Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

miércoles, 3 de octubre de 2012

Los chistes de Jaimito

Jaime Mayor Oreja es uno de los dinosaurios heredados de pasadas épocas que aún conserva el PP. Hijo de familia afectísima al régimen, Jaimito vive preocupado como cristiano y "demócrata" la muerte del general "Ísimo", así que ni corto, pero algo perezoso, sí, que siempre le ha costado lo suyo moverse, se afilia a la UCD para rascar escaño en el 79. No lo logra, pero recibe a cambio el cargo de diputado foral de Gipuzkoa.

Al año siguiente, y como mandan los cánones de las familias de rancia (más bien podrida) alcurnia, va heredando de su tío Marcelino diversos cargos, entre ellos el de diputado en las cortes. Todo queda en familia. Elegido delegado del gobierno para el País Vasco, siempre en sustitución de Marcelino, los gobernadores de las tres provincias vascas dimiten, lo cual, dice bastante de lo que pensaban de él.

Hay que ver, lo que se encuentra una por la red.

Se suceden los años de gloria del felipismo y Jaimito se tiene que buscar la vida. Para ello recurre a amigos y familiares que tienen conocidas empresas de seguridad. Porque los años duros de violencia también daban pasta, y la siguen dando, y un poco de malestar siempre engorda el bolsillo.

Va saltando de puesto en puesto hasta que en el 1996 el PP gana sus primeras elecciones y lo nombran ministro de interior, cargo que hubiera detentado en las dos legislaturas aznarianas si no hubiera hecho castillicos en el aire pensando que en las autonómicas del 2001 podría alcanzar la poltrona de lehendakari. Creyendo que barrería de calle por desgaste de los Jeltzales (Curioso que el PNV en su denominación en euskara diga cosas más siniestras, pero en España no lo saben) y por ilegalizaciones oportunas de partidos ¿probada? su pertenencia a banda armada.

¿Premonición?

Total que el andoba, que se creía ganador, agarró un coche desde Madrid el domingo en pleno recuento del escrutinio pensando entrar como un César triunfante por la avenida de Armentia para llegar a Ajuria Enea (Residencia oficial del lehendakari) y le avisaron en Miranda de Ebro que se diera la vuelta, que había perdido. Quedó en la oposición diciendo barbaridades, porque este señor nunca ha tenido madera de político de altos vuelos, sino de jingle reiterativo de ofertas del supermercado.

Será siempre recordado por no aparecer a sus horas en el pleno del parlamento vasco y ser su delfín, Iturgaiz, bocazas impenitente, el que votara a dos manos en su escaño y el de Mayor Oreja a la vez. Sobre Iturgaiz hay chistes a manta, porque el pobre no daba para más. Le hicieron cabeza del PP en el País Vasco porque era capaz de hacer dos frases en euskara sin liarse demasiado entre verbos transitivos o intransitivos (el to have y el to be, más o menos, en inglés) para hacerse el simpático ante una ciudadanía que no se fía de un partido que desprecia de una manera flagrante a la mayoría de los vascos. Cuando vieron que el acordeonista, que tocaba el acordeón de oído y los botones de Oreja, no daban para más, eligieron a María San Gil, la fundamentalista. Aquella que amenazó con retirar a sus hijos del colegio alemán pijo de Donostia si este centro acataba la ley del gobierno vasco de incrementar las horas lectivas de euskara. Que mi ciudad es muy pequeña y nos conocemos todos. Y es que el PP se dedica a poner bárbaros con la lengua más rápida que el cerebro como jefes de partido en el País Vasco, territorio hostil en el que los peperos muestran mayor hostilidad para que no decaiga y olé. Ahora tenemos a Basagoiti, otro que tal rebuzna.

Siguiendo con Jaimito, para que no molestara demasiado, lo enviaron lejos, donde no se le oyera, a ese cementerio de elefantes y de políticos chirriantes que es la UE. Pero de vez en cuando vuelve a soltar un granzido discordante. A la vuelta del cementerio de elefantes, y ante la quitada de careta del PP con ese Gallardón antiabortista y esa Crsitina Cifuentes pretendiendo prohibir las manifestaciones, porque la cosa se va a poner chunga de verdad, nos llega el ulular ultramontano de Mayor Oreja, como en sus mejores años de ministro del interior soltando verdaderas perlas, y nos dice, sin cortarse un pelo de su barba que:

"Me parece un disparate que cada día se televisen más todos los problemas de orden público con cámaras de televisión, porque al final se está incitando a manifestarse".

