Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 20 de marzo de 2014

Coplas sin censurar

Estoy ultimando un libro que explica sucintamente la historia de la prostitución en Euskal Herria. De hecho, el trabajo de la investigadora Charo Roquero se llama así. Es curioso como la doble moral permite la existencia de este comercio sexual y luego lo condene. Es decir, quienes más lo condenan son, además, quienes más lo utilizan. Los que más desprecian a esas mujeres caídas en desgracia, pero quienes más las frecuentan. Mirando al pasado, y por lo que dice el libro, la prostitución era cosa de mujeres pobres sin recursos, sin familia protectora y sin posibilidad de ganar un sueldo con otro empleo que se dedicaban a ello por culpa de varones que se aprovechaban de ellas dada su posición de ventaja social e, incluso, por una mala fama poco merecida. Se refiere, claro, a épocas anteriores a la guerra civil, ya que, por culpa de ella, hay una nueva oleada de prostitución debido a la condición de perdedoras de la guerra, sin derecho a ser contratadas de otra manera.

Malas mujeres que hacían caja.

La mujer paga caro, siempre, y encima la doble moral rechaza pero recurre a la prostitución de una manera obscena. Y ello, la falsa moral, me hace recordar lo curioso de las letras de algunas canciones populares que se hicieron famosas durante el siglo pasado. ¿Cómo tenían éxito y pasaban la censura temas como "tatuaje" u "ojos verdes"? ¿Y qué esconden detrás estas historias completas musicadas?

El recomendable libro

Mucho se podría teorizar, pero este es un post rápido y poco documentado, así que pillemos unas melodías concretas:

La Dolores:

Dicen por ahí que hay que abstenerse de preguntar en Calatayud por esta buena mujer porque los paisanos están un poco hasta la matrícula de la cancioncica. Quizá sea conveniente no preguntar por ella, pero, para contrarrestar, no veáis el cacho hotel con encanto, de esos de lujo, que tienen allá. Hasta un museo tiene con baúles de la Piquer. No miento, que lo he visto.

El hotel de la Dolores

Total que se dice que un músico escuchó a un ciego cantar la copla y él la musicó. La historia tenía gancho y se hizo famosa. Hasta Tomás Bretón compuso una ópera sobre el tema y la inefable Concha Piquer, a la que nadie tosía, y por eso podía cantarlas sin que nadie se molestara, rodó una peli en 1940 dirigida por Florián Rey. Imperio Argentina, también, en 1947, de Benito Perojo.

No se sabe, aunque se jura, que Dolores Peinador Narvión, el personaje inspirador, existió. Que era una mujer que tuvo una relación con un hombre y que las habladurías la crucificaron como "prostituta" por ser una mujer libre. Ya se sabe que las mujeres no deben serlo, que deben estar supeditadas al qué dirán y que sólo el marido debe quitarles el precinto de garantía vaginal, y sólo tener a este como compañero sexual, quizá porque ellos no acepten comparaciones sobre su virilidad. en fin, que la pobre Dolores se llevó la mala fama, y el escarnio universal, amén del título de casquivana del todo inmerecido. "Por ser amiga de hacer favores, por ser alegre en su juventud. En coplas se vio la Dolores" Coplas degradantes por ser "alegre". Pregón de infamia de una mujer. Ya está dicho. Un bulo se convierte en perdición. Al loro con "fue alegre, pero fue buena". Y es que esa es la madre del cordero. La mujer ha de ser triste o no la respetan como debieran.



Pero hay otras que, directamente, y sin ningún disimulo, hablan de prostitución. Esta cuela dos goles como dos soles.

Ojos verdes:

A veces hay temas que tienen una interesantísima historia detrás. Uno de los compositores, Rafael de León, del famoso triunvirato coplero "Quintero, León y Quiroga", el trío La,la,la de la canción española, era un hijo de familia bien sevillana. Amigo de García Lorca desde la universidad y de Concha Piquer desde que hiciera la mili en Madrid, y ella denotara su cojera torcaz sólo por el gorro que llevaba, se dedicó a componer historias trágicas para ser cantadas. No en vano, es lo que termina siendo una copla, una novela musicada.


Víctima de escarnio: Las putas y los maricones

Vivió en aquellos maravillosos años 30 que tan libres eran en este país, regateando derechos y libertades a las mujeres, estableciendo cafés cantantes y music halls. Hasta que la guerra lo pudrió, censuró la libertad femenina y la delimitó a de casa a la iglesia y de la iglesia a casa. Adiós a los cafés cantantes y a los music halls.....de manera oficial, que no real. Se convirtió aquello en zona barriobajera, peligrosa e inmoral.

Uno de los primeros artistas en cantar Ojos verdes fue Miguel de Molina, el artista maldito. Lo tenía todo en su contra: Republicano y homosexual (Tan homosexual como Rafael de León, cliquen el enlace si les interesa este poema suyo que habla abiertamente del tema y la prostitución masculina). Se dice que, para ganarse el sustento mientras se hacía un hueco en la música de los años 30, de Molina trabajó de palanganero en un burdel. Hasta llegué a leer una vez, y este es el primer gol de "ojos verdes", que quien se "apoyaba en er quicio de la mancebía" (Mancebía: casa de amancebamiento) no era otro que él. Es más, el dueño de los "ojos verdes", no paga la noche de sexo, que lo dice la canción.




