Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 2 de marzo de 2010

Pasajes de la Biblia. Hoy: Yossssuaaaaaaaa!!!!

Después del levítico, números y el deuteronomio, la biblia presenta el libro de Josué, que es en castellano lo mismo que Joshua para los angloparlantes, y para algunos padres desaprensivos que, con tal de ser originales perpetran en el registro civil este tipo de nominativos para sus retoños, que en un futuro no muy lejano serán víctimas del maltrato doméstico y futuros descerebrados ni-nis del fracaso escolar. Pero además, para que muchos se sorprendan, Josué es el nombre hebreo de Jesús. Así que nos encontramos ante el chusco caso de que Josué y Jesús es lo mismo.

El tal Josué era un desalmado cerebro militar designado por Moisés ya en sus últimos días, que creció a base de maná celestial hormonado (Siempre que hablo del maná, me acuerdo del cocinero de los teleñecos y su canción: maná, maná, pa pa paraba). Así que para quedarse con su tierra prometida (Jericó, Hai, Gabaón y aledaños) se dedicó a poner en práctica un Blitzkrieg sobre los indefensos habitantes de aquellas tierras. Vamos, que miles de años después está pasando igual, sólo que Josué se llamaba Ariel Sharon.

Josué, psicópata militar, pasó a cuchillo a toda la población de Jericó, menos a la familia de Rahab, una mujer de Jericó a la que la biblia llama "cortesana" (En fin, ya se sabe) y que escondió a los espías de Josué en su casa. Así que (Josué 6, 21) pasaron al filo de la espada a hombres y mujeres, niños y viejos, bueyes, ovejas y asnos, además de llevarse (saqueo cochino) todos los objetos de valor de aquellas gentes pasto de los buitres. Además la dulce joyita de Josué prohibió que se levantaran de nuevo los muros de esta ciudad. Y no sólo pasó a cuchillo a los pobres habitantes de esas ciudades que iban a ocupar ellos por ser el pueblo elegido, sino que pasó a cuchillo el prepucio de todos los varones de su pueblo que no se hacían la circuncisión desde que salieran de Egipto. Con lo cortado, se hizo un juego de maletas de piel.

Aquí llega la madre del cordero ya que Josué, olé el poderío, para volver a ganar la batalla de Gabaón no hizo otra cosa que parar el sol. Y éste no se movió, impidiendo la venida de la noche, hasta que se cepillaron a los gabaonitas. Ésta es una de las razones a las que adujo la iglesia romana, ésta y las ideas aristotélicas, para ponerle mal morro a la teoría heliocentrista de Copérnico, que estaba demasiado lejos como para darle una vuelta en la parrilla, pero sí un siglo después al pobre Galileo. Y como no se puede contradecir la biblia ni las malas artes militares del asesino en serie de Josué, pues nada. A la cárcel.

Un descanso entre degüellos para parar el sol un ratito

Después de toda esta campaña militar para quedarse con unas tierras que dicen que dijeron que les pertenecían, y habiéndo echado a los anteriores moradores que aún seguían vivos. Josué, autoridad militar, por supuesto, repartió tierras y ciudades entre las doce tribus de su ejército. Y aquí se acaba el bonito cuento de las maniobras militares que se ca(r)gan la teoría heliocéntrica.

10 comentarios:

felicitat dijo...

La verdad es que yo siempre he visto política también en La Biblia, para su pueblo, Josué fué "El Salvador", con empeño de reclamar lo que se dice que era suyo. Me lo voy combinando, después de una visión histórica sobre la monarquía en el A.T., me interesan los Deteuronomios, que tienen tela también.

emejota dijo...

Genial interpretación, me ha encantado. Por cierto ¿sabías que Jesucristo, como tal personaje recogido en el N.T. no existió?. Un abrazo.

Anónimo dijo...

You may talk about your men of Gideon
You can brag about your men of Saul
But there's none like good ol' Joshua
At the battle of Jericho that morning.

