Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 6 de septiembre de 2011

El monte del barrio

He salido esta mañana, antes de que pegue el calor, a dar una vueltecica para estirar las piernas y me he encaminado al montículo urbano que tengo aquí al lado. Desde él se domina toda la ciudad de Manresa y ofrece unas espectaculares vistas de la montaña de Montserrat, que yo no puedo ver desde casa porque este montecito urbano me lo oculta.

La fascinante silueta de la sierra de Montserrat, a los pies, Manresa

La pequeña elevación del terreno se llama Puigberenguer y se pronuncia "Puchberengué". A sus pies nació entre los años 40 y 60 del siglo XX un barrio llamado Mión al que vinieron a parar gentes venidas de Castilla la Mancha, Aragón y, sobre todo, Andalucía.


Manresa construída entre colinas, al fondo, la torre de la Seu, siglo XIV

Manresa está llena de pequeñas colinas surgidas de la erosión provocada por las torrenteras que muchos siglos después, fueron a dar el río Cardener, afluente del Llobregat. El Puigberenguer es la colina más alta de las que conforman esta pequeña ciudad. Son 298 metros de alzada. El nombre revela el dominio de la tierra. Según cuentan, Manresa. en el siglo X pertenecía al conde de Borrell, que se llamaba Berenguer, y de ahí, Puig (palabra que denota elevación terrenal) y Berenguer. ¿Se han fijado la de palabras que usamos parecidas a "Puig". Desde "pujar", que significa subir, "empujar" (que también puede ser en ciero modo, hacer fuerza para subir), el Puy de Estella (que es una montaña), el cementerio de Donostia, que se llama Polloe y está en una montañá y enseña el orígen gascón, y por tanto, latino, de la palabra...


Un olivo por el camino

Aunque Manresa es un cogollito, el centro queda orillado al río Cardener. Durante siglos, y aún ahora, esta es una zona rural, llena de casas de pagés (campesino), aunque la potente industrualización del siglo XIX atrajo alguna fábrica al terreno, como la fábrica Vinyes, hoy en ruina.


 La imponente Torre Vinyes, a la izquierda de la fila de cipreses, la ruina de la fábrica.

Durante el siglo XX la ciudad recibió mucha población para ser mano de obra en las grandes fábricas textiles y otras diversas, como por ejemplo, la fábrica de neumáticos Pirelli, que es un dinosaurio varado y muerto a los pies de esta pequeña atalaya.


Dinosaurio abatido, esqueleto de la fábrica Pirelli, al fondo, a la derecha, el Coll Baix.

Ahora cuenta con un colegio en su cúspide y un campo de fútbol donde juega como local el Fútbol Club Pirenaica, porque dando la espalda a la fascinante sierra de Montserrat, se divisan los Prepirineos que anuncian la cercanía a la cordillera fronteriza.


Almendro solitario, al fondo, los Prepirineos.

5 comentarios:

Martina dijo...

Marededeu¡¡¡ ahí también cae buena solana,,, ufff

mariajesusparadela dijo...

Despues de ésto , mereces una calle ahí.

LaRepo dijo...

Así me gusta... dominando el terreno.

Blau dijo...

Neska, mira por donde jamas he ido a Manresa...me lo voy a pensar, creo que me apetece ir :-)

dintel dijo...

Hábil traducción fonética, Sassure. ;)