En medio de la guerra, Miguel de Molina canta en la España republicana el mismo "ojos verdes" que Concha Piquer en zona franquista. Dos intérpretes, una canción. Dos interpretaciones, la homosexual y la de prostitución  "pasaban los hombres y yo sonreía". Nadie, nadie le dijo a la Piquer que dejara de interpretar a la puta de la canción. El segundo golazo a la España hipócrita de domingo, por la mañana en misa, por la tarde en el burdel.

Tatuaje:

El triunvirato Quintero, León y Quiroga también repitió tema con "Tatuaje". Uno de los temas celebérrimos de Concha Piquer, again. Y es que nadie tosía a la eminencia de la canción española, que podía interpretar sin que nadie pestañeara, historias sobre la prostituta de puerto a la caza de marineros guiris ávidos de sexo. Esta es clara, clarísima. ¿Qué se puede decir?



Es muy curioso que todas estas grandes artistas, a las que no se censuraba, aunque, a veces, se les "suavizaba" las letras, grababan estas canciones que, sonaban impertérritas en la radio a todas horas, y rodaban películas contínuamente.

Concha Piquer de joven, cuando ser "artista" daba mala fama

Aunque, ya se sabe, el mundo de la farándula estaba compuesta por putas y maricones. Por mucho que te gustara un artista, ay, que tu hija te dijera que quería ser artista. Ser "artista" significaba ser una mujer alegre, y, por lo tanto, despreciada por la sociedad hipócrita y pacata.

Francisco Alegre (Y olé):

Este pasodoble torero también es del triunvirato mencionado. No es que hable de la prostitución, pero sí que lo hace de la doble moral. De la permisividad, si eres influyente, de tener querida. "La otra". Porque eso también era motivo de rechazo, burla, desprecio y, para algunos, hasta envidia. Esta se la compusieron a Juanita Reina. Tampoco la censuraban aunque "por culpa de otro querer, no nos podemos casar".

Torero casado y con amante, del libro de Blasco Ibáñez

Cuanto me suena a "sangre y arena" del castigado Vicente Blasco Ibáñez. Como no hay divorcio....



Buen finde.


7 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Un estudio antropológico de musica-prostitución que sería interesante seguirlo.

Me interesa el tema, ya en la carrera realicé varios trabajos sobre el particular y me preocupa especialmente esa "doble moral".

Vivimos momentos en que lo feo se saca fuera, una de estas cosas es mandar a las prostitutas fuera de la ciudad, sobre todo a los polígonos industriales, pero no se dice nada de aquellas de alto estanding que trabajan en casa de igual calidad, ambas practican sexo.

Siempre suya dijo...

Qué interesante Juli. Con lo coplera que soy yo y veo que me ganas...

mariajesusparadela dijo...

Tu siempre profunda.
También buen finde para ti.

Jose Luis Forneo dijo...

Es que cantar copla tambien depende, como todo, de tu posicion de clase: si aceptas o quieres ser parte de los que explotan y viven del cuento, puedes decir casi lo que quieras... Si eres de los que quiere justicia e igualdad, entonces da igual lo que cantes que van a ir a por ti.

Como has dicho, Concha Piquer o Antonio Molina son dos ejemplos opuestos. La primera, apologeta de genocidios contra los rojos, hacia lo que queria... El segundo, del lado de los mineros y de la Republica, era un peligro...

Y hoy sigue sin haber nada nuevo bajo el sol.

Saludos

Juli Gan dijo...

EMILIO: Eso de la prostitución en los extrarradios (Puta de arrabal) es de toda la vida. Como dices, excepto en las de alto standing con chalé en barrio caro.

SIEMPRE SUYA: Huy que va. De copla no tengo ni idea, pero una siempre pone la oreja a estos culebrones musicados.

MARIAJESÚS: Gracias. Buen finde igualmente. me ha quedado un poco largo el post, sí.

JOSÉ LUIS FORNEO: Eso, desde luego. Siempre me acuerdo de Celia Gámez y sus guiños al franquismo con canciones como "Ya hemos pasao", haciendo burla del "No pasarán".

No te lo tomes a mal, pero es muy habitual confundir a Miguel de Molina con Antonio Molina, porque los dos eran malagueños y se dedicaban al cante, pero el republicano, apalizado y exiliado fue el primero. El otro "no se metía en política" como recomendaban los franquistas. Así estamos todos, que no salimos a la calle por el miedo que hemos mamado en casa.

jordim dijo...

Viva la copla, demonios.

ROSA M. dijo...

Has tenido buena mano mezclando coplas y prostitución, lástima que las que veo yo por las rotondas de la zona no tengan hilo musical, como mucho algunas privilegiadas una silla para sentarse algún ratito y las más afortunadas una cachambrosa sombrilla para tapar un poquito el solazo del verano.
Bon diumenge!!!