Tengo un bló

Tengo un bló
Tmeo, la mejor revista de humor

lunes, 28 de julio de 2014

Refranes y lecciones

El refranero español es misógino hasta la náusea. Dichos como "a la mujer y a la burra, cada día una zurra" corroboran el nivel de gañanismo y desfachatez del acervo popular. Perlas como "la mujer cierne, mas no discierne", ya nos ¿enseñan? que no somos personas con juicio, y  así necesitamos tutela. Hasta en la norma de vestir se ha oído "la mujer es el diablo, pariente de Lucifer, se viste por la cabeza y se desnuda por los pies". Y es que había (hay) que enseñar a la juventud que las mujeres somos malas.

Y así recuerdo cierta vez  en que tendría yo unos quince o dieciséis años y andaba aburrida por el barrio con mi amiga Nekane, sentadas en un banco, perdiendo el tiempo, seguramente, cuando me puse a silbar una melodía. En eso que Nekane va y me dice "gallina que como gallo canta, apriétale la garganta". Reaccioné contestándole "¿Me estás comparando con una gallina?".

Me apliqué este refrán


Realmente me jodió que quisiera establecer límites a mi comportamiento. Quizá le pareciera mal que silbara, pero no porque desafinara, sino porque eso es una cosa que quizá sólo lo deban hacer los varones, según Nekane, que estaba educada en una casa muy tradicional y ella sabía su destino en la vida, que no era otro que buscar novio, casarse como ¿Dios? manda y tener una recua de chiquillos.

Así se inculca a las jóvenes como deben comportarse y qué se espera de ellas, cuál es nuestro rol y qué debemos hacer y lo que tenemos tajantemente prohibido. Nekane me advirtió de que si me comporto de una forma que no debo...por silbar...es normal que me retuerzan el cuello. Yo me lo habré buscado. ¿Y ella? ¿Con quince años era capaz de comportarse como una vieja? Pues sí. 

Y, desde entonces, pasé un poquito más de Nekane, a la que, por cierto, hace años que no veo, porque no me convencía su filosofía de la vida que cada vez era más discordante con la mía.

5 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

No se puede negar, que te has desviado de lo que Dios manda, eres una mala hija del creador. :-P

Un abrazo.

Siempre suya dijo...

Muchas Nekanes, pero el gran problema es cuando no evolucionan y crian nuevas Nekanes que repetirán sus gestos

laesti dijo...

A las Nekanes no solo las crían sus madres, también sus padres.
¿Por qué será que cada vez que se habla de este tema nos culpamos a nosotras mismas? Que los padres también educan y también tienen algo que decir al respecto.

mariajesusparadela dijo...

Pobre Nekane.

ROSA M. dijo...

No escogemos donde nacemos y aunque la educación familiar peeesa después crecemos y salimos al mundo viendo que hay muchas formas de cantar, silbar, brincar, . . . o lo que convenga, ya es decisión propia acomodarse o no.