Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 4 de agosto de 2016

En el nombre de la incultura

Estamos en agosto, mes de secano. Una de las acepciones del dicionario de la R.A.E. para agostar dice que también significa consumir, debilitar o destruir. El mundo de las noticias está agostado, consumido, debilitado, así que se echa mano de lo que "haiga", aunque haber, hay.

Siempre se puede echar mano de un ataque de un enajenado y disfrazarlo de confrontación cultural y ataque ultrarreligioso para legitimar la violencia que no es, como creía el sociólogo Max Weber, sólo exclusividad del Estado. Puede llegar más lejos. Pobre Weber, científico de una disciplina como la sociología, carente de todo, pobre político de la pomposa república de Weimar, que se fue al carajo entre dos guerras, y que murió de una cosa tan increíble como la gripe española, aquella que se declaró en Brest, Francia, nada más acabar la primera guerra mundial y fue tan chunga que mató a millones de personas, Weber incluido.

Volviendo del jardín, agosto es el mes de las noticias chuscas. Un juez no demasiado culto intenta prohibir a unos padres que llamen Lobo a su hijo. Absurda alegación judicial cuando existe el nombre Lope, que es lo mismo, y sus apellidos: Lope, Llop, Lobo u Otxoa, porque Otxoa es lobo en euskera y el patronímico se da, como el de Hartza, que es oso, y que en castellano también se da pues Úrsula, que es osa, es un nombre de mujer.

Este lobo se llama José Luis

Y mira que las mujeres han llevado nombres horribles llenos de tortura: Angustias, Dolores, Soledad, Martirio...Me recuerda a Lorca y su casa de Bernarda Alba. Si hasta la propia Bernarda tiene un nombre de plantígrado.

Te puedes llamar Bernardo, Úrsula, Delfín, León, Paloma o Lope, aunque Lope de Vega se llamaba Félix,de la que se libraron sus padres. El juez alega razones incultas: No te puedes llamar Lobo pero te puedes llamar Adolfo o Rodolfo, que lleban el lobo incorporado.

Anoche oí que los padres de Goku se pusieron en contacto con los padres de Lobo para darles su apoyo. Los padres de Pikachu no han dicho nada, estarán cazando pokémones.

3 comentarios:

Celia Segui dijo...

Es una vergüenza. Como si no hubiera cosas importantes que resolver.
Besos, Julia.

Emilio Manuel dijo...

Desde los registros civiles también se coartan libertades y aquí un claro ejemplo; de todos modos, poner lobo, tal que así, a un hijo mio, no se me ocurriría nunca. Cuando uno escucha algunos nombres aceptados en países latinos no sabe uno si son un chiste o es mal gusto, no seré yo quien niegue que algún "listo/a" quiera ponerle a su hijo el nombre del juego de moda Pokemon Go, pero no lo prohibiría, aunque luego las consecuencias las arrastra el niño/a de por vida, ya tendrá tiempo de quitárselo.

Saludos

chris dijo...

Recuerdo cuando me quise cambiar oficialmente el nombre. Me lo denegaron alegando que el cambio no les parecía sustancial.... cómo que no? No será sustancial para ustedes pero es un tema intimamente ligado a la identidad de alguien...
En el caso de Lobo... lo mismo los padres pelean y ganan y dentro de unos años el niño prefiere llamarse Alce o simplemente Juan. En cualquier caso, me jode la injerencia que se produce en este tema.
No puedes poner nombres a tu hijo que pueda ser lesivo para su dignidad.... y como tú bien señalas... qué pasa con las Angustias, Dolores o incluso Reglas que existen... Regla??? Perdona? eso no es lesivo para la dignidad? porque no te cuento el cachondeo que deben sufrir con ese nombre en la adolescencia....

Cualquier día de estos vuelvo a la carga con mi cambio de nombre. Y que vuelvan a decirme que no...