Ay, la censura de su juventud, cuando su tío Marcelino, al que le debe su status, era "alguien" en el régimen.

Pero eso no es lo peor que ha dicho. Ha vuelto a soltar los mantras que le hicieron famoso y que más pasta le han dado. No olvidemos que en su vida privada está ligado a las empresas de seguridad y la paz no le beneficia en nada y  soltó también:

"ETA no es sólo un grupo terrorista, es un proyecto de ruptura y se ha puesto en la vanguardia de Cataluña y del País Vasco en esa materia"

Toma ya. Necesita invocar fantasmas, aunque aún no estén fríos, para poder seguir chupando de un bote que cada vez está más vacío porque con ineptos estadistas como él, que sólo se dedican a la política para hacer negocio, no hay salvación posible y vamos directos a la quiebra y la mendicidad.

Necesita soltar despropósitos como estos para hacer revivir la llama de algún voto en las próximas elecciones  o están perdidos. Nosotros, con tíos como Mayor Oreja, si que lo estaremos.

8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Ayer realicé un comentario sobre este hombre, la verdad es que uno lo conoce por sus hechos, tu tienes, además, parte de la historia.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Mayor es el típico personaje que encontramos en un régimen que no ha roto vínculos con el anterior(la llamada dictadura)sino todo lo contrario,se transformó,se maquilló y nos hizo creer,utilizando palabras como libertad,democracia,progreso...(¿quien le puede poner pegas a estos vocablos?)que ahora sí, el ciudadano era el centro y lo más importante para el desarrollo y búsqueda del bienestar social.Por otra parte,o siguiendo con el hilo,no es muy diferente(Mayor Oreja) que los medradores profesionales infiltrados en otros partidos,especialmente los que han tocado poder PP y PSOE,que siendo familiares de antiguos cargos franquistas o incluso ellos mismos franquistas redomados (¿ hace falta dar nombres?)han alcanzado en este regimen altas cotas dentro de la organización estatal,desde el actual jefe del estado,pasando por los diversos presidentes,ministros,presidentes del congreso,presidentes de comunidades autónoma,presidentes de diputación,en fin un entramado tal que a poco que se escarbe demuestra que esto no cambió lo más mínimo con la llamada transición y aún peor el país fue vendido al gran capital mafioso internacional o posiblemente ya estaba vendido y con el cambio se hizo la venta de forma descarada porque,eso sí,el pueblo a través de las urnas o la llamada democracia (falsa)daba su conformidad.

ISA dijo...


Fíjate que hace años este tío me gustaba.
Ahora no, por supuesto, es más, le he cogido una tirria que no puedo con é.
Creo que se le ha ido la olla y de una forma extraordinaria/ordinaria.

mariajesusparadela dijo...

Es Mayor . Y tiene la mayor Oreja. Pero yo creo que es sordo y no se entera de nada.

ROSA M. dijo...

Al mismo cementerio de elefantes también enviaron al Aleix Vidal Quadras, creo que era la época en que Aznar hablaba en catalán en la intimidad, pero desde alli también estos días nos ha deleitado con su prosa.
Ya se sabe, Dios los cría y el PP los junta.

Núria dijo...

Debe ser un virus que se ha cebado con la clase política de según que signo...y debe afectar gravemente a la única neurona que les queda viva,porque si no, no se entiende semejante vomitera de estupideces, ¡que no damos abasto, coño!

Alson dijo...

Si es que tenemos una tierra que da mucho cardo, pero nos lo tragamos igualmente.
(Soberbia, como siempre)

Paloma Peña dijo...

¡Ay, madre! Si es que cada vez que sale este señor vuelvo a ver la tele en blanco y negro, cantando el "la,la,la" y el "cara al sol", y las ganas de ponerme las zapatillas de deporte y correr delante de los "toros de miura" (véase antidisturbios sean del color que sean). No sé por qué siguen dando minutos en medios de comunicación a quienes constantemente con sus palabras atacan los más básicos derechos constitucionales. Este hombre sí que es antisistema.
Un saludo a todos.