Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

viernes, 12 de febrero de 2016

Melodía aviar

Tengo una sobrina con talento sobrado para estudiar, pero lo desaprovecha por varios motivos, que no vienen al caso. Cosas de la edad. Espero que se de cuenta pronto. Por el momento, está haciendo un módulo de esos "de relleno" que ponen para no tener a los jóvenes por ahí los lunes al sol. No, no tiene que ver con la FP taurina. Es un módulo de animación sociocultural. Si se tiene mucha suerte y dominio de idiomas, quizá acabes entreteniendo a los jubiletas nórdicos en un hotel de Lloret de mar de octubre a abril.


El otro día me manda un whatsapp emocionadísima porque una compañera de clase les ha enseñado a cantar el "txoria-txori" de Mikel Laboa. Efectivamente, "txoria-txori" es una gran canción. La melodía es delicada y la letra encierra una gran verdad. Muy versionada. Hasta Joan Baez se atrevió con ella.



Pensando sobre ello, hay varias canciones vascas bien conocidas que hablan de aves. Hoy destaco unas pocas.

Después del gran hit "txoria-txori", hay un tema que se enseña a los niños, para que lo repitan y hagan memoria, que se llama "Xoxoak galdu du" (El mirlo ha perdido) y es que el pobre mirlo va perdiendo partes de su anatomía. Este me lo cantaba mi madre cuando era pequeña.




Benito Lertxundi tiene una pieza que recuerda a "txoria-txori", porque habla de aves enjauladas. En su caso, dice "me hicieron creer que era un pajarillo, pero fui creciendo y me convertí en un águila. Creciendo rompí la jaula y me hicieron creer que era libre abriendo la jaula para que pudiera volar, pero tenía la pata encadenada." Txori ttikia:



¿Y cómo olvidarse de ese tema que también cantan niños y mayores? Un tema, ya viejo, que muchos estudiantes de euskera cantan y que tiene una cadencia melódica muy singular. "Aldapeko" (De la cuesta) habla de un pajarillo que está en la rama del manzano de la cuesta. Hasta Madonna se atreve con una versión modernizada de Kalakan.



Y, para el final, una delicada pieza cuya melodía, me consta, que es de esas que ha viajado por otras geografías. ¿Su origen? A saber, pero es una melodía tan delicada que la hace hermosísima. "Uso xuria" (Paloma blanca) También me la cantaban cuando era muy niña y me trae grandes recuerdos.



Hay otras piezas, como "Hegal egiten" de Itoiz, o el Kuku, pero no conviene saturar el viernes. Eso sí, os dejo con "eperra" (Perdíz) Un clásico cantado por Niko Etxart.



Feliz finde.

3 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

¿Porqué dices que es de relleno ese modulo de Animación Sociocultural?, que sea de relleno o no, en buena parte lo dice el interés que se tome uno, de hecho ¿que ocurriría con las carreras de letras o de humanidades, algunas de relleno total, si no hubiera gente interesada por ellas?, creo que estás equivocada en cuanto a la cantidad de actividades que se pueden realizar y que no solo son para "jubiletas", un/una animador socio cultural, aparte de trabajar con mayores, puede hacerlo con menores, con discapacitados y sus lugares de trabajo va desde Ayuntamientos a residencias, centros de mayores y de menores, cárceles, barcos, hoteles.. etc, si eso lo completas con distintos programas relacionados con el tema puede llegar a darle de comer o enlazar con otras actividades relacionadas con el turismo social o de pelas.

Como ves de música vasca, aunque hermosa, me pasa como con el inglés, no me entero de nada de la letra.

Un abrazo.

ROSA M. dijo...

Siempre hay que ver la parte positiva Juli, mejor que nuestros jóvenes estén capacitados para entretener jubilados nórdicos y teutones que dando pases de pecho y verónicas. Y no dudes que la edad de la tontuna pasa y ven que vale la pena sacar provecho de sus capacidades.
Bonita selección!!!

Ilu G. dijo...

Pues yo le recomiendo que siga estudiando para salir de ahí. yo trabajo en el sector y es muy duro. ahora me estoy preparando para ser profe de lo que ella está estudiando. si lo consigo, mamma mía lo que va a mejorar mi salud mental. En el sector para el que se está preparando se trabaja con condiciones muy penosas, problemas, problemas, problemas... y al final la vocación o la formación para la que te has preparado no sirve de nada porque ves que donde más se necesita es donde menos hay y el profesional no llega a tanto: terminará por saturarse y abandonar. Así que si quieres la dejas que ella misma lo experimente, todavía es joven, pero intenta orientarla por otro camino, donde pueda mejorar dentro de lo que cabe, su calidad de vida futurible.
un saludo.
Te lo dice una burn del sector, que ya no puede mássssss pero que sigue como el conejo de Duracell.