Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

martes, 21 de abril de 2015

Matanza escolar

Importamos de la cultura yankee los vaqueros, la coca-cola, las cadenas de hamburgueserías, que no las hamburguesas, que estas, como su propio nombre indica son alemanas, los chicles y el rock, y ahora también, por desgracia, las matanzas escolares, aunque, gracias a la cordura, aún no hemos legalizado la venta de armas fácil o con la  entrega de cupones del periódico.

Cuando un crío de 13 años es capaz de acumular tal odio homicida contra un centro escolar y sus usuarios es que algo muy malo se está cociendo en nuestra sociedad.

Matanza escolar

Cada vez somos más insensibles al dolor ajeno. Que los niños también sean capaces de esa insensibilidad antes de hacerse adultos es inquietante.

He leído que el niño estaba obsesionado con las armas , que oía voces que le decían que matara y que era seguidor de la serie "The Walking Dead", quizá no es capaz de discernir qué es fantasía y qué realidad, lo cual no quiere decir, ni mucho menos que todo el mundo confunda la violencia desmesurada de las teleseries y los videojuegos, pero tanta violencia consumida vuelve algo insensible al consumidor.

También es mala suerte que el profesor asesinado fuera un sustituto sin plaza de esos que tiene que recoger las migajas que quedan para poder trabajar. ¡Qué mala suerte la suya! Trabaja cuando puede y en una de esas encuentra la muerte.

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Nunca sabemos dónde nos está esperando. Si fuésemos conscientes de lo fácil que es morir quizá dejaríamos de ansiar el poder, el dinero y todo lo que aquí se queda.
Pero, no. Y copiamos siempre lo peor.

El Chouan Ibérico dijo...

Si importamos la cultura yankee ¿Por qué no ibamos a importar también sus comportamientos?.

No obstante, en este caso mucho me temo que la cultura y los modos norteamericanos poco o nada tienen que ver.

El problema es autóctono, es de nuestra propia sociedad, de la pérdida de valores en la que estamos cayendo desde hace ya mucho tiempo.

Yo me acuerdo en mi infancia, cuando venían los Reyes siempre me dejaban a mi y a los demas chicos de mi edad algunas pistolas y rifles de juguete con las que jugábamos a indios y vaqueros o a piratas o a soldados (todo dependiendo de la época del arma de juguete regalada). En aquel entonces era muy común regalar esas cosas, lo cual hoy en día esta muy mal visto, pero a ninguno de nosotros se nos ocurria matar a nadie de verdad.

Curiosamente la violencia juvenil e infantil es mayor ahora que en aquellos tiempos en que se hacían esos regalos hoy tan politicamente incorrectos.

En este caso parece ser que el chaval llevaba una ballesta de fabricación casera y por tanto no adquirida en ningun sitio (en España no se puede adquirir ese tipo de arma si eres menor de 14 años y no cuentas con autorización paterna) y un cuchillo que bien pudo "hurtar" de la cubertería casera.

La legislación sobre armas es aqui mucho mas restrictiva que en USA por lo que no estamos ante el mismo caso sino ante un espeluznate ejemplo del caos axiológico en la que vive nuestra sociedad donde curiosamente la semana pasada se condenaba a un padre a tres meses de prisión por pegar una bofetada a un chaval de trece años por infringir los límites horarios y esta semana posiblemente se reclamará una responsabilidad civil a los padres de este menor que ha matado a su profesor.

Tal vez es que la sociedad española sea una sociedad enferma si no ya degenerada.

Salud y amistad

ROSA M. dijo...

Puede que esté enfermo pero ha tenido que haber un desencadenante para que un niño de 13 años sea capaz de revolverse con ese nivel de rabia y violencia.
Cuando como sociedad no somos capaces de transmitir a los niños que la vida es tremendamente frágil i la más maravillosa de las posesiones que tendremos, que no es una serie ni un juego que puedas volver a cargar si se han terminan las vidas, es que tenemos que replantearnos muchísimas cosas desde la base familiar.
Podemos tener ideas muy diferentes sobre como criar y educar a los hijos pero no debemos olvidar la importancia del tiempo que pasamos con ellos y su calidad!!!

Lenteja dijo...

Hoy durante la cena he sacado el tema con todo el grupo de adolescentes de mi residencia...han desarrollado desde su realidad mejores análisis que muchos de los tertulianos televisivos de oficio... lo que me llama aún más la atención, claro.

Nik neuk dijo...

Que pena de historias. Pero si te pones a buscar en internet hay mil vídeos que te explican cómo hacer armas caseras, así que quien de verdad tenga voluntad de atentar y hacer daños puede hacerlo relativamente fácil.
No entiendo el poco aprecio que tenemos a las vidas ajenas :(

Robin dijo...

Ni a la propia...

laesti dijo...

Estoy de acuerdo con Chouan en que la cultura norteamericana no tiene nada que ver con esta tragedia. Lo mismo que no tienen que ver ni los video juegos ni The Walking Dead. Como bien dijo alguien: "yo me he pasado años jugando al FIFA en el ordenador y sigo sin jugar bien al fútbol".
Estamos empeñados en buscarle una razón que podamos entender cuando no la hay. Estas cosas han pasado siempre y no dejarán de pasar por mejorar la educación ni prohibir los videojuegos. La locura existe.

Emilio Manuel dijo...

Sin querer culpabilizar a nadie, pero cuando escuchas la noticia te dicen que era un chico estupendo, que no tenia problemas, que su entorno familiar era de lo mejor, luego, posteriormente, te ¿informan? de que en casa tenían un amplio arsenal, todo este tipo de cosas me suenan muy mal, en el colegio ya había insinuado algo a sus amigos, ¿donde están los orientadores?, los centros escolares están saturados, los profesores desmotivados, los padres pasan de los hijos o son los que enseñan los malos pasos a sus hijos.

De la sociedad americana solo aprendemos lo que no se debe.

Saludos

Juli Gan dijo...

Supongo que la pregunta de donde están los orientadores y los psicólogos de centro se podría explicar con los recortes presupuestarios para la educación pública.