelo más a las claras? Lo dudo. La culpa al final si que va a ser nuestra, pero por consentir todo esto y no levantarnos y plantarles cara de una vez.

Un saludo.

Anónimo dijo...

En esto estoy completamente de acuerdo, el consejero de la cc.aa. De madrid se esta cubriendo de gloria

Anónimo dijo...

Generalmente las "crisis" se deben manejar con un solo punto de información y que sea veraz...y aqui cada uno esta haciendo la guerra por su cuenta, y estan dando una imagen pésima

ROSA M. dijo...

No daba crédito cuando lo oía, la culpa ha sido suya por tocarse la cara con el guante cuando según el protocolo lo primero que tienen que hacer en temas de enfermedades infecciosas es quitarse los guantes.
Vaya como lo del tren de Santiago que el único imputado es el maquinista!!! Que no digo yo que este exentó de responsabilidad pero de ahí a que sea el único culpable va una jeta que te c....
Lo de Gallardón quedo hábilmente diluido con el "tema catalán" veremos que se montan ahora para quitar de primera página lo de Bankia y lo de esta auxiliar.
¿Creéis que a la Mato le corre sangre por las venas o es más de horchata?