Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

viernes, 12 de noviembre de 2010

Descerebrados con ideas y obras


Descerebrado 1:

No sé a quien se la ha ocurrido semejante idea de bombero, pero es como para darle el título de brillante imbécil del año. A no se quién se le ha ocurrido que para derogar la prevalencia del apellido del padre sobre el de la madre, el niño se apellide por orden alfabético. Estupendo. Dentro de cuatro o cinco generaciones no habrá nadie que se apellide Zúñiga, Zweig  o Vázquez. En cambio estarás encantado si te apellidas Abad o Aaronson. Maravilloso, ahora quienes nos tenemos que sentir discriminados somos los apellidados de la M a la Z. En mi caso, tengo las de perder porque mis apellidos comienzan por una de las letras de la segunda mitad del alfabeto. La discriminación no ha desaparecido y yo, mujer, a pesar de la "innovación" sigo discriminada alfabéticamente. Lo de que en el resto de las cosas que lleva la vide en sí las mujeres sigamos tan mal como siempre no se ha planteado. Debe ser que con lo del apellido ya está todo solucionado. Creo que hasta cobraré igual por el mismo trabajo que un hombre y no menos, como suele suceder.

 El trío la-la-la, dispuesto a cantar

Descerebrado 2:

George W. Bush  ha sacado un libro de memorias en el que nos larga unos cuentos que no se los cree ni él. De lo que he oído diseccionar, porque no me pienso leer sus hazañas, y mucho menos pagarle royalties, ahora resulta que él estaba en contra de la invasión de Irak. Sobre que Saddam Hussein, a pesar de todo lo que se le achaque, era un gobernante laico, se calla. Ahora resulta que como en aquél sketch de Martes y 13 de mi infancia: "Ella no quería, oiga". Bush no quería.

8 comentarios:

verticana dijo...

Juli. Cuando leí lo de los apellidos no me lo podía creer. Semejante estupidez con la que está cayendo. Muy buenos tus post. Besos

farala dijo...

pues a mi lo de los apellidos no me parece mal, se pueden poner los de la segunda mitad del alfabeto si una quiere... por lo menos aqúí no andamos como en la mayoría de los paises hispanohablantes con el "apellido paterno" y "materno" (eso si que me mata!)

de descerebrado "namba tú" no voy a hacer ni comentario, lo flipo.

Candela dijo...

Yo lo del apellido lo he estado pensando y estoy segura de que no va a haber desequilibrio alfabético en los apellidos de dentro de varias generaciones. Se trata de aplicar la regla cuando haya desacuerdo y no es común que los haya. Más bien pienso que predominarán los "apellidos ilustres", al margen de su orden alfabético.

Mean Mr Mustard dijo...

Lo de los apellidos es un disparate total. Menudos cerebritos...

Y lo de Bush, bueno, para qué hablar. A lo mejor es que ahora quiere que le den el Nobel de la Paz.

guada dijo...

y se te ha olvidado lo de la "ilustre" idea de los académicos de la lengua de nombre como YE a algo que de toda la vida ha sido y griega, se ve que de griegos solo el yogur.....
sobre los apellidos me da igual, allá ellos pero hay cosas y leyes más importantes en los que pensar que perder el tiempo en tonterías
y de Bush, mejor no opino que me enciendo
besos

Pena Mexicana dijo...

A ver... a mi lo de los apellidos me gusta porque me parece de justicia, ya te han comentado que lo del orden alfabético es solamente en caso de no haber acuerdo y ni siquiera es un hecho. Tampoco creo que esté ocupando un tiempo tan prolongado como para que las otras cosas más importantes queden de lado, digamos que quedan de lado gratis :)
Lo de bush es indignante... ahora resulta que va a vivir de su imbecilidad con más dinero que antes...

iTxaro dijo...

si es que hay mucho descerebrado por el mundo

yo éntonces, si hay conflicto,no podría poner mi apellido en la vida...

Rafael Ángel dijo...

Descerebrados, efectivamente.

Y hablando de lo mismo, pero en relación con otro tema. Juli Gan, quien entrevista a Perurena, el periodista al que desconoces, según has escrito en Txistorradigital, trabaja para Bilbovision, es decir, para el Grupo Vocento. Con eso ya te puedes imaginar por qué es tan ignorante el "comunicador" de marras.

¡Salud!