Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 24 de agosto de 2009

Entre copas

En el término municipal de Alfaro, la Rioja. Hay una bodega de caldos de la tierra que lleva un curioso nombre. La leyenda cuenta que había un ciego que un día escuchó como don Diego López de Haro, por lo visto bastante enfadado con el rey Sancho IV de Castilla, estaba planeando un atentado contra el soberano aprovechando el que las cortes se celebraran en dicha población riojana. Pero el ciego, que no era sordo ni cojo, corrió a avisar al monarca castellano de la intención del fundador de Bilbao, y así, salvada su vida, y agradecido al invidente, una de las calles de la villa riojana lleva este curioso nombre en su honor "ciego del rey".

Es así cuando nos encontramos con la bodega de mismo nombre: Bodegas ciego del rey, y una no puede sino relacionar aficiones soberanas y caldos de la tierra:


Curioso nombre, ¿No creen?

Otra afición real es la caza de osos cocidos en vodka. Al diario Deia le costó un disgusto el collage de su portada del suplemento: Caduca hoy. Disgusto del que salió airoso, a pesar de todo, y es que por mucha constitución y legalidad vigente que haya. Todos los españoles son iguales, excepto uno, por designación "manu militari".
Pobre Mitrofán

1 comentario:

victoria dijo...

Cierto amigo,un rey justo.linda Historia y gracias por compartirla,conoceré esta tierra a traves de tí y gracias por dejar tu huella en las Hesperides.besos Victoria