Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 26 de abril de 2012

Gernika, hace 75 años

A las 16:30 horas de esta tarde Gernika vivirá su 75º aniversario del infierno al que la legión cóndor alemana, con el beneplácito de los próceres del alzamiento nacional, le sometió durante al menos 3 horas. 3 horas de lluvia de bombas incenciarias las cuales, destruyeron y quemaron eta pequeña ciudad vizacína. Es cierto que no fue la única población sobre la que cayó la muerte, ni la más mortífera, pero fue una de las primeras, y con ello,  se descubrió uno de los mayores horrores de la guerra moderna: El hacer daño a la población civil. Si Gernika se convirtió en un símbolo fue, entre otras cosas, porque hubo prensa extranjera que pudo constatar el hecho y difundirlo fuera de las fronteras, como lo hizo el corresponsal George Steer.


Nadie podía creer que la aviación de guerra pudiera cometer la felonía de matar a los inocentes que se encontraban ajenos a los frentes de batalla, pero con Gernika se abrió la posibilidad de hacer más daño al enemigo, destruyendo sus casas y asesinando a los familiares. Göering, en los juicios de Nürenberg llegó a admitir que el objetivo era la población civil. Fue un ensayo para la inminente guerra que asolaría Europa, y que los países democráticos no querían percibir en la civil española.

Desolación

Jamás se sabrá cuánta gente pereció tras las bombas que subían la temperatura unos 3000 º C, se calcula que sobre el millar. Lo más hiriente es que, además de encontrarse con la desolación y la muerte más cruel, el ejército franquista, que entró poco después en la villa, se dedicó a negar categóricamente su responsabilidad y empezó a difundir casi obligatoriamente que la villa la habían incendiado los rojos y los separatistas vascos. Lo que no podían explicar eran los socavones  y las espoletas no destruidas.

Portada del New York Times del día 30 de abril, con la noticia del bombardeo de Gernika

Cuando los franquistas llegaron a la villa donde se juran los fueros el 29 de abril, tres días más tarde, se toparon con periodistas extranjeros para los que el poeta Esteban Urkiaga "Lauaxeta" hacía de traductor. Capturado como un auténtico botín de guerra, fue fusilado un par de meses más tarde en el cementerio de Santa Isabel de Vitoria.

Esteban Urkiaga "Lauaxeta", detenido en Gernika cuando hacía de traductor para la prensa foránea

Durante décadas se intentó hacer memorizar a la población que Gernika la habían destruído los separatistas vascos. De hecho, todos los chavales vascos que tenían que hacer la mili durante el franquismo tenían que oír la misma diatriba de labios de los sargentos chusqueros, y tenían que morderse la lengua y aguantar el tipo mientras el suboficial rebuznaba las mismas mentiras en cada ocasión.

Junker-52

Hoy hace 75 años de un macabro ensayo de la Luftwaffe, que dudo mucho de que el gobierno de Burgos no tuviera noticias, en el que fallecieron muchos inocentes, y sobre los que aún los herederos del franquismo, como los de la COPE, siguen manteniendo la mentira como verdad.


8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Una de la muchas historias reales de nuestra guerra incivil, sobre la que algunos quieren reescribir. Los malos son los que perdieron la guerra. Lamentable, lo que es peor, algunos se lo creen.

Un abrazo Juli

ISA dijo...

He venido corriendo en cuanto he podido porque sabía que ibas a hablar del tema.
Esta mañana el debate de La Sexta, que me encanta, se ha hablado del Gernika y ha salido el testimonio de una superviviente de 82 años que dice que jamás olvidará aquello mientras viva.
Uno de los contertulianos ha dicho que, aparte de la matanza, lo que es imperdonable es que durante toda la Dictadura se ocultara la verdadera versión de los hechos.
Y esto me ha llegado mucho, porque no sé, los que hemos vivido la Dictadura casi desde el principio, como no se nos ha desparramao el cerebro: cuando era niña-jovencita me decían una cosa. Cuando empecé a leer y a tener "sentido común", veia que las cosas habían sido de otra forma.
No me extraña que los damnificados, como esta señora que menciono, ni olvide ni perdone.

maslama dijo...

es horrible, ¡tanto sufrimiento, tanta muerte inútil! ojalá recordarlo sirva para que jamás se vuelva a repetir

besos,

Alson dijo...

No hay nada como querer creer lo que se quiere. ¡Cuanto daño hace!

Siempre suya dijo...

Un abrazo, también esperaba que hicieras esta entrada

ISA dijo...

MASLAMAAAAAAAAAAAA (disculpa Juli): ¿Has vuelto?, voy corriendo a tu blog. Qué alegria¡¡¡

Sirvi dijo...

Terrible. Los de abajo siempre hemos llevado las de perder pero reconocer abiertamente que el objetivo era cargarse al pueblo nos indica claramente que ya ha llegado el momento en que no necesitan ni ponerse la careta. Que ya tienen el poder suficiente para utilizarnos a su antojo y, por supuestísimo, siempre en su beneficio. Justo lo que están haciendo ahora, con la que está cayendo: ni disimular necesitan...

eme jota dijo...

Agghhhh, no se me ocurre otra cosa que vomitar. Muxu.