Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 10 de marzo de 2015

Collbaix

Con esto de las bondades del clima primaveral, nos animamos a hacer senderismo por los alrededores. El sábado decidimos subir un pequeño promontorio local llamado Collbaix, cuyo nombre indica lo discreto de su mesura en comparación con los Prepirineos que se ven a lo lejos (El Port del Comte, por ejemplo), sin embargo, es la elevación más destacable de todo el plà del Bages (Una zona llana) con sus 542 metros.

 Collbaix, 542 m.


La ascensión es abrupta y el porcentaje de desnivel, a bote pronto, es muy elevado. Los caminos los forman las torrenteras que caen cuando llueve, y suelen formarse unos escalones que son difícilmente salvables si eres dueño de pata corta. Para bajar suele ser necesario, algunas veces, sentarse para facilitar el trámite.

Cumbre, al fondo, las crestas de Montserrat

Subimos por la cara este, que pertenece a Manresa, dejando a un lado alguna masía donde preparaban fuego para hacer calçots y trepábamos entre encinas, pinos, y matas de romeros y tomillos. Los catalanes al tomillo le dicen "farigola", me encanta la palabra. Una ascensión de media hora hasta la cumbre, esta vez sin ahogarme, como la primera vez, que me dio una pájara por haber desayunado un cortado y los lonchas de jamón  de york nada más. Espero no tener que repetir esa angustiosa experiencia.

Se nota que es primavera porque aún se queda la niebla enganchada a la tierra y las montañas de alrededor, como Montserrat, sobresalen de la bruma.

Foto en  ascensión

Bajamos por el camino largo, que pertenece al ayuntamiento de Sant Joan de Vilatorrada, cosa que, muchas veces, suele ser más complicada que la subida, porque trepar, aunque sea apoyando las manos es mucho más fácil que dilucidar cómo salvar el desnivel sin abrirte la cabeza.


La recompensa, el vermut.

5 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Que pocos conocen que bajar es a veces más complicado que subir, las muertes en las altas cumbres se producen más en las bajadas que en las subidas.

Un abrazo montañera.

mariajesusparadela dijo...

El vermut y la cerveza.

ROSA M. dijo...

El Viernes Santo es el típico día para hacer una salida así, con un buen bocata en la mochila, y aprovechar para recoger farigola florida para cocinar y hacer infusiones.
Por cierto, un vermut con Miró si su plau!!! jeje

Jose Luis Forneo dijo...

Curioso monte. Por la foto, lo bueno que tiene es que está lleno de bosque. En Castilla los montes testigo, como parece el tal Collbaix, están más secos que el maldito cadaver del Caudillo.

Robin dijo...

No por bajo un monte es menos peligroso: mismamente el Serantes. O Montserrat a cotas medias...hay cada barranca que...la Virgen... (nunca mejor dicho).