Joshua fit the battle of Jericho
Jericho, Jericho
Joshua fit the battle of Jericho
And the walls came tumblin' down
Down, down, down,
Down down, down, down ...

http://www.youtube.com/watch?v=cOKSKii4PX0

Alson dijo...

Y lo jodido es que hay más Josués que longanizas...

Juli Gan dijo...

FELICITAT: Claro, para su pueblo, y para su mentalidad él consiguió tierras y paz a base de matar al resto. Pero menudo pueblo elegido que no duda en contarlo en la bíblia, y narrar sin ruborizarse que para quedarse con su tierra prometida, expulsó y asesinó a otros que la habitaban. Yo cuando era niña no entendía cuando me lo explicaban, cómo podía haber un Dios tan vengativo y sanguinario (según el AT) y tampoco cómo un pueblo veneraba a unso salvajes que aplaudían el asesinato de otros (como los pobres egipcios que sufrieron las plagas). Partiendo de ahí me produce rechazo.

EMEJOTA: Siempre he creído que todos hablan de la bíblia pero pocos la leen, y un día comencé por curiosidad y encontré que todos sus personajes eran demasiado humanos, es decir, buenos y malos a ratos y a veces hasta mezquinos. Abraham debió ser un cobarde de campeonato que no dudaba en ofrecer a su Sara abierta de piernas a otros hombres para que a él no le pasara nada (Lo pone, que lo he leído)Por otro lado, la filosofía del cristianismo me es grata, su desarrollo y monopolio posterior no tanto.

ANÓNIMO: Yo lo conocía en euskara, pero la canción hablaba de Kennedy (Kennedy gure laguna zan, anahia bezala....)¿"Fit" es "fought"?. Ayyy, el gospel.

ALSON: Sí que hay Josués a manta, y además aplicables a cualquier momento asqueroso de la historia. Lo malo es que en Palestina se vuelve a dar el caso.

Ave dijo...

Me he reído un huevo... muy a mi pesar (porque la cosa no es pa reirse precisamente). A veces la realidad es demasiado desquiciante entre los piraos de un sitio y los del otro. ¿Has visto "Promises"? Yo me quedé con bastante mal cuerpo después de verlo, especialmente horrorizada con los fragmentos de entrevistas con los niños religiosos. Los colonos viven en otro planeta, pero está en la génesis de la creación del estado. Es una paradoja que ni siquiera la izquierda israelí es capaz de resolver.

Yo lo veo todo muy negro, la verdad. Hace 12 años ya decíamos algunos hacia dónde se dirigía Hamas y los hechos terminaron dándonos la razón.

Juli Gan dijo...

Ave: Gracias por el comentario. Creo que toooodos los extremismos son malos (sí, en este parecer soy extremisya ;-). Hamas es como todos, aprovechando el conflicto de nosotros con los israelíes, vivimos de puta madre. No la he visto, soy una "iznorante", pero la veré. Gracias por tus 2 propuestas. Pero me leí "los colores de nuestra tierra" de Kenizé Mourad y me pareció un libro muy revelador, y bien tratado. Y publicado en España por Mario Muchnik, por si alguien piensa que es antijudío. Lo de antisemita, mejor lo dejamos, porque se emplea mal, ya que allí semitas son todos.

Ave dijo...

Te envío una cosilla a tu correo electrónico :-)

Ave dijo...

Bueno, en el caso del antisemitismo sí te contradigo (con permiso), ya que históricamente en un contexto europeo el término hace referencia explícita al antijudaísmo y no a un odio generalizado por todos los pueblos "semitas". En Europa, el antisemitismo es antijudaísmo por definición...

Juli Gan dijo...

Sí, Ave, pero siendo quisquillosos se emplea mal. Es como los "crétin" kings que se autodenominan latinos y el resto, seamos franceses, españoles, italianos ... somos "blancos" y ni un puto descerebrado de esos sabe decirme dónde está el Lazio. Para mí es lo mismo.