Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

jueves, 1 de marzo de 2012

¿Quién se enriquece con la sanidad pública?

El otro día me hablaron de la revista gratuíta cafè amb llet, una revista de la zona del Maresme. Y me contaron que había un par de vídeos en el que contaban cómo habían estado investigando la gestión de hospitales de su zona. Hospitales privados de gestión pública, atacados por la crisis, en el que se malversan los fondos públicos con una alegría desmesurada. Los gastos no son claros y el Catsalut (el servicio público sanitario catalán) dice que no puede hacer nada...Excepto recortar servicios. Cafè amb llet denuncia que muchos de los desvíos de dinero se hacen a empresas privadas dirigidas por políticos y expolíticos que tienen y han tenido cargo importantes en la dirección de la sanidad pública. Vergonzoso. Ramón Bagó, fue alcalde de Calella por CiU, y gerente del consorcio hospitalario de Catalunya y se hizo rico contratándose a sí mismo sin concursos públicos y sin nadie que le chistara. Y como él, tantos: Cargos públicos en consejos de administración de empresas privadas que prevarican que da gusto.

Y esto sólo es una muestra a nivel comarcal. Se silencia con toda la fuerza que les es posible, pero todo esto pasa a nivel nacional. Intentan pudrid la sanidad pública porque es un apetecible pastel para las empresas privadas. Se ponen cortapisas e impedimentos para retrasar, colapsar y dinamitar el derecho a un uso puntual y adecuado de la sanidad pública para que la sanidad privada acabe teniendo una cartera de clientes. Es mentira que la sanidad pública sea deficitaria. No lo es, porque la pagamos entre todos y para eso existen unos presupuestos,  pero si nadie controla los gastos y los que la dirigen pueden malversar sin rendir cuentas a nadie, eso es Jáuja.





Un escándalo que se intenta silenciar. Pero difundidlo, y que se sepa. Nos quieren quitar nuestros derechos. Pagamos unos impuestos para poder tener una sanidad, educación e infraestructuras públicas que los avispados cargos públicos pagados por empresas privadas nos están cercenando. Seguimos pagando y cada vez nos quitan más. ¡Hay que acabar con esos abusos! ¡Hay que embargar los bienes y las cuentas poco claras de estos ladrones!

6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

No son precisamente los políticos corruptos los que se enriquecen con la privatización de la sanidad pública, solo se llevan la calderilla, estos solo son los mandatarios ejecutores de las grandes multinacionales sanitarias, farmacéuticas, constructoras, compañías de seguros, etc... que son los culpables y los que ganaran a manos llenas con la privatización, los otros, son unos pobres diablos que les están haciendo el juego y que al final todos pagaremos.

Un abrazo Juli.
Un abrazo.

Juli Gan dijo...

Emilio Manuel: Tienes toda la razón, pero los políticos son los que les abren la puerta por una jugosa comisión o un lucrativo puesto en el consejo de administración más apetecible. Y los que pagamos, tú, yo y el resto de perdedores.

Jose Luis Forneo dijo...

Lo que explica este video es lo que pasa en toda la Administracion. Yo tuve que hacer la mili lamentablemente y en las oficinas donde me toco de destino el coronel y otros oficiales tenian montado el chiringuito de una empresa informatica que, sin que nadie lo controlara, vendia los equipos informaticos a estos mismos cuarteles y oficinas. Negocio redondo, ¿no? Ademas en los 6 meses que estuve yo por alli cambiaron los equipos dos o tres veces..
Luego aprobé unas oposiciones y trabaje en la Administracion General del Estado, y alli mas o menos lo mismo....
Se trata de corrupcion generalizada, donde no solo roban los grandes mafiosos de las grandes empresas, sino que al final cualquiera que llega a cargos de poder acaba contagiado.
Un saludo

mariajesusparadela dijo...

Vi estos vídeos en el blog de Yraya y me parece vergonzoso.
Hoy hay medios para exigir transparencia en la administración. Los corruptos, a la calle y con imposibilidad de volver. Que lo hagan muchos no justifica nada, solamente quiere decir que tendrán que pagar muchos: con la cárcel , si es preciso.
Que hay mucha gente honrada y está oscurecida por la morralla...

Maritina dijo...

Si el problema no está tanto en que nos roben, timen, estafen, empobrezcan, tiranicen, nos hagan luz de gas, nos arruinen sino en que estamos tan aconstumbrados que ya no creemos en la honestidad, en el juego limpio, la honradez, la transparencia y la gran mayoria siga creyendo que las revoluciones las hacen los jovenes y vivimos en un pais de viejos.
La locura no es hacer cosas raras por la calle, sino hacer las mismas cosas de siempre y pensar que asi algo pueda cambiar.
Estamos locos y solo somos revolucionarios en los bar.

Alson dijo...

Este país es unsindios, no ganamos para embutidos