Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 18 de octubre de 2011

Pasajes de la biblia: Hoy, Moisés

En episodios anteriores, como dicen en las teleseries, habíamos visto como José arrastraba a su familia de secuestradores a Egipto para que no pasaran hamre, y con esto acababa el génesis. El éxodo es el segundo libro de la biblia, y si el primero tiene nombre de grupo pop británico, el segundo lo tiene de disco de Bob Marley. El éxodo comienza contándonos como el pueblo de Israel emigra en masa hacia Egipto y se convierten en los inmigrantes sobre los que los nativos del lugar creen que les roban el trabajo, la comida, etc, etc. Os lo podréis imaginar fácilmente. Así que el gobierno faraónico se dedica a sacar leyes para putear a los israelitas, que no israelíes (Nada que ver).

Se dedican a darles los trabajos más duros y sin contrato ni alta en la SS ni nada de nada, y además, como tienen hijos a cuenta del faraón, deciden que no van a chupar de la teta de la esfinge de Gizeh, así que deciden dedicarse a la matanza de neonatos, pero las parteras egipcias se muestran en contra, así que de asesinatos de infantes, nada.

En esto que nace un niño judío, aunque parezca una zarzuela, con cara de Charlton Heston y la madre lo manda por el Nilo sin cuidarse de los cocodrilos, para ver si hay suerte y sobrevive, mientras la hermana mayor del bebé lo sigue por la orilla, y va a dar al lugar donde la hija del Faraón se está dando un baño. Así que se decide a adoptarlo mientras se coloca Kol en los ojos y la cría se ofrece para traerle una matrona, que resulta que será la misma madre biológica.

Y el niño, llamado Moisés, Muza, para los árabes, crece en los palacios faraónicos mientras baila como las Bangles. Y un buen día mientras hace el ni-ni, descubre que a los judíos se los maltrata. Otro día descubre a dos egipcios dando una paliza a un hebreo y va Moisés y se mete en la refriega. Descalabra a un egipcio.Lo mata, porque está en contra de la violencia de una forma muy particular.  Total que elfaraón se entera del crimen y Moisés huye hacia el desierto para que no lo enchironen.

El matón del barrio..o del cine de barrio.

Llega a un polvoriento rincón del desierto donde hay un pozo y siete mozas dando de beber al ganado, cuando llegan unos pastores y expulsan a las chicas. Aquí Moisés, que es de la asociación nacional del rifle, les planta cara, y parte alguna y acaba de dar de beber al ganado de las jóvenes, que lo llevan a su casa, y el padre de las mozas, llamado Jetro, agradecido y emocionado, en plan Lina Morgan, va y le concede una esposa. La chica se llama Séfora, que le da un hijo llamado Gersón. Moisés pastoreaba el ganado de su suegro Jetro, que no se apellidaba Tull, porque ese fue un inglés precursor de la revolución industrial. Un buen día se fija en que hay una zarza que arde y no se consume.  Y va la zarza y habla. Le dice que es Jehová y que le nombra libertador de su pueblo, para que se largue con ellos a la tierra donde mana leche y miel. La zarza para mí que era marihuana como poco, a pesar del salto continental, y quizá se la fumara, así que consumir, consumir....

Así que en plan plenamente Heston, Moisés, enajenado, decide convertirse en líder para llevar a su pueblo a un lugar sólo para ellos, aunque la biblia diga que es la tierra de los cananeos, jeteos, amorreos, fereceos, jeveos y jebuseos. Con los hebreos, llenan el cupo de una tierra que ¡YA ESTABA HABITADA, so caraduras!

El colmo del fin del capítulo es que Jehová va y dice que las mujeres de Israel pedirán a sus vecinas objetos de oro y plata para llevarse los despojos de Egipto. Así, en plan inquilino rata que se lleva el cobre y destroza la casa. Menudas joyas los del pueblo elegido.

8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Amiga Juli, ¿nos vas a dar mucho el colirio con la Biblia?, o ¿porqué no esperas a Semana Santa para poner entradas de Moisés?.

Dejé de leer la Biblia, ir a misa y leer el Quijote, porque se pusieron muy pesados, como el sexo, había que usarlos una vez al día, y ya no puedo más.

Un abrazo.

Juli Gan dijo...

EMILIO MANUEL: Es que prefiero hacer un poco de humor con la bilia que dedicarme a leer, oir y ver noticias que me soliviantan y mucho. Especialmente los de la Brunete Mediática y el botijo party, que no hacen sino decir gilipolleces envueltos en sus andrajos, desprecian cuanto ignoran. Machado viene bien.

Un abrazo.

Sra. Castafiore dijo...

Estás sembrá Juli. ¿Los jeveos y jebuseos son los antepasados de los jevis metaleros?

Juli Gan dijo...

SRA. CASTAFIORE: Aquellos pueblos se dedicaban a varias industrias: Los cananeos, por ejemplo, se dedicaban a hacer cananas, que luego se vendían en el western americano y en la revolución mexicana del 14. Los jeteos, aparte de tener mucha caradura, se dedicaban a la aeronáutica y construían F14 para los yankees y MiGs para los soviéticos. Los amorreos se pasaban el día sentados y de sus dolencias de esfínter sacaron pomadas para no sufrir en silencio. Los fereceos, a pesar del nombre, se dedicaban al arte circense haciendo equilibrios con un sueldo de 300 euros llegando a fin de mes en una familia de 7 miembros y un señor que pasaba por allá. Y sí, los jeveos y jebuseos adoraban la música heavy, pero mientras los jeveos eran puros y se consagraban a Led Zeppelin, Black Sabbath, Iron Maiden y Ac/Dc adorando en peanas a Bon Scott y Angus Young en uniforme de colegial... Los jebuseos tiraban más hacia el trash metal y el hardcore y escuchaban: Sex pistols, los Ramones e incluso a Soziedad Alkohólika. Eran más punks, vaya.

Besicos, prima ;-)

LaRepo dijo...

jajajajaja No dejas de sorprenderme (¿te lo he dicho ya no?)

Blau dijo...

Neska, estoy segura que sabes que soy una seguidora de tus pasajes.

Jirafas en Gerundio dijo...

Quiero más! (sabes que estos posts me encantan!)

iTxaro dijo...

genial


deberías poner un apartado especial de Pasajes de la biblia para tenerlos todos juntos

besazos