Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 10 de noviembre de 2011

Comienza el circo

La campaña electoral nos sacude y nos da el coñazo día a día. Nos engañan diciéndonos que es un sano ejercicio democrático, eso de votar, pero resulta que tal y como está diseñado el sistema de recuento de votos de este país, eso no es cierto. La inmensa mayoría de los partidos no se comen nada porque son pequeños y no quedan representados en el parlamento, así que se eterniza el bipartidismo derechista haciéndonos tragar ruedas de molino.

Ya se oyen más fuertes, si cabe, los rumores sobre la ola de privatizaciones para que prevalezcan las clases -superiores- y aquí nadie sin dinero pueda estudiar o acceder a una sanidad decente, cosa que, por cierto, es totalmente sostenible, lo que pasa que nos mienten contínuamente porque el negocio privado lleva cuarenta años detrás de hacerse con hospitales, medicaciones y cuadros médicos, que en EEUU da mucho dinero y les ha jodido, vaya si les ha jodido, la piscina llena de agua de borrajas que prometió Tío Tom Obama con eso de nacionalizar la sanidad yankee, así que las empresas tipo CIGNA, por decir una que opera también en España, le está dando dos tazas de esa misma agua de borrajas al Nobel de los hipócritas. Pero sobre esto ya haré un post más profundo...Si puedo.

Comienzan a llegarme papeletas para que vaya a ejercer mi derecho electoral y la primera que me llega - ¡Horror!- es la de Plataforma per Catalunya- de Anglada, el fascista sin careta (No como el resto). Estoy por devolvérsela al cartero, porque no quiero mierdas en mi casa, aunque, como ya he dicho en varias ocasiones, las papeletas para diputados sirven con mucha adecuación para envolver los támpax usados. Parecen hechos expresamente para ello.


Ya me han metido mierda en el buzón.

Leo por encima que carga de una manera populsta contra la inmigración, y eso que cada año baja porque muchos se vuelven a sus pueblos, juzgar a los banqueros (Me gustaría saber qué pasaría) y alguna majadería más que engaña a los simples y votan sin pararse a pensar.

Al menos, gracias la campaña electoral, algunos tendrán un mes de sueldo repartiendo correspondencia partidista.

7 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Tus vaticinios serán cumplidos y aún más con una Europa que, como la entendemos hoy, se va a la mierda, la Sra. Merkel, dictadora donde la haya, va a dividirla en la de los ricos y la de los pobres, ¿ sabéis donde será colocada España?.

Un saludo

felicitat dijo...

Yo creo que los medios de comunicación inflyen mucho, muchísimo más de lo que somos conscientes.
Saludos,

mariajesusparadela dijo...

Los sobres que me llegan van directamente, sin abrir, a la chimenea. Y lloro, pensando cuánto mejor podría emplearse el dinero que cuestan y que pago yo (y tu y el y ellos y vosotros...)

sor ella dijo...

Por si acaso nunca leo ni oigo la propaganda electoral. Hace ya algún tiempo que no creo "casi" nada de lo que dicen los políticos, y si me decido por un voto u otro es por ese "casi".

Ave dijo...

Recuerdo la primera vez que tuve que justificar en EEUU que mientras estuviera investigando en España, no necesitaba ningún tipo de cobertura médica porque aquí me cubría el sistema público. Y me pedían "un certificado". Yo les insistía: que no, que no hay certificados, que tú vas al médico y te atienden. "Necesitamos un certificado que especifique detalladamente el alcance de tu cobertura médica mientras vivas en España". En la Seguridad Social casi se me ríen en la cara, y al final recuerdo que le pedí a mi médico que porfavorporfavorporfavor me firmara un papel diciendo que mi seguro médico lo cubría todo-todo-y-todo. Para la doña que me atendía allí con lso papeles, era inconcebible que uno pudiera ir al médico sin más.

LaRepo dijo...

¡Ais amiga!
Hay tanto que replicar que no me dan las teclas...

Kika Fumero dijo...

Gracias, Juli, ahora recibiré con una sonrisa toda la metralla de la campana en mi buzón, pues pensaré en esa gente que, gracias a ello, lleva unos cuartos a su casa! :-) Un abrazo y fuerza, que ya queda menos!