Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

viernes, 25 de noviembre de 2011

Drogas en la música (Última) la ruina de la vida yonki.

Esta es la última entrega de esta serie. Está dedicada a los temas que encuentro más tristes, dedicados al horror al que conduce la dependencia, y a una de sus consecuencias: La muerte. Algunos de estos temas que escuché de cría, en los tóxicos 80, me producían auténtico pavor.


En el número 5, The Refrescos y Maripili (En el valle del Ska). Este grupo, famoso por el aquí no hay playa, dedicados a hacer canciones festivas, sacó un tema que cuando lo oí, hacia finales de los 80, no me lo podía creer. Hacía un alegre Ska sobre una chica enganchada, que se prostituye para picarse, que desaparece de casa... Lo que siempre sospeché, y nunca confirmé es que "El valle del Ska" sea Vallecas. En fin, juzguen ustedes, y obvíen el momento "Festival de la OTI" del principio:




En el número 4, Mecano y Barco a Venus: El grupo Mecano, cuando comenzaba, antes de arrancar bostezos y de intentar encajar las rimas a martillazos, sacaba alguna canción como Barco a Venus, que contaba como se iba aislando el consumidor de  cierto tipo de sustancias.



En el 3, un aún joven Joaquín Sabina, cuando aún se hablaba con los otros dos componentes de la Mandrágora, sacó la canción Princesa, donde cantaba la ruina humana de una vida echada a perder. Es curioso como casi siempre la protagonista de la ruina de la vida yonki es una mujer joven. Quizá hay una excepción, pero porque la protagonista de la historia que se canta es otra, en el tema cantado del miembro de la SGAE Víctor Manuel, ya que en La madre, es ella la que harta de ver a su hijo morir cada día, se decide en dar el viraje más violento a la vida.





En el número 2, Joan Baptista Humet cantó en los 80 la historia de Clara. Cuando la oí en mi tierna infancia me dejó petrificada. Es uno de los temas más tristesque recuerde haber oído. Una degradación sin fin de una vida que acaba mientras el mundo, al día siguiente pasa del cadáver. Pero sin duda, para canciones bellamente tristes, la número uno de todas.




En el número 1, Los secretos con Y no amanece. La melodía es delicada y denota una tristeza que se afianza con la letra de un alba con sobredósis incluída. Una belleza mortecina para una realidad muy cruda. He tenido que decidirme por cuál de estas dos últimas canciones colocar primero. No ha sido fácil. Son dos temas que denotan una tristeza enorme, pero, Y no amanece está dedicada a la muerte de una amiga, o eso dicen, que falleció por sobredósis, igual que Enrique Urquijo, el cantante de los Secretos, que este mes de noviembre habrá hecho doce años que apareció muerto una noche en un portal de Malasaña, igual que la protagonista de Y no amanece.


5 comentarios:

felicitat dijo...

Realmente tristes estos finales. Saludos,

Juli Gan dijo...

Acabo de hacerme con el último disco de Amaral, y, casualidades de la vida, tiene una canción dedicada a una toxicómana (¿Por qué siempre son mujeres las tristes protagonistas?) Si las calles pudieran hablar, se titula.

Tampoco he colgado "El jako" de Mano Negra. Qué cabeza más mala tengo.

felicitat dijo...

Hay muchas Juli! Te voy a copiar un trozo de lo que escribí en una entrada al blog el otro día de toda esta historia de la movida, drogas y otros quehaceres...
En lo que a mi respecta, y como mujer, se me abrieron las puertas del cielo, creyéndome se la mejor mujer fatal que podía haber en el mundo, era lo que se llevaba, incluso más fatal que cualquier hombre.
Por ejemplo: Repasando conscientemente la dureza de las letras de muchas canciones, puedo comprobar, que aunque quisieran dedicarlas a las mujeres, lo hacian de forma brusca e incluso de un aspecto diferenciador y hasta machista diria yo, porque la mujer siempre tenia que ser fatal, o la puta del barrio, o la diferente por su aspecto duro y que singularmente, a nosotras nos parecia normal, es más, nos parecia muy bien. En cambio, creo que intelectual y mentalmente nos afectaba mucho más de lo que queriamos dar crédito.
http://pelicanoenelpirineu.blogspot.com/2011/10/el-porque-de-las-cosas.html

Saludos,

Troyana dijo...

Juli,
qué interesante repaso a las canciones de aquellas/os que se deslizaron "por el lado marrón".....
así,de pronto me ha venido a la cabeza otro temazo bastante cañí "Más chutes,no" de los Calis.....seguro que lo conoces....
Me has dejado reflexiva en torno a esa distinción hacia las mujeres en roles "auto-destuctivos"............ummmm....me quedo pensando sobre canciones donde sean ellos los protagonistas....
Bsts

Juli Gan dijo...

Troyana: Síii, está en la tercera entrega de canciones yonquis que hice. Los calis fueron la B.S.O. del viaje de fin de estudios de 8º ("Jodío" Gonzalo -Un compañero- el coñazo de los Calis a todas horas que nos metió)Entre eso y Europe, era el 87, menudo dolor de cabeza!!